Connect with us

Cultura

Hoy es la fiesta de San Antonio, el “santo para pedir marido”

Opinión Caribe

Published

on

Este lunes 13 de junio se celebra la fiesta de San Antonio de Padua, a quien por tradición se le invoca para pedir un buen esposo o esposa, sin embargo también hay personas que le atribuyen a su imagen poderes que no tiene.

Cuenta la tradición que San Antonio es el fiel ayudante de las casaderas (aunque también hombres lo visitan) y de quienes tienen problemas del amor. Miles de mujeres acuden a él para implorarle que les consiga pareja y no se queden para “vestir santos” (solteronas), como dice un dicho popular.

El 13 de junio se celebra a San Antonio de Padua, el santo que por tradición se le considera el santo que ayuda a las mujeres solteras a conseguir novio o esposo aunque también se le invoca encontrar objetos perdidos y además fortalece el matrimonio.

No se conoce la razón por la que esta tradición se inició y más que tener un sustento teológico, es una tradición que se le adjudica al nacido en Italia. Se considera que una de las explicaciones posibles de que se haya relacionado a San Antonio con el amor, es que durante su juventud, el santo fue asediado por pasiones humanas.

A través de los años, se han modificado y renovado ritos, oraciones y novenas para San Antonio de Padua. A algunas mujeres les ha hecho el milagrito, otras aguardan la intercesión del santo. Otras más, prefieren hacerlo por sus propios medios.

En su día, muchos templos que llevan su nombre se abarrotan por mujeres que buscan novio o esposo. Llevan velas blancas, imágenes del santo, fotos, peticiones escritas en papel, monedas, entre otros objetos propios de la tradición.

Para que San Antonio de Padua haga caso de la solicitud de la casadera, según la tradición ésta debe de traer consigo trece monedas de la misma denominación, de preferencia regaladas, para ofrecerlas a una de las figuras de San Antonio colocadas “de cabeza”, así castigado hasta que la mujer encuentra buen novio o marido.

Sin embargo, El Catecismo de la Iglesia Católica indica que si usted es de las personas que pone “de cabeza” cualquier imagen de este santo como una manera de obligarlo a conseguir novio o novia; si realiza ofrendas con 13 monedas el día de su fiesta; si escribe cartas detallando las cualidades que quiere para su futura pareja u otros rituales similares; debe saber que está cayendo en la superstición y posiblemente en idolatría.

El Catecismo (CIC) en el numeral 2111 explica que la superstición es «una desviación del culto debido al Dios verdadero”, por ejemplo, cuando le otorgamos una importancia de cierto modo “mágica” a ciertas prácticas legítimas o necesarias como son las oraciones o los sacramentales.

Santo Tomás de Aquino señala en la Suma Teológica que la superstición se presenta cuando «se ofrece culto divino a quien no se debe, o a quien se debe, pero de un modo impropio».

A continuación una de las oraciones usadas popularmente para invocar el poder de este Santo:

“¡Oh! glorioso San Antonio, santo de mujeres, no te estés haciendo pato y consígueme un marido aunque te tardes un rato. Mira que ya no resisto este loco afán de amar, atiende San Antonio mis ruegos que no me quiero quedar.

“No te pido un guapo mozo, ni lo quiero con dinero. Sea un feo o andrajoso o hasta un simple ranchero. Tampoco quiero exigirte un flamante diputado, sino un humano cualquiera, sea solo, viudo o divorciado.

“No me importa que esté picado, que sea cojo o esté ciego, pues si tú así me lo das yo lo acepto desde luego. Escúchame Toño mío, óyeme santo glorioso, consígueme un baboso que se atreva a ser mi esposo.

“Mira que si no lo haces y conmigo eres ingrato, por Dios que te ha de pesar pues de cabeza te has de quedar. Pero no, ¿verdad que hoy sí escuchas mis rezos? Bueno señor San Antonio, santo de mi devoción en ti tan sólo confío y échame tu bendición”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *