Connect with us

Columnistas

Pasos firmes y seguros

Avatar

Published

on

Por Saúl Alfonso Herrera

Enfrentamos retos permanentes de magnitud inmensa y gran trascendencia, como es definir día tras día, permanente y continuamente, de manera laboriosa, la ordenación del departamento del Magdalena del mañana en los ámbitos regional, nacional y social.

Importante puntualizar nuestro papel en un porvenir que debería llevarnos al desarrollo, de conformidad con los nuevos paradigmas en condiciones de ventaja para las generaciones presentes y venideras. Consolidar a las instituciones necesarias para competir, con lo nuevo y novísimo que aparece cada día. Enrumbarnos empoderados en contexto de ciencia, tecnología e innovación, hacia una superior relevancia allende las fronteras patrias.

Adentrarnos en reformas que del inmediato al largo plazo den frutos positivos como tangibles es labor por realizar, lo mismo que dejar de lado deficiencias y vicios que puedan dar al traste con las tan necesarias reformas que demandamos.

Obligados estamos a comprometernos con visión de largo plazo, a plantearnos cambios estructurales, desechando de plano el cortoplacismo, que solo sirve para aprovechamientos en propio beneficio, como lo demuestran las una y más evidencias que vemos diariamente; así como alistarnos en fila y con urgencia suma para combatir como una sociedad entera y unificada en una sola causa, las indignas corrupción e impunidad, causas primeras de todo atraso y obstáculos de primer orden para alcanzar con prontitud una sano desarrollo e integral progreso.

No podemos convertirnos en una sociedad que pase del desencanto permanente al estupor y la ira. No podemos dejarnos afectar por quienes se encuentran del lado de la deshonestidad, los cuales tratan de continuo de convencer a la ciudadanía de sus ‘bondades’ y mientras tanto, en la lucha abierta y soterrada según el caso, se desangran de manera inmisericorde con tal de detentar poder al precio que sea.

Como sociedad útil estamos cansados, resentidos, golpeados, ávidos de liderazgos ciertos, encarnados en personas probas, honorables, con agenda propia, dispuestas a estar en primera línea de combate en defensa de los intereses colectivos, con capacidad para gobernar.

Líderes cultivados, extraordinarios, todoterrenos, que adopten el combate contra la corrupción como emblema; y no líderes ‘mesiánicos’, populistas, pescadores de incautos, promeseros, que se valen de las masas vulnerables y desposeídas para sus particulares gracias.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply