Connect with us

Análisis

Los rastros del turismo

Opinión Caribe

Published

on

En los últimos años las inversiones y los recursos destinados a fomentar el turismo a nivel nacional se han incrementado. Aunque ciudades como Santa Marta gozan de un reconocimiento especial como distritos turísticos, su desarrollo en la materia pareciera no ir acorde a su condición. Mientras sectores económicos propenden por consolidar los destinos para atraer turismo internacional, a los ojos de los pequeños empresarios y agentes turísticos la informalidad se ha tomado rápidamente la ciudad.

Por el atractivo de los recursos y sus posibilidades de crecimiento, el caribe colombiano se ha consolidado como la región turística por excelencia en el país. La generación de empleo, el aporte de divisas y la contribución al desarrollo regional han hecho del turismo uno de los sectores económicos más dinámicos. Sin embargo, según expertos, en Colombia la actividad turística no alcanza aún el desarrollo equiparable al logrado por otros países.

Según estudios de economía regional realizados por el Banco de La República a finales del 2006, la región caribe debería actuar “de manera conjunta en la creación de una instancia regional que lidere la ejecución de los planes maestro de turismo existentes, en la puesta en marcha de un Centro de Innovación de Turismo y en el diseño e implementación de un sistema de información turístico”.

No obstante ha sido a través de la Ley General de Turismo (ley 300 de 1996), de acuerdo a la formulación de políticas y a la planeación del sector con proyección territorial y a las modificaciones que ha sufrido la Ley, donde se ha establecido oficialmente que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo es el ente encargado de formular la política del Gobierno en materia de turismo y de ejercer las actividades de planeación en armonía con los intereses de las regiones y sus entes territoriales.

La ley consagra tres figuras que regulan directamente el uso del suelo municipal, la creación de zonas de desarrollo turístico prioritario, los peajes turísticos y la declaratoria de recursos turísticos.

La nueva Ley de Turismo (Ley 1558 de 2012) que modifica la Ley General de Turismo (Ley 300 de 1996) fue aprobada en octubre de 2006. Con ella se busca un incremento de los recursos destinados a la competitividad, el mercadeo y la promoción de la actividad turística a través de un mayor recaudo, pasando de dos millones de dólares anuales a cerca de 10 millones de dólares.

El proyecto de ley busca fortalecer los recursos para promoción y competitividad del turismo, ampliando entre otras cosas, la base de aportantes de la contribución parafiscal y el cobro de un impuesto a las personas no residentes que ingresan al país por vía aérea desde otro país, propone además que el Registro Nacional de Turismo sea manejado por las Cámaras de Comercio con el objetivo de agilizar su manejo y propone la devolución a los turistas extranjeros del 100% del impuesto sobre las ventas que cancelen por las compras de bienes gravados en el territorio nacional.

AUTONOMÍA EN SANTA MARTA

El marco constitucional que regula el turismo en Colombia ha dado mayor autonomía a los destinos más importantes de la región, al crear los Distritos Especiales de Barranquilla, Cartagena, Santa Marta y recientemente el de Riohacha en la Guajira. En el caso de estos Distritos turísticos la Ley establece “responsabilidad a las autoridades distritales en términos de planificación, manejo de espacios, bienes públicos y privados, susceptibles de explotación turística y control de la prestación de servicios turísticos”.

El uso turístico prima sobre cualquier otro uso que más adelante se decrete sobre las zonas de Desarrollo Turístico prioritario, y que no sea compatible con la actividad turística.

El uso turístico prima sobre cualquier otro uso que más adelante se decrete sobre las zonas de Desarrollo Turístico prioritario, y que no sea compatible con la actividad turística.

Aunque al Distrito de Santa Marta le corresponde participar en la elaboración del plan sectorial del turismo a nivel nacional y elaborar su propio plan sectorial, así como diseñar, coordinar y ejecutar los programas de mercadeo y promoción turística que se adelanten en los niveles nacional e internacional, para el Senador de la República y uno de principales voceros políticos del Departamento, Honorio Henríquez Pinedo, la ciudad aún está lejos del ideal de calidad de turismo que merece.

“Nos falta mucho, no estamos en el top del turismo colombiano, nos superan ciudades como Cartagena, sobre todo en el nivel del turismo internacional, ahí tenemos una asignatura pendiente, sobre todo siendo distrito turístico, por eso urge mejorar temas como infraestructura, potenciar el factor humano, mejorar el bilingüismo y mejorar la atención al cliente”.

Sostiene el Senador del Centro Democrático que es necesario que los gremios y dirigentes en la ciudad analicen bien la vocación turística de la ciudad y su impacto en la economía regional.

“…hay que hacer un esfuerzo con las aerolíneas, la industria hotelera, para brindar tarifas más competitivas, que nos permitan atraer al turista. Colombia, me parece, es un destino muy costoso comparado con otros países de américa latina y ahí tenemos que mejorar un poco, aún con el dólar tan caro hay que mirar alternativas que permitan llegar al turista con ventajas comparativas».

De igual forma el Senador Henríquez Pinedo sostuvo que para que el turismo se convierta en uno de talla mundial, se requiere de políticas públicas, serias, que permitan el tránsito más allá de las fronteras en que la ciudad se sitúa.

«Se requiere de un aeropuerto distinto, moderno, que permita el aterrizaje de aviones con más envergadura y porqué no, aviones, cuyo origen sea internacional, de países europeos o del cono sur o Estados Unidos, que se sienten atraídos por toda la variedad turística que nosotros podemos ofrecer”.

Para María Claudia Lacouture, presidenta de ProColombia, la visión sobre el turismo en el departamento y la ciudad es otra, “Santa Marta diversificó y especializó su oferta turística en los últimos cinco años, mientras que en 2010 ofrecía experiencias relacionadas con sol y playa, cultura y espacios para realizar convenciones y viajes de incentivos, en 2014 a su abanico de atractivos turísticos se sumaron los productos de naturaleza, cruceros, bodas y lunas de miel y congresos, esto contribuyó a que, de 2010 a 2014, el número de extranjeros que visitó la ciudad incrementará en un 22%, de acuerdo con datos de Migración Colombia”.

A este panorama de la ciudad, se suma según la presidenta de ProColombia, un panorama positivo a nivel del departamento, “el Magdalena, en general, es un destino clave para la atracción de turistas internacionales a Colombia, pues sus atractivos turísticos, que mezclan cultura con naturaleza y sol y playa, ofrecen una experiencia verdaderamente única, en los primeros cinco meses de 2015, el número de extranjeros que visitó Magdalena creció en un 32,4%, alcanzando un total de 12.067 viajeros”.

Por su parte insiste el Senador Honorio Henríquez en que ha hecho falta mayor concertación entre entidades y recalca que, “se requiere un trabajo entre la dirigencia política, empresarial, para llevar un sola voz, pero una voz fuerte al interior del país, y que se pueda jalonar más recursos, pero nos ha hecho falta más gestión, en el tema de buscar fuentes de ingreso para el distrito y ojalá que quien salga elegido como alcalde o gobernador, tenga esa prioridad dentro de la agenda pública del distrito de Santa Marta, como senador manifiesto todo el compromiso y la dedicación para acompañar a quien resulte elegido en ese tema que es importantísimo, como fuente generadora de empleo y desarrollo para la región”.

EL TURISMO SOCIAL

Aunque los gremios turísticos en la ciudad han sostenido reiteradas veces que trabajan por estimular el crecimiento del turismo formal, la percepción ciudadana sobre el crecimiento irregular de otros tipos de turismo se mantiene. Son reiterados los buses que arriban a la ciudad con visitantes provenientes de otras ciudades del caribe e incluso del país que generalmente no generan ingresos sólidos al sector comercio y hotelero de la ciudad pero llegan en busca del disfrute de los sitios y escenarios que se estimulan para el goce del turismo en general.

Analistas y empresarios consultados por OPINIÓN CARIBE han sostenido que la clave para superar esos desequilibrios en la economía que genera el mal llamado turismo informal, radica en el fortalecimiento del turismo social, a través de la intervención del estado y los agentes internos.

El turismo social está regulado por el Artículo 33 de la Ley 1558, en el que se asegura que con el propósito de ser más incluyente y de garantizar el derecho a la recreación, a la práctica del deporte y al aprovechamiento del tiempo libre, el Estado promoverá el desarrollo del turismo de interés social. Para este efecto, sostiene la Ley, “el Viceministerio de Turismo, con el apoyo y en coordinación con las dependencias y entidades competentes, promoverá la constitución y operación de empresas del sector social, que tengan por objeto la prestación de servicios turísticos accesibles a la población menos favorecida”.

Así mismo, la norma indica que es función del estado promover la conjunción de esfuerzos para mejorar la atención y desarrollo de aquellos lugares en que pueda ser susceptible elevar su nivel económico de vida, mediante la industria turística, para tal efecto el plan sectorial de turismo deberá contener directrices y programas de apoyo al turismo de interés social.

En otras palabras, es necesario estimular no sólo la formalización del turismo que de manera informal arriba a la ciudad con el fin de que se generen recursos considerables y de inversión y estimular además el fortalecimiento de zonas en la ciudad donde se promuevan nuevos experiencias de turismo, para tal fin el Gobierno es quien debe reglamentar los programas de servicios y descuentos especiales en materia de turismo para las personas de estratos 1 y 2, además de promoverla suscripción de acuerdos con los prestadores de servicios turísticos y con las cajas de Compensación Familiar, por medio de los cuales se determinen precios y condiciones adecuadas.

El Turismo Social en Santa Marta, está únicamente impulsado por la Caja de Compensación del Magdalena, que organiza para afiliados y no afiliados una serie de oferta turística que promueve viajes, intercambios, pasadías, entre otros planes con derecho a subsidios y créditos para favorecer la experiencia turística.

Según Piedad Gámez Castro, Directora de la Agencia de Viajes y Turismo Cajamag, con el turismo social se busca garantizar el acceso de la población al disfrute de la oferta turística de acuerdo a su nivel de ingreso, para ello sostiene la Directora que, “hemos manejado siempre el departamento de turismo social, en este momento el departamento tiene el servicio de una agencia de viajes operadora con la que prestamos servicios de tiquetes aéreos, excursiones nacionales e internacionales, excursiones terrestres, caminatas ecológicas, entre otros, como muchos de los afiliados reciben subsidios, Cajamag le ofrece la oportunidad de tener créditos directamente y esas personas que reciben subsidio se les pignora y anticipan los subsidios como parte de pago para el paquete turístico que ellos tomen”.

PANORAMA NACIONAL

Según datos del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, entre el año 2002 y 2010 se inició un impulso al sector turístico, a través de estímulos a la inversión y la Seguridad Democrática. Durante estos años“se crearon 150 mil empresas nuevas y las medianas y pequeñas que representaban el 72% por ciento del total en el 2002 pasaron a representar el 86 %, según reportes de la Asociación de Industriales de Colombia”.

En el año 2005, el Consejo Nacional de Política Económica y Social aprobó el documento 3397 “Política Sectorial de Turismo”, que propuso “el fortalecimiento de la institucionalidad, la participación interinstitucional a nivel nacional y regional y la definición de un esquema adecuado de regulación y supervisión, como elementos para alcanzar una oferta turística competitiva, la cual requiere de una política de preparación de destinos turísticos, de los prestadores de los servicios turísticos y la puesta en valor del patrimonio cultural que garantice su recuperación y sostenibilidad”.

Lo anterior, se ha traducido, según la economista, Aixa Alexandra Salcedo Castro, “en el fortalecimiento de la asistencia a las regiones en la creación y adecuación de oferta turística mediante el apoyo a la formulación de proyectos de turismo y la coordinación de acciones en instancias departamentales, la estructuración y aplicación de indicadores de competitividad turística de los destinos, entre otros, que sin duda contribuyen al avance del desarrollo del turismo en el país”.

Entre los años 2010 a 2014, El sector turismo en Colombia ha sido una prioridad como política de Estado. De Acuerdo al reporte de cifras el presupuesto de inversión creció 137% y los recursos se han dirigido a 110 proyectos de infraestructura turística. Por su parte el ingreso de viajeros internacionales al país creció a un ritmo promedio de casi el 10, la oferta hotelera incrementó en 15 mil habitaciones nuevas con inversión privada de más de $1 billón de pesos.

En los últimos años en Colombia entraron en operación dos nuevas rutas internacionales y 15 más nacionales, con el incremento de la conectividad aérea en 83 frecuencias nacionales y en 159 frecuencias internacionales operadas. Las llegadas de pasajeros aéreos internacionales creció 13,3% en los primeros seis meses del año, con 1.978.697 y también crecieron los viajeros nacionales en 24,7% para un total de 7,2 millones entre enero y junio, según reporte del Ministerio de Comercio, Industria Y Comercio.

Datos adicionales revelan por ejemplo que los Parques Nacionales, por su parte, han recibido más de 1,5 millones de turistas en los últimos dos años; 825 mil en el 2012, un crecimiento del 19% frente al año 2011, se estima que en años anteriores el crecimiento anual no superaba el 1%.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *