Connect with us

Departamento

«Más política y menos politiquería»: Indígenas

Opinión Caribe

Published

on

La Comisión Especial de Ordenamiento Territorial del Senado, COT, sesionó en Puebloviejo como seguimiento a la recuperación de la Ciénaga Grande de Santa Marta, cuerpo de agua que año tras año se deteriora, al punto de que la mortandad de peces es cada vez más frecuente.

En octubre de 2016, ael pescador Luís Orozco participó en el debate citado por el senador Efraín Cepeda en Bogotá para analizar las acciones que las diferentes entidades encargadas han llevado a cabo para recuperar el complejo lagunar.

El pescador relató las vicisitudes que enfrentó para llegar a la capital del país y tener que hablar sólo tres minutos, por lo que enfatizó, que el control político debía hacerse en el terreno de quienes padecían las consecuencias del descuido ambiental. Después de esto, los integrantes de la Comisión planearon su visita al Caribe.

En la sesión adelantada en Puebloviejo fueron los indígenas quienes hicieron hincapié en que, aunque se han adelantado reuniones todavía no se sienten interpretados ni ven soluciones efectivas.

LOS MALES DE LA CIÉNAGA

Para nadie es un secreto que la Ciénaga Grande de Santa Marta está en crisis. La constante mortandad de peces, la sobreexplotación pesquera, la desviación de ríos por parte de palmeros, bananeros y arroceros, la construcción ilegal de 27 kilómetros de diques, encendieron las alarmas en el país, la tala y quema de bosque de manglar y el exceso de sal, son apenas algunos de los ingredientes que amenazan este ecosistema.

Ni la declaratoria en 1998 como Vía Parque Isla Salamanca, ni el título que logró en 1977 como Santuario de Flora y Fauna, ni el reconocimiento en el 2000 como Reserva de la Biósfera por la ONU le han ayudado a la Ciénaga.

Tampoco le ha servido el haber sido reconocida a nivel internacional como humedal Ramsar, razón por la cual debe tener planes de protección ecológica y de uso racional de sus recursos; en cambio, cuenta con empresas petroleras que están pidiendo licencia ambiental para explorar en su territorio según lo denunció OPINIÓN CARIBE en septiembre de 2016 y confirmó en su visita a Puebloviejo el viceministro de Ambiente Carlos Botero.

Además de tratarse de una crisis ambiental, estos bajos niveles de agua en la ecorregión de la Ciénaga Grande han impedido que los pobladores de zonas como Trojas de Cataca y hasta de Cerro de San Antonio, cuenten con agua dulce para su consumo. El delta del río Aracataca hoy es un canal contaminado, con aguas podridas y con vegetación muerta y en Cerro, ya no hay agua dulce, tampoco pesca y al inicio de 2016 la catástrofe ambiental en este sector del Magdalena causó un gran impacto y así lo evidencian las publicaciones de OPINIÓN CARIBE en su edición titulada: “Un paraíso a la puerta del infierno: El ocaso de los pueblos palafitos”, publicada el nueve de marzo de 2016.

SE NECESITAN ACCIONES

Haciendo énfasis en la responsabilidad política que corresponde a los parlamentarios ante la audiencia que se dio cita en Puebloviejo, Gelver Zapata, líder del territorio Pueblo Arhuaco entregó una nueva perspectiva, más directa de la problemática con un discurso aplaudido por todos.

El líder étnico expresó: “la Ciénaga necesita de más política y menos politiquería; de más autoridad y menos instituciones. Necesitamos instituciones efectivas que realmente hagan caso a la norma y a la conservación de nuestros bienes naturales. Nosotros hemos recogido a lo largo de estos cuatro años, todas las inquietudes y estudios, todas las denuncias que han hecho alrededor de la recuperación de la Ciénaga, lo que no se ha encontrado es justicia”.

Respecto al aporte de las comunidades indígenas, Zapata manifestó, “como autoridades hemos venido haciendo cosas por la Ciénaga, hemos controlado las quemas, las tumbas en las cabeceras para que las aguas bajen. Nos hemos comprometido con las corporaciones de que cada pedacito que se recupere tenga uso normal; que el 70 % sea para la conservación y el 30 % para el uso, para vivir, nosotros sentimos que este es un aporte puntual, efectivo; sentimos que hemos intentado plantear la situación de la Ciénaga en términos que se mire la Ciénaga como Sierra Nevada.

Nosotros pensamos que debe ser serio, que la comisión de Ordenamiento Territorial debe brindar instrumentos que permitan una real recuperación de la Ciénaga. Para nosotros, la raíz del problema no se está tocando, es la corrupción.

Sabemos que no hay regulación de las armas, que no hay autoridad, los ríos de la Sierra apenas llegan al plan son ocupados en su mínimo espacio, los ríos no tienen su derecho a los 50 metros, por lo contrario, son tapados y taponados. No queremos hacer conjeturas al uso que las personas hacen de esto, pero si creemos que son las mismas que legislan y hacen las normas que deben controlar”, cuestionó.

La Ciénaga es Sierra Nevada, el flujo de la Ciénaga es uno de los espacios que regula el clima en una gran parte de la Costa; los efectos de la Ciénaga llegan hasta San Andrés, explicó.

En la Ciénaga ocurren casos como estos, la mortandad de peces, la mayoría se da en invierno, no sabemos por qué, pero si sabemos que las heces de los municipios caen ahí y que se rebosan cuando llega esta estación, los peces se envenenan. No se necesita ser científico para saber que eso es cierto.

No se habla del relleno que hace mucha gente de manera ilegal y que también ha sido denunciado, lo hemos puesto en conocimiento y no vemos justicia. También sabemos de las proporciones en que han disminuido los manglares con datos estadísticos, pero no pasa nada.

COMISIÓN DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL

En la mesa principal de la Comisión de Ordenamiento Territorial que visitó Puebloviejo se encontraban los senadores Efraín Cepeda del partido Conservador; Carlos Fernando Galán de Cambio Radical; las senadoras Rosario Guerra de la Espriella y Susana Correa, ambas pertenecientes al partido Centro Democrático, en representación de toda la comisión compuesta por once senadores.

Por el Magdalena estuvieron presentes el senador Honorio Henríquez y dos de los cinco representantes a la Cámara: Franklin Lozano y Fabián Castillo.

Aunque fue cuestionada la presencia de los senadores en el Magdalena, vale decir, que entre los once congresistas que componen la Comisión Especial de Ordenamiento Territorial, obtuvieron en el Magdalena un total 59.054 votos durante las pasadas elecciones parlamentarias.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *