Connect with us

Denuncias

“Arrecife invadió sin permiso nuestro espacio público”: moradores

Opinión Caribe

Published

on

Las obras están paralizadas producto de una medida cautelar

En el 2013 los líderes comunales de Villa Córdoba, Villa del Mar, Magogo y barrio El Rodadero, instauraron una acción popular en contra del centro comercial. Hasta la fecha 13 fallos han beneficiado a la comunidad, pero el inconformismo sigue intacto. OPINIÓN CARIBE consultó a las partes quienes detallaron cual es la realidad de esta polémica en el prestigioso sector de El Rodadero.

El argumento para cualquier obra de construcción suele ser el beneficio común. Ese criterio legitima la valorización de un sector; sobre todo, bajo la convicción de que, a mayor cantidad de beneficios, mayor valor de un inmueble.

Se supone que construcciones de parques, centros comerciales, obras públicas, centros recreacionales, entre otros, impactan de manera positiva un sector, sin embargo, no es el caso que moradores de la parte posterior del centro comercial Arrecife dicen gozar.

Según quienes residen allí la construcción del complejo comercial no ha sido beneficioso para ellos, desde que vimos la licencia de construcción, supimos que esto sería un desastre, ¿cómo era posible que la zona de cargue y descargue del almacén quedara ubicada en una zona residencial, doble vía y con una calle con menos de 6 metros ancho?, eso no tenía razón de ser, por eso decidimos demandar e instaurar un proceso para resolver el problema oportunamente, pero esto se ha convertido en una batalla campal donde el juego de intereses es el protagonista”, habitante del sector quien por seguridad pidió reservar su nombre.

Con la visita de OPINIÓN CARIBE a este sector, la comunidad tomó la vocería y denunció, “recuerdo como si fuera ayer la idea de tener un centro comercial en nuestro vecindario, nunca fue algo descabellado para nosotros hasta que nos dimos cuenta de las irregularidades que estos cometerían con su obra, cuando en la valla de la Curaduría 2 se estipulaba que la zona de cargue y descargue quedaría casi que en nuestras narices, por lo cual rechazamos rotundamente el hecho de perder nuestra tranquilidad y comodidad con la que veníamos viviendo durante tantos años”, precisó la comunidad.

La comunidad instauró una acción popular que obligaría al centro comercial a mover su zona de cargue y descargue a una zona más oportuna que no interfiriera ni obstaculizara el paso de transeúntes y de los vehículos que normalmente frecuentaban el sector.

“Con tan buena suerte ganamos en el proceso, se pudo verificar que esa zona no podía ser utilizada para descargar ni para parquear esos furgones y camiones grandes. Con el paso del tiempo nos dimos cuenta que la construcción del centro comercial no tenía ni la más mínima intención de beneficiarnos, irregularidades han ido y venido con esa obra. Nunca socializaron con la comunidad los beneficios que tendríamos como sus vecinos, Arrecife no cumple ni siquiera con lo establecido en el POT, si no cumplen con las normas menos que nos iban a prestar atención a nosotros”.

El 21 de febrero del 2011 la entonces secretaria de Planeación Mónica Villalobos remitió un oficio a Sara Uribe Salas Curadora Urbano N°2 de ese entonces en el que expresó que revisando el Plan de Ordenamiento Territorial, en el plano de usos del suelo, el cual muestra la vía donde estaba planteada la zona de cargue y descargue del proyecto centro comercial Arrecife, presentándose como una vía con características de barrio, de acuerdo al perfil vial, no apta para que los vehículos de carga pesada, traficaran por el sector. Al respecto la secretaria de Planeación de ese entonces pidió revisar el proyecto según lo contemplado en la normativa urbana para no expedir licencia a lo antes señalado y evitar inconvenientes.

El POT en el capítulo II Vivienda y Usos del Suelo y el Territorio, expone al sector aledaño al centro comercial Arrecife como área residencial turística AR, en la cual enseña que la normativa arquitectónica para esta zona de retiro son 6 metros de ancho y según las pruebas presentadas por Lucila Ojeda, residente del sector, la construcción de la obra se excedió tomándose 3 metros del espacio público para el privado, así mismo, las pruebas presentadas exponen que los voladizos según el POT deben ser construidos a partir del segundo bloque o piso de la construcción, pero esta cuenta con un voladizo en el primer piso que da hacia el sótano del complejo comercial haciéndole techo al espacio público.

En el POT también se encuentra establecido que las rampas de acceso a segundos niveles, niveles intermedios o semisótanos y sótanos, deberán tener su iniciación a partir de la línea de construcción y no podrá tener una pendiente superior al 30%.

Las rampas de acceso a zonas de parqueos no podrán localizarse a menos de 20 metros de la intersección de las calles. El centro comercial Arrecife en su parte posterior tiene una rampa que sale de la construcción hacia el retiro acortando el espacio público.

LOS AFECTADOS

“La fachada nos afea el sector, no tiene vista, no tiene presentación, particularmente me he sentido afectada por el material residual de la construcción de las salas de cine, ellos lanzan todos esos materiales sin ninguna contemplación”, expresó Angélica Mazenet, quien agregó que no es propietaria de la vivienda donde reside y que precisamente los dueños de la casa decidieron arrendarla porque la inseguridad aumentó, y las basuras eran el pan de cada día.

“En estos momentos estamos viviendo a plenitud el fenómeno de “El Niño”, pero he podido presenciar cómo se congestiona el sector cuando llueve a raíz de las basuras que se acumulan en el espacio público, en una ocasión quedamos atrapados por la inundación, ya que quince horas tardó en evacuarse el agua”.

“No es tan sencillo discernir si nos afecta o no la construcción de Arrecife puesto que ha sido una obra que para algunos ha significado mejoramiento en su calidad de vida, empleo y oportunidades, lo que sí puedo asegurar es que no consigo la señal de radio cuando para mí era normal estar a tono con las noticias, lastimosamente nos tocó la parte de atrás donde no hay presencia de turistas y mucho menos de luz lo cual ha hecho perder la seguridad, un edificio sin acabados es el sitio de las necesidades de la personas que pasan por el sector, estéticamente siento que vivo al frente de un basurero que me impide salir con mis hijos a dar un paseo, porque siempre hay caballeros haciendo sus necesidades, estamos aislados, el llamado que hago es que la terminación del centro comercial se lleve a cabo rápidamente, espero que todo este proceso culmine con unanimidad de éxito para las partes”, apuntó Carlos Prieto morador del sector.

William Gómez otro morador del sector quien asegura haber hecho seguimiento del proceso vive su propia realidad, “mi casa es de tres pisos y en el último piso queda mi comedor, ese era mi sitio preferido, desde allí podía ver el mar, pero de un momento a otro la obra obstaculizó mi visual hacia el horizonte. Por otro lado no termino de entender por qué si Planeación expone una demarcación legítima la Curaduría en su momento pasó por encima de lo expuesto, tengo la plena certeza que Arrecife si está haciendo uso indebido del espacio público digan lo que digan la constitución política en el artículo 82 dice que el espacio público es sagrado y que es deber del Estado velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular.

“¿INVADIENDO ESPACIO PÚBLICO?”: ARRECIFE

Con estas palabras recibió Yuri Saavedra Caicedo al equipo periodístico de OPINIÓN CARIBE, según la administradora del centro comercial la no terminación de la construcción se debe a una acción popular que la comunidad instauró en contra del privado y que por ende ellos no pueden intervenir la carrera quinta hasta que se resuelva la acción popular porque sería ilegal tomar cartas en el asunto, “la acción popular tiene unas medidas cautelares que nos impide avanzar en el mejoramiento y terminación del centro comercial, en ese orden de ideas finiquitar la parte posterior del Centro Comercial depende del avance que tenga la acción popular”, precisó Saavedra.

Saavedra Caicedo comentó que en el mes de diciembre el Magistrado Edgard Alexis Vásquez envió a hacer un peritaje con el fin de obtener criterios certeros y útiles para los fines de la actividad procesal que se está llevando a cabo.

Yuri Saavedra como administradora del complejo comercial dice que se declaran coadyuvantes del proceso, puesto que son cinco años los que llevan esperando una respuesta y solución definitiva, “nosotros estamos en la mitad, somos los damnificados de todo este proceso porque no podemos hacer nada, no hemos podido terminar el centro comercial y esto desaceleró su proceso de maduración, siendo un centro comercial que ha generado más de 150 empleos para la comunidad, hemos aportado al mejoramiento de la calidad de vida de nuestros clientes y de la comunidad que nos rodea, le apuntamos al desarrollo, realizamos actividades en pro del bienestar físico de las personas se llama Arrecife cuida tu corazón hemos venido a mejorar la calidad de vida de la comunidad, pero lamentablemente nuestras intenciones no llenan las expectativas de algunos”.

¿QUÉ PASÓ CON LA CALLE CANAL DE LA PARTE POSTERIOR DEL CENTRO COMERCIAL?

Residentes del sector dicen que la construcción del centro comercial se llevó por delante la calle canal, en respuesta a este interrogante la administradora del complejo comercial sustentó que la comunidad miente puesto que el lote del centro comercial era un lote privado y que en alguna ocasión se hizo un canal de aguas lluvias, “cuando se adquirió el predio para construir el centro comercial se iba a construir en el 100% de lote atendiendo a lo establecido en el POT, pero al ver que el canal era de gran utilidad para el sector de la carrera quinta los constructores decidieron ceder al distrito”, dijo la administradora.

Con respecto a la falta de iluminación en el sector lo cual, para la comunidad ha dado pie a la alta inseguridad, Saavedra expresó, “eso es tema de alumbrado público y no de nuestra competencia, la parte posterior del centro comercial se iba a construir con características similares a la carrera cuarta, pero lamentablemente de la acción popular impuesta se desprende una medida cautelar que nos imposibilita hacer algo sobre el tema”.

El abogado Jairo Arboleda Quintero quien en nombre del centro comercial Arrecife y en nombre de la sociedad PROVALOR, Proyectos con Valor S.A., se pronunció ante la secretaria de Planeación por medio de un oficio con el fin de precisar objetivamente la información instaurada en el proceso por Acción Popular, en el cual señaló que el proyecto de construcción del centro comercial Arrecife se había construido acorde con lo establecido en Plan de Ordenamiento Territorial POT implementado para la ciudad de Santa Marta, según acuerdo N° 005 de 2000.

Así mismo sustentó que en las providencias proferidas por el Juzgado Quinto Administrativo tanto para instaurar la medida cautelar de 21 de Noviembre de 2011 a través de la cual se ordenó suspender las obras constructivas en perspectiva sobre la carrera 5, como también la sentencia del 23 de Octubre de 2013, que según cierra el proceso, se tuvo como único soporte un solo hecho, denominado concepto 160 de agosto 20 de 2010 proferido por un funcionario de la oficina de Planeación del distrito de Santa Marta fue consecuente con su fallida prestación del servicio administrativo que le había sido dada por ley a la Secretaria de Planeación Distrital de la ciudad.

Según el abogado defensor del proyecto Arrecife, la oficina de Planeación cometió una equivocación y con el propósito de subsanar su error se dirigió al Juzgado Quinto Administrativo por medio de la circular 05 de septiembre 29 de 2010 manifestando que el retiro de los antejardines exigido por el POT igual a 3 metros de longitud, era aplicable según la ley y no los 6 metros concebidos en el concepto 160 de agosto de 2010 arbitrariamente impuesto.

QUÉ DICE LA CURADURÍA No 2

Actualmente la Curaduría está precedida por Mónica Villalobos Leal quien en el año 2011 era la Secretaría de Planeación del Distrito de Santa Marta, ante el caso apuntó, “con respecto al caso del centro comercial Arrecife cuando estaba al frente de la secretaría de Planeación ya era una licencia expedida por la curaduría, yo asistí todo el proceso donde se instauró una acción popular por el tamaño del antejardín, ya que en la demarcación de Planeación se habló de un antejardín, pero de acuerdo a una interpretación del POT la Curaduría decidió darle otras dimensiones, de acuerdo a esos datos y a las mediciones que se hicieron se enviaron funcionarios de planeación razón por la cual el juez decidió imponer unas medidas cautelares de suspensión de la obra y hasta el momento no han sido levantadas”, afirmó.

Villalobos aclaró que no ha tenido una investigación preliminar sobre el tema y menos una sanción, “no estuve vinculada a la licencia, ahora que estoy en la Curaduría N°2 entiendo que el proceso se encuentra en una última instancia donde aún no hay un fallo definitivo sobre el tema”.

Aseguró a su vez que la construcción del proyecto centro comercial Arrecife sí cumple con la licencia expedida por la Curaduría N°2 y que a lo que apelan los señores demandantes es al posible incumplimiento de las medidas que tienen los retiros según la demarcación que Planeación realizó, la cual expone que en la parte posterior del complejo comercial deben existir 5 metros de retiro.

“La discusión siempre fue esa, si era válida la demarcación que había expedido Planeación. Hay que entender que una demarcación es un concepto que no es vinculante y que el curador en su criterio y autonomía consideró que el antejardín era 3 metros y no los 5 que Planeación había propuesto en su demarcación”.

Las consideraciones de la curadora Mónica Villalobos es que las partes tanto demandante como demandada deberían llegar a un acuerdo y conciliación donde cada una se beneficie, expresó que por la vía judicial siempre habrá ganadores y perdedores.

Así mismo señaló que este tipo de proyectos benefician a la Ciudad y que es una lástima que ante una inversión que supone avivar la zona donde fue construido, esté viviendo tal pleito, “infortunadamente no hubo acuerdo entre vecinos e inversionistas, siempre he contemplado que quienes lleguen a la ciudad de Santa Marta con intenciones de invertir en la ejecución de este tipo de proyectos como centros comerciales deben ser muy respetuosos a la hora de decidir qué terreno comprar y cómo empalmar con la comunidad el sentir del progreso y por otro lado quienes residen en Santa Marta deben estar prestos a los cambios e impactos positivos que genera la construcción de complejos comerciales”, apuntó Villalobos.

Actualmente Lucila Arboleda y coadyuvantes de la acción popular por medio de una petición expuesta el 07 de enero del presente año piden ordenar un nuevo informe pericial imparcial, es decir, que la comunidad pueda estar presente en las mediciones, pues técnicamente es la única oportunidad para que ellos ejerzan el derecho de defensa y evitar “mediciones amañadas”, ya que el arquitecto Fernando Galofre Sánchez, según los demandantes no realizó las mediciones, para hacerle claridad al juez, e incumplió con las mediciones solicitadas, es decir, el informe pericial es un documento nulo y antijurídico puesto que no se realizaron las mediciones de retiros de espacios públicos o antejardín de los siguientes edificios similares al centro comercial Arrecife, los cuales sí cumplen con la medida que debe tener toda construcción realizada en el sector, como ejemplo de ello citaron los edificios y las medidas que estos tienen en sus retiros el edificio Blanquita mide más de 5 metros, el edificio Girasol, el antejardín mide 5 metros, en el edificio Martha Daniela, el antejardín mide 5 metros, en el edificio Roxana Elvira, el antejardín mide 5 metros, el edificio La Mansión, Colindante con el centro comercial Arrecife, el antejardín mide más de 5 metros, el Centro Bíblico también colindante con el complejo comercial, el antejardín mide más de 6 metros y tiene 3 pisos normales, el edificio Torres de Magogo, el antejardín mide de 5 metros, el edificio centro comercial Arrecife, el arte jardín o espacio público mide 3.25 metros, es decir, le faltan 2.75 metros para cumplir con los 6 metros de retiro ordenado por la secretaria de Planeación Distrital; esto evidencia un incumplimiento al P.O.T.

Así mismo piden ordenar a los señores propietarios del centro comercial Arrecife, la restitución del espacio público de antejardín establecido en el P.O.T.

Una lucha de nunca acabar está por llegar a su fin, los demandados centro comercial Arrecife y la comunidad demandante, están a la espera del dictamen del Magistrado.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *