Connect with us

Denuncias

Edificio avanza sin Dios y sin ley

Opinión Caribe

Published

on

AgNkfvjknTctkGPCH6pJEHVMw_gFtnMZ0ESImrnDcFHwUna construcción que opera con licencia vencida y que viola normas urbanísticas,   es en lo que se ha constituido el proyecto de la sede de la Clínica Fisa, localizado en la carrera 19 con calle 11C, sector conocido como San Francisco, donde se observa cómo cada día avanza la infraestructura, sin el lleno de los requisitos de rigor.

Infracciones recientes están relacionadas con la carencia de una licencia de construcción, columnas pegadas a una vivienda vecina, y ocupación del área privada de uso público donde debería existir el antejardín, que cuando se trata de la infraestructura de una clínica debe ser de ocho metros.

Para la  arquitecta, especialista en Derecho Urbano, Sara Uribe Salas, ex curadora de Santa Marta y asesora y consultora urbana, los voladizos presentes en la edificación no cumplen las características. “Cuando el antejardín es de 5 metros, este debe tener máximo 1.20,  o sí es de 3 metros el voladizo es de 1.80; es decir, que se está pasando de la línea de propiedad de los límites del lote”, manifestó la especialista.

En su concepto, la construcción está violando toda la zona de antejardín, al construir las escaleras en esta área, no cumpliendo con las medidas de mitigación para evitar que los materiales o sedimentos caigan al espacio público, que les pueden causar daño a las personas que transitan o a las viviendas vecinas.

“No siempre que uno observa una valla en un proyecto, significa que el curador haya expedido la licencia, un acto administrativo no está de espalda a la comunidad”, explica Sara Uribe Salas.

La Secretaría de Planeación Distrital interpuso mediante la resolución 182 del 22 de mayo de 2014, una querella policiva de restitución del bien de uso público, en contra del representante legal de la construcción Clínica Fisa, al considerar que se está, presuntamente, violando la norma urbana nacional.

El documento, ordena la restitución de la zona de espacio público y de antejardín, que se encuentra invadida con la estructura y edificación en siete niveles, con una medida aproximada de tres metros del retiro de antejardín por 22 metros de fondo, para un total de 66 metros cuadrados de área, que al ser multiplicados por los sietes pisos de altura, suman un total de 462 metros cuadrados a restituir.

Esta providencia, designa  al inspector de Policía de la jurisdicción Norte, Cesar Rovira, a ejecutoriar esta querella para que en un término de cinco días se procediera a recuperar el espacio público y la zona de antejardín.

Actualmente, este proceso administrativo se encuentra en la etapa de apelación por parte del representante legal de la Clínica Fisa, que debió aportar todas las pruebas que demuestren lo contrario a lo imputado por la Secretaría de Planeación Distrital.

“Se deben revisar los planos que determinan los límites de las zonas donde se va construir, para mirar si existe la presunta violación del espacio público y si lo que se construye es lo consignado en esos planos, porque, de lo contrario, habría una falsedad al ejecutarlo de forma diferente”, indicó el Inspector de la Policía del Norte.

Aunque, el Inspector Rovira, asegure que desde mayo esta providencia fue ejecutoriada, el secretario de Gobierno, Rafael Martínez, afirma lo contrario, al indicar que no entiende por qué los inspectores se demoran para adelantar estos procesos de recuperación del espacio público.

“Le pedí a Control Interno adelantar un proceso de investigación contra varios inspectores que me tienen  más de 200 resoluciones sin ejecutar.  Tengo una lista grande de bienes y espacios públicos que recuperar, pero ellos son los que deben ejecutar. Es él, el que debe dar la cara y garantizar que eso se demuela”, aseguró el funcionario del gabinete Distrital.

Si bien la Secretaría de Planeación, de la mano con la Secretaría de Gobierno y la inspección de la Policía, el 20 de octubre de 2014  dieron cumplimiento a la orden de sellamiento de la construcción de la clínica Fisa, pero sus trabajadores continuaron, al día siguiente, con la ejecución de la obra pese a la advertencia de la administración Local.

La facultad para ordenar la interrupción definitiva de este proyecto de construcción es de la Secretaria de Planeación Distrital. “Hay una orden de suspender mientras sale la sanción. Dejé instrucción a los funcionarios Francisco Ceballos y Wilfredo Diaztagle de tramitar la orden de paralización y sanción porque el tema lleva mucho tiempo”, asegura Liane Saumet, secretaria del ramo.

La asesora y consultora urbana, Sara Uribe, recomienda a la Alcaldía tener cuidado con  el debido proceso.

“Se debe respetar el debido proceso para evitar que por la no aplicación involuntaria de este, se pueda incurrir en generar una paralización o sanción en condición de nulidad de inexistencia”.

De continuar omitiendo las advertencias hechas por la Secretaria de Planeación, la Clínica Fisa está siendo objeto de sanción como lo enmarca la Ley 810, que sanciona al constructor legal. “Están incurriendo en una violación no sólo de las normas del POT, sino también  a la falta del debido proceso”, indicó la excuradora Uribe.

AhdpL2Kbv1M9X9U8qDyp8z3bsgSKfX3l27HDLs5_LD_wLICENCIA DESACTUALIZADA

La construcción de la clínica Fisa avanzó sin contar con el aval de Curaduría Urbana, debido a que la solicitud de licencia  en la modalidad de obra nueva No 47001-1-13-0295 del 18 de julio de 2013, solicitada por Ricardo Parra Rozo, fue archivada por la Curaduría No 1, luego de que el equipo de esta entidad revisara y evaluara el expediente, encontrando inconsistencias como la no presentación de los planos del diseño arquitectónico.

Según información que reposa en la Curaduría, el formato de solicitud no está debidamente diligenciado, el folio de matrícula no estaba actualizado, no existe Cámara de Comercio del titular, no hay foto de valla, no hay estudio de suelo, y le falta viabilidad de la Secretaria de Salud y del Dadma.

Ante esta situación, la Curaduría No 1 de Santa Marta comunicó la situación, a la persona que figuraba como solicitante de la licencia, a través del oficio 075 de julio 15 de 2014.

Mediante el acto administrativo, se le informaba que tenía 30 días hábiles para aportar los documentos faltantes para el proceso de solicitud de licencia.

Al vencerse los términos, el proyecto fue archivado en septiembre,  entendiéndose que se desistía de la solicitud de licencia urbanística en la modalidad de obra nueva. “No podíamos evaluar desde el punto de vista normativo porque no existía ningún diseño que evaluar. La ley le da 30 días hábiles, en caso de que no presenten los documentos, se faculta a la curadora para que archive el proceso”, manifestó la curadora urbana No 1, Dennys Valverde Sánchez.

LOS TRÁMITES DE FISA

En el 2008,  Alberto De Luque Palencia en calidad de curador Número 1 de Santa Marta le otorgó el 13 de mayo de 2009 a Fisa, una licencia de construcción para la adecuación de un inmueble en una clínica de tres plantas.

En abril del 2012, se solicitó, mediante la radicación No 47001-1-12-0178 el reconocimiento de la construcción y modificación de la clínica Fisa, otorgada el 29 de mayo de 2012 por el curador De Luque Palencia.

La tercera solicitud de licencia que Fisa realiza, es la No 47001-1-13-0295 del 18 de julio de 2013, la cual fue archivada por no contar con todos los requisitos.

Según una fuente técnica, llama la atención que el proyecto tiene liquidado el impuesto de lineación urbana, por un valor de 18 millones de pesos, el cual se paga una vez el proyecto esté aprobado desde el punto de vista jurídico, arquitectónico, estructural y urbanístico.

El ex curador De Luque, da una licencia de construcción en el 2008, y luego de cuatros años, en el 2012 la reconoce. El reconocimiento de una construcción es una figura que fue creada en Colombia, no se puede reconocer una construcción antigua a un inmueble que fue sujeto de licencia de construcción y menos a cinco años de antigüedad.

AsoymKQhhdL3Y25fkuEd8hg-opff7hDfNtaCroepvcWh“Primero se debe reconocer y después se puede ampliar, tumbar, lo que se desee. El curador De Luque tiene conocimiento que en el 2008 el dio una licencia, existía un bien allí, y hay unos requisitos mínimos para reconocer, como por ejemplo que debe tener por lo menos cinco años de construido, si él da en el 2012 una licencia al 2008 han trascurrido sólo  4 años”, subraya una fuente técnica consultada.

El proyecto de la clínica Fisa no posee actualmente licencia, ésta venció el pasado 29 de mayo, y aún no se ha solicitado la prórroga de la misma, que puede ser entregada hasta por un año.

Está avocada a una sanción pecuniaria de multas sucesivas, que oscilan entre ocho y quince salarios mínimos diarios por metro cuadrado construido, y además, pueden suspender la obra,  los servicios públicos y  se le da la opción de solicitar la licencia en sesenta días, lo cual no los exonera de la sanción.

“A veces los constructores no dimensionan la seriedad de un acto administrativo, no tienen la conciencia ni la seriedad para asumir las responsabilidades y consecuencias de los actos administrativos, que inclusive pueden tener sanciones penales”, Aq4ByD1DOGCl-9cDMLekCWqRygUUE15wzB8QqZO68aaIpuntualizó la curadora Dennys Valverde.

NOTA DE REDACCIÓN

Para conocer detalles del proceso administrativo que adelanta la Secretaria de Planeación Distrital, OPINIÓN CARIBE intentó comunicarse con el representante jurídico de la Clínica Fisa, lo cual fue imposible.

Esta investigación fue publicada en la edición impresa de OPINIÓN CARIBE en el mes de noviembre de 2014 y aún no se toman medidas sobre la invasión al espacio público-Las imágenes en el texto así lo demuestran

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *