Connect with us

Deportes

La caída que dejó a Colombia por fuera del oro olímpico en ciclismo

Opinión Caribe

Published

on

Nibali y Sergio Luis Henao se fueron al suelo en la última bajada, justo en el momento en el que luchaban por las medallas. Ambos corredores se cayeron a poco menos de 15 kilómetros de meta. Sólo el polaco Majka salió ileso del terceto de cabeza.

Después de coronar el puerto de Vista Chinesa todo era ilusión para Colombia. Sergio Luis Henao, Vicenzo Nibali y Rafal Majka lideraban el pelotón en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos. Parecía que todo estaba dado para que el país lograra su primera medalla, pero una caída dejó un sabor amargo. Henao y Nibali se fueron al piso y perdieron cualquier oportunidad. Muestras de dolor se veían en la cara de Sergio Luis, quien había realizado una carrera notable pero que veía como sus posibilidades se escapaban como agua entre los dedos.

Rafal Majka quedó solo al frente, su ilusión era el oro pero no le alcanzó. Lamentablemente el polaco no es velocista y de atrás Jakob Fugulsan y Greg Van Avermaet alcanzaron al polaco a falta de 1,3 kilómetros para finalizar la competencia. El belga era el de mayor opción, su rendimiento en el sprint superaba el de los dos pedalistas y así lo demostró. Venció a Fugulsan y Majka quienes se quedaron con la plata y el bronce respectivamente. El mejor colombiano fue Esteban Chaves, quien finalizó en la posición 21. Rigoberto Urán se retiró.

En el último ascenso a Vista Chinesa, llegaron 11 pedalistas en la fuga. Tres italianos, dos británicos, dos polacos, un danés, un kazajo, un belga y un colombiano. Ese pedalista nacional era Sergio Luis Henao, quien respondió ante los ataques de Andrey Zeits, Fabio Aru y Vicenzo Nibali.No fue fácil, pero el antioqueño se mantuvo. El ascenso fue complicado, varios pedalistas se fueron quedando, pero Sergio se mantuvo.

De atrás Joaquim ‘Purito’ Rodríguez, Tanel Kangert y Louis Meintjes llegaron y se unieron a los escapados. Antes de coronar el puerto, Vicenzo Nibali, Sergio Luis Henao y Rafal Majka se escaparon y sacaron una distancia considerable con respecto al grupo de fugados. Henao siguió la rueda de Nibali, era la de seguir. El ‘Tiburón de Messina’ es reconocido en el pelotón debido a su fortaleza en el descenso, pero en estos Juegos no le salió. Un despiste en la bajada fue suficiente para dejarlo sin posibilidades y junto con él se cayeron las esperanzas de Colombia.

Jarlinson Pantano, una de las revelaciones del Tour de Francia 2016, en el que ganó una etapa y quedó segundo en otras dos, protagonizó desde el principio una fuga junto a cinco ciclistas. Demasiado pronto. Durante más de 100 kilómetros, Pantano pedaleó junto al polaco Michal Kwiatkowski, el noruego Sven Erik Bystrom, el suizo Michal Alsacini, el alemán Simon Geschke y el ruso Pavel Kochetkov. Y la ventaja con el pelotón llegó a aumentar hasta los siete minutos y medio.

Pero el grupo no se puso nervioso. Quedaba toda la carrera y sabía que, más pronto que tarde, alcanzaría la cabeza. Si no había problemas técnicos. Pero hubo muchos. El belga Tom Dumoulin abandonó al comienzo y raro fue el corredor que no sufrió inconvenientes en su bicicleta. Caídas, como la del búlgaro Stefan Hristov, pinchazos en plural, como los del australiano Richie Porte o la incomodidad por momentos de Froome en algunos tramos animaron una carrera marcada por las altas temperaturas.

Poco a poco el pelotón fue recortando tiempo y un grupo formado, entre otros, por Esteban Chaves y el portugués Rui Costa, abrió una ligera brecha que rápidamente fue neutralizada. Los favoritos como el propio Froome o el italiano Vincenzo Nibali no querían sorpresas. Ninguna.
Así, Kwiatkowski y Kochetkov se quedaron solos pero las fuerzas empezaron a flaquear y los de atrás, hambrientos, no tardaron en llegar.

Con información de El Espectador

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *