Connect with us

Blog

Un llamado a recuperar las horas de artes en los entornos educativos

Avatar

Published

on

Por: Flor Almendrales Gil, Psicóloga, Esp en Desarrollo Infantil y Procesos de aprendizaje, Mag en Desarrollo Educativo y Social

El término arte proviene del latín ars, cuyo significado se refiere a la disposición, habilidad y virtud para realizar alguna cosa. Retomando el concepto de Tatarkiewicz (2001) dice que “El arte es una actividad humana consciente capaz de reproducir cosas, construir formas, o expresar una experiencia, siempre y cuando, el producto de esta reproducción, construcción, o expresión pueda deleitar, emocionar o producir un choque ”. Inicio esta reflexión queriendo preguntar ¿He sido alguna vez maravillado por cualquiera de las artes?, ¿He podido disfrutar alguna fiesta nacional desde su riqueza cultural? Se hace interesante preguntarse como un país tan rico en diversidad cultural, cuenta con tan poca disponibilidad en los entornos educativos por disposición del Ministerio de Educación de Colombia, para el desarrollo de las competencias de los niños, niña y adolescente en las artes; reconociendo entre ellas la música, la pintura, el teatro, danza. Por otra parte, se hace mucho más interesante y paradójico que desde el Ministerio de Cultura se realicen enormes esfuerzos y cuente con diversas herramientas que buscan preservar esa riqueza cultural desde la primera infancia y que además se realicen inversiones importantes para su divulgación y que sea reconocida por los niños y adultos como lo es Maguare.

Esta disyuntiva nos invita a generar reflexiones, desde nuestro rol como ciudadanos, padres, organizaciones civiles, entes territoriales podríamos elevar una petición ante ambos Ministerios, y más si estamos promoviendo territorios de Paz, donde se hace urgente propiciar escenarios que permitan dialogar, escucharnos para poder transformarnos como comunidades, que permitan la resiliencia y la reconciliación. Si un niño desde pequeño no se encuentra permeado por la riqueza cultural de su país, posiblemente perderá fácilmente el reconocimiento de la diversidad y la interculturalidad que tanto promovemos. Esto a su vez podría proponernos interrogantes como por ejemplo; si desde pequeños no le enseñamos a los niños que existen diversas culturas en su propio país, donde solo por nombrar hay reconocidas 65 lenguas nativas, que tienen además culturalmente una riqueza sonora, lingüística, social, agrícola, pictórica, ¿Cómo pretendemos que los niños, tanto en lo rural, como lo urbano, promuevan entornos de aceptación y reconocimiento de la diversidad?, ¿Cómo pretendemos que los niños se identifiquen o definan con claridad lo que es ser colombiano?, ¿Cómo pretendemos crear territorios de paz?, ¿Cuál será nuestro lenguaje para propiciar escenarios interculturales?.

Es así como con esta reflexión pretendo movilizar a los padres, madres, ciudadanos en general a crear y exigir que desde los entornos educativos, se hace importante los espacios de formación artística, evidenciado esto según innumerables investigaciones donde la música, el teatro, la danza, la pintura promueven un desarrollo integral brindando una enorme riqueza cognitiva, motora, afectiva, social en todo aquel que es permeado por las artes, ahora bien, imaginemos como podría ser de nuestro país si desde los entornos educativos sucediera la formación en artes? El arte es una forma de lenguaje que nos permite comunicarnos y explorar nuevas opciones de dialogo, diversas miradas para afrontar los cambios venideros, ¿Cómo hacemos para modificar años de tradición donde se concibe las artes solo como una forma placentera de distraerse?, es la academia a través de las investigaciones, son los profesionales a través de la práctica quienes dan respuesta y evidencia de como las artes son herramientas que promueven acción de cambio, que además es duradero y posibilita más canales para la comunicación.

Estas líneas son una invitación a que las artes cobren el lugar y el reconocimiento que merecen, no únicamente como lo proyectan desde el Ministerio de Educación, como las lúdicas, las horas extraclases, si no como la herramienta que posibilita el desarrollo del pensamiento y otras destrezas de niños, niñas y adolescentes. No en vano el Ministerio de Educación a través de los Lineamientos para la educación inicial, habla de cuatro pilares, que son la literatura, el juego, el medio ambiente y el arte; existe suficiente evidencia de tipo científica sobre los beneficios de las artes en la vida de los niños.

Además, existen experiencias exitosas en otros países donde dan muestra de cómo generan procesos de disciplina, responsabilidad, manejo de relaciones interpersonales, trabajo colaborativo entre otras ventajas de tener en sus horas de asignación académica una rica y diversas posibilidades de estudiar las artes.

Adicionalmente en un país donde estamos mediados por una basta, amplia y rica zona de flora y fauna, donde la distribución geográfica con la que contamos, no permite con facilidad la comunicación de los rural con lo urbano y en donde estamos promoviendo un proceso de paz de largo aliento, que mejor escenario que hacer inversión en las artes, que se encuentran dispersas en diferentes formas y manifestaciones en todo el territorio colombiano. De forma arbitraria me atrevo a propiciar algunas preguntas, que tal vez no les tenga respuesta, pero yendo más allá, que quisiera que tuvieran las nuevas generaciones: ¿Qué legado cultural estoy dejando a mis generaciones venideras? ¿Reconozco y respeto la diversidad cultural con la que contamos como país? ¿Identifico herramientas creadas por el Ministerio de Educación, Ministerio de Cultura que invitan a la divulgación y promoción de la cultura en Colombia?, ¿Identifico como las artes son una herramienta que promueve desarrollo?, todas esta con el ánimo de promover que, como ciudadano, puedo respaldar y apoyar iniciativas donde las artes enmarcan y acompañan el proceso de formación de los niños y adolescentes de nuestro país. Espere un nuevo artículo de Samarios y Magdalenenses reconocidos que a través de las artes han crecido y madurado como seres humanos.

[1] Historia de seis ideas Arte, belleza, forma, creatividad, mímesis, experiencia estética. Editorial Tecnos Alianza, España. c2001 Pág. 67

 

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *