Connect with us

Nación

«Me arrepiento por el daño que causé y asumo las consecuencias de mis actos»: García Morales

Opinión Caribe

Published

on

El exviceministro de Transporte aceptó su responsabilidad en tres delitos imputados por la Fiscalía. Habría recibido 6,5 millones de dólares para garantizar la entrega del contrato de la Ruta del Sol II.

El próximo 18 de agosto se adelantará la audiencia en la que se conocerá el monto de la condena en contra del exviceministro de Transporte, Gabriel García Morales por su responsabilidad en los delitos de cohecho, enriquecimiento ilícito e interés indebido en la celebración de contratos por haber recibido 6.5 millones de dólares para garantizar la entrega del millonario contrato de la Ruta del Sol II a la empresa brasileña Odebrecht.

García Morales, quien actualmente se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá, se comprometió con la Fiscalía General a colaborar con las otras investigaciones que se adelantan por este escándalo de corrupción. El otrora director del Instituto Nacional de Concesiones ha entregado datos y detalles sobre la forma en cómo se movió el dinero enviado por la multinacional y quienes participaron en estas acciones ilegales.

Igualmente trascendió este martes una carta firmada por el exviceministro en la que le pide perdón a su familia, amigos, compañeros y a la sociedad en general por lo que considera el peor error de su vida. “Hoy me desprecio y arrepiento por haber sido esa persona que tomo ese camino. Me arrepiento por el daño que causé y asumo las consecuencias derivadas de mis actos”.

En la misiva, revelada por BluRadio, que será leída el día de la audiencia, García manifiesta su interés de seguir colaborando con las autoridades “con la única esperanza, firme convicción y propósito de reparar, en lo que esté a mi alcance, a los que sufrieron o se vieron afectados por mis errores”.

“Me propongo en los días que me quedan dedicar mis esfuerzos y orientar mis actividades personales en ese propósito. Ahora durante mi condena colaborando con la Fiscalía General de la Nación para que se sepa toda la verdad en mí caso. Y luego de cumplida mi condena, trabajaré con mi testimonio en el propósito de prevenir y concientizar a las nuevas generaciones de funcionarios y ejecutivos jóvenes para que no incurran en el error que yo cometí”, señala.

Para el exfuncionario el error que cometió hace siete años le quitó todo lo que había conseguido con su trabajo, afectando a sus familiares más cercanos y a todas las personas que lo apoyaron durante su formación académica y crecimiento profesional. Culpa a lo que considera una “propuesta perversa” de haber caído en la tentación del dinero fácil.

“A pesar de todas esas bendiciones me dejé llevar por impulsos enfermos y cedí ante la tentación de una propuesta perversa, como aquel que sin brújula moral pierde el horizonte y desprecia la felicidad verdadera por las falsas promesas de felicidad material”, precisa uno de los apartes de la carta.

(vía el Espectador)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *