Connect with us

Columnistas

Agua potable ya

Opinión Caribe

Published

on

Por Rubén Darío Ceballos

Obligación es del Estado, en este caso del municipio, ofrecer a la comunidad toda, los servicios de agua potable, así como su saneamiento en cantidad y calidad adecuadas en armonía con la naturaleza, lo que así debería ser. ¿Pero qué tenemos? Una ciudad sedienta. Es este un problema de Santa Marta que requiere de una pronta solución, tal como lo demandan no sólo sus habitantes sino sus visitantes, que en cantidad importante llegan de forma permanente a esta turística urbe.

Es este un problema que han prometido resolver de manera definitiva, pero nada, generando períodos de desesperación. La población no solo carece de agua, sino que no tiene la posibilidad de planear la forma de sobrellevar la situación, generándose un claro descontento social y graves situaciones de insalubridad. Pero los cobros desmedidos, irresponsablemente ahí. Del suministro de agua, nones. No se vislumbra posibilidad alguna que le ofrezca solución al asunto que ayude a sobrellevar tan neurálgico episodio. Necesitamos el agua potable ya, no importan de donde viniere, de la Sierra, de los ríos Magdalena, Córdoba, Toribio, la luna, Marte, Júpiter, de donde fuere, pero no hay justificación para que la falta de tan vital elemento siga pesando entre los samarios como un fardo, además de insoluble.

Las condiciones antihigiénicas que esto genera son indescriptibles, inhumanas. No cayeron ni caen en la cuenta los responsables de tal situación, que ninguna sociedad puede desarrollarse si no tiene cubierta ésta muy básica necesidad, un suministro seguro y constante de agua, como tampoco que todo plan de desarrollo económico que se proponga es incompatible con una ciudad sin agua. En nuestro caso especial, ¿cómo puede plantear el gobierno samario un plan de desarrollo económico fundamentado en el turismo si no tenemos agua? Ha sido mirado este problema en Santa Marta con total desdén por parte de las autoridades encargadas de darle solución, con irresponsabilidad, engaños, mentiras, incapacidad técnica y falta de sentido humano.

Requerimos por ello y con premura manifiesta, una administración y una entidad dotada de capacidad técnica que pueda adelantar un programa con sentido humano, honesto e integral de atención y solución a la problemática del agua, componentes sin los cuales de nada le servirían su técnica y su trabajo. Apta para tratar el asunto con una visión integral, iniciando por un diagnóstico verídico de la situación de las fuentes actuales de suministro, así como de las que estén en desuso y sus posibilidades de habilitación. De identificar fuentes adicionales acompañadas por un estimado de la expectativa de tiempo que tomaría ponerlas en funcionamiento. De diagnosticar formalmente el estado actual de la red de distribución de agua potable, incluyendo todo cuanto resulte necesario (bombas, distribuidores, tuberías), el sistema de entrega y contabilización de agua al usuario final. Proponga de fondo para resolver la problemática derivada del diagnóstico, planes contingentes e identificación de todo que afecta a la ciudadanía para su resolución impostergable.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *