Connect with us

Edición Especial

Lupa a la higiene en moteles y residencias

Opinión Caribe

Published

on

En inspecciones a hoteles, moteles y residencias durante lo que va corrido del año, las autoridades han establecido incumplimientos a las normas de higiene y funcionamiento en el Centro Histórico de Santa Marta.

Como en la casa o en cualquier establecimiento de hospedaje, el riesgo de contraer gérmenes o bacterias en los moteles lo representan los objetos que más se tocan como el control remoto del televisor, los interruptores de luz sobre la mesa de noche y demás. Sin embargo, la Secretaría de Salud de Santa Marta pudo constatar también que hay incumplimientos de las normas básicas de higiene en colchones y almohadas.

Recientemente, la Secretaría dio a conocer que en operativos para inspeccionar el funcionamiento de hoteles, hostales, moteles y residencias se determinó que algunos lugares visitados por los funcionarios de la Alcaldía Distrital estaban en condiciones de insalubridad, por tanto, sus condiciones son inadecuadas para el servicio de acuerdo con la Ley 9 de 1979, que reglamenta las actividades y competencias de Salud Pública para asegurar el bienestar de la población.

La Alcaldía Distrital a través de la Secretaría de Salud y con el apoyo de Planeación Distrital, Udep, Policía Metropolitana de Santa Marta y la Secretaría de Seguridad, visitó durante todo un fin de semana establecimientos tipo hoteles y hostales en el Centro Histórico, donde fueron sellados dos de esos sitios de alojamiento por falta de higiene. Esta Ley dictamina las reglas más importantes para el funcionamiento de diversas entidades, producto o situaciones que influyen en las condiciones de vida de la comunidad, por lo que es importante conocerla si se es asiduo usuario de establecimientos de este tipo.

Asimismo, fueron decomisados los siguientes elementos: 49 almohadas, 28 colchones y 29 tendidos de cama, por su evidente deterioro al presentar humedad, manchas y algunos sin forro.

Blanca Rosa Fernández Guerrero, secretaria de Salud de Santa Marta, manifestó al respecto que dentro de las competencias de la Secretaría de Salud Distrital como Oficina de Inspección Vigilancia y Control encargada de hacerle seguimiento a todo lo que afecta la salud.

“Dentro de ese seguimiento y vigilancia hemos descubierto que en el servicio de hoteles, restaurantes y moteles existen muchos incumplimientos y desde el año pasado se han reforzado las visitas que incluyen la manipulación de alimentos en restaurantes y la verificación de la norma en hoteles y moteles, en especial los del Centro Histórico que funcionan con cierta ilegalidad.

Observamos que muchos hoteles y residencias no cambiaban las almohadas, pero, además, que no usaban forros antifluidos. A esos establecimientos comerciales caracterizados como hoteles y moteles les hemos decomisado todos los colchones que no cumplían con las especificaciones y muchos han sido cerrados y sellados por practicar una actividad económica que no coincide con su Cámara de Comercio; algunos de ellos nos solicitaron nuevas visitas una vez cumplan con las normas establecidas, les haremos el debido seguimiento”.

Sostuvo, que a pesar de que las residencias son económicas, eso no exime a los dueños de guardar las normas mínimas de higiene y aseo para no poner en riesgo la salud de sus huéspedes.

La funcionaria aseguró, que en Santa Marta existe un número grande de hoteles y moteles y a pesar de todos los esfuerzos de la Secretaría las inspecciones solo han abarcado un 60%, pero los encargados continúan haciendo visitas diarias con una programación determinada para cada establecimiento.

¿ES UN RIESGO IR A UN MOTEL?

Para corroborar sobre el cuidado y la manera en la que algunos moteles de la ciudad que no están ubicados en el Centro Histórico velan por la seguridad e higiene se consultó a un administrador de estos establecimientos, Miguel Martínez, quien afirma que este negocio ha evolucionado mucho y que la higiene se trabaja con mucha responsabilidad.

“Hay un grupo de camareras que hacen la limpieza de las habitaciones con productos de limpieza como desinfectantes y desengrasantes. Cada motel tiene su propia lavandería y utilizan calderas con temperaturas a 70 grados de temperatura que matan todos los gérmenes, bacterias y demás. El aseo es riguroso en este tipo de establecimientos para brindar un buen servicio y porque la norma así lo exige”.

Explicó, que los colchones son especiales, antifluidos, que tienen unos forros que se cambian semanalmente, además como se cobra por hora, en cada salida la habitación se limpia y se cambian las sábanas.

“Estos negocios para funcionar deben contar con una higiene minuciosa, la misma para manejar un hotel, solo que aquí el movimiento es constante, se deben extremar las medidas, todo se limpia, se desinfecta y se organiza”.

Señaló, que la Secretaría de Salud vigila para que haya higiene, que se cumplan todas las normas laborales, así como también para garantizar el uso adecuado de los desechos como preservativos o toallas higiénicas.

«Las toallas deben ser esterilizadas, y todo el cuarto desinfectado, es decir, bañeras, sauna y sillas. Así los riesgos de contaminación son nulos y los huéspedes pueden relajarse. Cuando el cliente percibe alguna falla debe informarlo de inmediato a la recepción, y pedir información sobre cómo es el sistema de limpieza de las habitaciones».

ESTUDIO

Un estudio acerca de los niveles de contaminación en dichas habitaciones de hoteles dirigido por la universidad de Houston y presentado recientemente en la Sociedad Estadounidense de Microbiología, reportó que dos de los objetos más contaminados son el control remoto del televisor y los interruptores de luz.

Por tanto, puede interpretarse que si esto es así en hoteles, en donde la mayoría de las personas va es a dormir o descansar, ¿cómo se aplica en los moteles, en donde la actividad está centrada en un asunto meramente sexual?

El hecho de tocarse los genitales y comenzar a tocar o interactuar con los elementos en la habitación como el control remoto del televisor, de la grabadora, del aire acondicionado, el interruptor de la luz, el teléfono, el ventilador, las llaves del grifo, las chapas o perillas de las puertas, los percheros, los botones, hace que la exposición a una serie de gérmenes infecciosos sea más riesgoso.

El estudio citado destaca también, que hay contaminación en las superficies del sanitario y el lavamanos. Por ello, a las bañeras y a los jacuzzi se les debe hacer una limpieza profunda y con todo el cuidado que esto requiere.

LO QUE DEBE TENER EN CUENTA

  • Bañera: marcas de óxido o cualquier otra mancha son señales de mala higiene. La mejor opción es no usarla y desistir del establecimiento.
  • Asiento sanitario: existen moteles que colocan una faja de higienización. Esos son los más confiables. Sin embargo, observe el nivel de limpieza; en caso contrario, pida otra habitación o cámbiese de hotel.
  • Toallas: las toallas deben ser blancas y no presentar ningún indicio de manchas. Prefiera los establecimientos que usen el proceso de esterilización y presenten las toallas embolsadas individualmente.
  • Sábanas: Una manchita por muy pequeña que sea indica que la limpieza no fue minuciosa y los virus están por doquier.
  • Piscina: antes de zambullirse, mire bien el color y el olor del agua. Cualquier detalle fuera de lo común debe ser tomado en cuenta.
  • Mobiliario: los bancos y sillas deben estar limpios y secos, e incluso, si todo parece estar en orden, póngale una toalla antes de sentarse.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *