Connect with us

Nación

Francisco y Catalina Uribe habrían borrado mensajes de su celular para encubrir a su hermano

Avatar

Published

on

Un testigo clave de la Fiscalía demostraría que Francisco y Catalina Uribe Noguera habrían borrado información de sus teléfonos celulares, al parecer para tratar de encubrir a su hermano Rafael Uribe Noguera, condenado a 58 años de prisión por la violación y asesinato de la menor Yuliana Samboní.

El ingeniero Eduardo Bautista fue el encargado de presentar el informe que realizó la Agencia ICE de Estados Unidos sobre las llamadas y los mensajes que salieron de los celulares de los hermanos Uribe Noguera el 4 de diciembre del 2016, día en el que ocurrieron los hechos, y los días posteriores, hasta el 13 de diciembre.

Según lo reveló el investigador durante la audiencia que se adelanta este miércoles en los juzgados de Paloquemao, los hermanos sí habrían borrado información. Catalina y Francisco responden por los delitos de encubrimiento, favorecimiento y ocultamiento de información.

Bautista contó que desde el celular de Catalina a Francisco se enviaron 50 mensajes a través de la aplicación de mensajería WhatsApp, mientras que se encontró que desde el celular de Francisco al de Catalina hay 11 mensajes. Esa conversación inicia el 4 de diciembre de 2016. Por eso, el investigador resaltó que en los chats de WhatsApp «harían falta unos mensajes», exactamente 39.

De acuerdo con el informe, el celular de Catalina reporta actividad telefónica desde el 4 diciembre de 2016, antes de esa fecha no hay ni una sola llamada.

«No se evidencia actividad por mensajería instantánea con Rafael Uribe Noguera», añadió el testigo.

Ese 4 de diciembre a las 3:13 p. m. Catalina le envía mensajes a su mamá, María Isabel Noguera, refiriéndose a Rafael Uribe Noguera: «Lo llamé 11 veces y no contestó. Y apagó el celular».

Hacia las 3:57 de la tarde le dice: «Francisco entró por la terraza del apto del Eq 66», -donde fue encontrado sin vida el cuerpo de la menor de siete años-. «Está adentro y estoy esperando que me abra o diga algo», dice Catalina a su madre.

La menor había sido secuestrada a las nueve de la mañana de ese domingo 4 de diciembre en su casa en el barrio Bosque Calderón y el hallazgo de su cadáver se dio sobre las 7:30 de la noche, en el edificio que refiere Catalina.

Posteriormente su hermano Rafael fue llevado a la clínica Monserrat. Según la Fiscalía, este suceso habría sido aprovechado por sus hermanos para a borrar llamadas y conversaciones vía WhatsApp sobre los hechos ocurridos antes y después del secuestro y asesinato de la menor.

Estando en el centro de salud, se evidenció que Catalina vuelve a comunicarse con su mamá y le dice: «Le dije que no se tomara las pastillas para el corazón». A lo que su mamá responde: «Perfecto, dile que lo queremos tanto, que solo piense en él, dile que lo amamos y lo amaremos siempre».

Los hermanos Uribe Noguera han insistido en que no ocultaron pruebas a las autoridades y que por el contrario colaboraron con las autoridades el día de los hechos.

 

Tomado de: El Tiempo 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply