Connect with us

Denuncias

Temor en el paraíso

Avatar

Published

on

La Policía Metropolitana tiene una recompensa de diez millones de pesos para quienes den información sobre la banda delincuencial que opera en la zona de Buritaca.

Por Paola Murillo García

Buritaca es un pequeño paraíso localizado a 48 kilómetros de Santa Marta, donde es posible zambullirse en la frescura del río o en las aguas tranquilas del mar Caribe, porque el primero desemboca más adelante.

Con esta geografía única, empresarios pequeños y medianos han creado un ambiente turístico muy especial, hoteles ecológicos y cabañas, donde no solo hay un respeto por el medio ambiente, sino también un servicio completo, que va desde restaurantes de comida gourmet hasta spa para la relajación y comodidad de sus visitantes.

Los extranjeros son los que demandan más este tipo de sitios turísticos, que ofrecen no solo el contacto directo con la naturaleza, sino en su mayoría, sofisticados interiores modernos, construidos con materiales naturales como piedra, madera y palma, algunos de sus visitantes no alcanzan a conocer las principales ciudades de la costa como Santa Marta o Cartagena, sino que llegan directo a esta frontera entre La Guajira y el Magdalena para asegurar al menos tres días en el paraíso, perfecto para los que buscan un alojamiento natural, sostenible y preservar la biodiversidad.

INSEGURIDAD

Pero, ¿qué tipo de seguridad tienen las personas que optan por hospedarse en las afueras de la ciudad? Desde hace algunos años se ha presentado una serie de situaciones desafortunadas que ponen en jaque la seguridad y la economía de los habitantes y dueños del turismo de ese sector.

Durante el 2017 se han registrado cuatro robos en diferentes establecimientos de la zona, según los afectados, por el modus operandi han concluido, que puede tratarse del mismo grupo delincuencial.

Lo más grave de la situación es que los propietarios de los hoteles han decidido ser prudentes y prefieren mantener oculta su identidad por miedo a represalias por parte de los atacantes y a las consecuencias que puedan sufrir turísticamente.

Parece, que el emprender una idea nueva de turismo como los ecoshostels, que por sus características de estar ‘en medio de la nada’ simplemente rodeados de un inmenso mar, arena y palmas, permite que los delincuentes “hagan de las suyas” evadiendo capturas e investigaciones.

LOS CASOS

Casagrande, Costeño’s Beach y Gitana del Mar en Buritaca, son los establecimientos que han presentado casos de hurto este año. OPINIÓN CARIBE, habló con los representantes de cada uno de los hoteles afectados, quienes prefieren ocultar su nombre por miedo a las represalias por parte de los presuntos delincuentes.

Costeño’s Beach es un lugar maravilloso que enamora desde el primer momento, su ubicación es un punto de partida ideal para explorar el resto de Santa Marta, pero, desafortunadamente es una de las recientes víctimas de esta banda delincuencial.

El hecho ocurrió en el amanecer del lunes 6 de noviembre pasada la medianoche. Uno de los administradores del lugar señala, que ese día ingresaron seis o siete personas encapuchadas con armas de fuego, abordaron al vigilante, que no tiene ningún tipo de armas, y con un revólver apuntándole en la cabeza, le exigieron que los llevara donde la persona que estaba a cargo del lugar.

Llegaron hasta la habitación del administrador del hostal y de inmediato se dirigieron hacia la recepción donde se encontraban algunos huéspedes a quienes hicieron entrar en la cocina y los despojaron de todas sus pertenencias. Las pérdidas económicas alcanzaron los 15 millones de pesos esa noche; sin contar con que algunos de los huéspedes aterrorizados abandonaron las instalaciones sin pagar.

En Casagrande el panorama no es diferente, de acuerdo con uno de los testigos presenciales y trabajadores del lugar, el robo ocurrió el 8 de mayo a las 11:00 p.m. “en ese momento había solo dos cabañas ocupadas, ingresaron siete hombres encapuchados, con guantes, nos encerraron en la cocina y procedieron a hurtar unos cinco millones de pesos, entre dispositivos móviles, dinero en efectivo y la caja fuerte”, dijo uno de los afectados, quien pidió reservar su nombre.

Mientras tanto, en La W Radio, Ryan Gorman, dueño del hostal Gitana del Mar, hace la denuncia formal a los medios de comunicación, sobre la situación que están viviendo. “Van unos cuatro años en que los atracos son el pan de cada día en varios los hoteles ubicados en diferentes playas, las denuncias ya se han elevado, pero no hay respuestas positivas por parte del Ejército y la Policía sobre posibles capturas”.

En Gitana del Mar, el hurto se presentó hace una semana, sin embargo, se negaron a entregar información oficial a OPINÓN CARIBE con el argumento de que los hechos se encuentran bajo investigación policial, pero, se pudo establecer por otras fuentes, que las modalidades son las mismas y que se encuentran igual de preocupados los demás hoteleros.

Los dueños de los establecimientos han hecho lo posible por garantizar la seguridad de sus huéspedes, pero este fenómeno se ha vuelto difícil de controlar, sobre todo, si no se tiene el acompañamiento eficaz por parte de las autoridades. “Si no vemos resultados es difícil confiar en su labor”, concluyó Gorman.

ESQUEMA DE SEGURIDAD

El esquema de seguridad con el que cuenta cada hotel es un sistema de cámaras que permite grabar todos los movimientos que se realizan en el lugar, sin embargo, fueron completamente burlados por los victimarios, quienes destrozaron las mismas y se llevaron los discos de grabación. Cabe anotar, que ninguno de los establecimientos anteriormente mencionados cuenta con un guardia de seguridad armado.

“Lo que hacemos es darles empleo a las personas de la región, nuestros guardias no están armados, porque nunca se había visto la necesidad, por eso insistimos en que los que están delinquiendo no son personas de la zona”, manifiesta uno de los afectados, quien por seguridad prefiere reservar su nombre.

SIMILITUDES EN LOS HECHOS

Al estudiar las versiones de los testigos del hurto en cada uno de los sitios, se puede concluir que no solo tienen en común este pequeño e inigualable paraíso, sino que los delincuentes operan de formas muy similares; son jóvenes del sexo masculino, usan pasamontañas y guantes para cometer los delitos, además de encerrar a todos los huéspedes en la cocina, lugar en el que generalmente se encuentra la caja fuerte. Todos coinciden en que esta banda ya había estudiado el terreno, tienen conocimiento de la ubicación del dinero y la cantidad aproximada de huéspedes.

“Todos los pertenecientes al grupo de delincuentes son jóvenes, tienen acentos diferentes, no son de estos lares, y solo dos de ellos hablan con las víctimas”, explica uno de los administradores de Costeño’s Beach.

Gorman, dueño del hotel Gitana del Mar, de igual manera, declara, que “es una banda de jóvenes que hace parte de otros grupos más grandes que ya se desmantelaron”, lo cual reafirma las versiones de las otras víctimas.

A pocos minutos de Buritaca se encuentra una estación de Policía, pero los hurtos han aumentado en esta zona.

LAS AUTORIDADES

La zona donde se encuentra ubicada Buritaca está en medio de dos estaciones de seguridad: la guardia a cargo del Parque Tayrona y la estación de Policía Metropolitana. El coronel, Gustavo Berdugo, comandante de la Policía Metropolitana, manifestó frente a la situación que se vive en las cabañas de Buritaca, que “hay un trabajo importante para ubicar a esta banda, hay operaciones constantes para capturar a algunos cabecillas, sabemos que se mantienen en esos sitios, son grupos dedicados al narcotráfico con órdenes de captura, que ya están judicializados.

La Policía Metropolitana tiene la capacidad de ubicar a estos delincuentes, siempre lo hemos hecho, esta no va a ser la excepción, van a ser capturados en cualquier momento”.

Es importante destacar, que Buritaca es un sector importante, cuyas visitas de turistas en forma permanente ha permitido su crecimiento turístico, pero de manera desorganizada. Así lo planteó el Comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, quien indicó, que “se han llevado a cabo reuniones con los hoteleros de esta zona, planteándole unas coordinaciones sobre la seguridad, porque en la medida que uno crece y va generando desarrollo y empleo, implica que también se deben tomar algunas medidas especiales”.

Razones que llevan a realizar mesas de trabajo con entidades como el Ejército y el Distrito.

El Coronel Berdugo se refirió a los hechos de delincuencia registrados en Buritaca, exponiendo que, “tenemos dos denuncias, se viene realizando un plan de inteligencia y de investigación criminal, con toda seguridad los vamos a capturar hay unas recompensas también que a través del Distrito se están ofreciendo: 10 millones de pesos para las personas que nos puedan dar información para la ubicación y captura de estos delincuentes que han atracado a varios hoteles de ese sector. Hay también un plan de patrullaje y control coordinado con el Ejército”.

Por su parte, los hoteleros están temerosos frente al impacto negativo que le puede ocasionar a sus empresas este tipo de situaciones.

Tan pronto como Casagrande elevó la denuncia formal ante las autoridades, los medios de comunicación difundieron la noticia, ello alejo al turismo unos dos meses, además de las pérdidas económicas.

Para los administradores de Costeño’s Beach fue incontrolable el flujo de huéspedes que huyó del lugar, muchos sin pagar cuentas de días de hospedaje, produjo grandes pérdidas económicas.

En conversación con uno de los administradores, quien pide la reserva de su nombre por seguridad, relata que hace un tiempo, antes de que ocurrieran los hechos, las autoridades aseguraron que se iban a acercar a las instalaciones turísticas para hacerle un control de seguridad a la zona, sin embargo, no se volvieron a presentar en el lugar hasta el día en el que ocurrieron los hechos.

Por su parte, las autoridades declaran, que van a implementar medidas, pero hasta el momento, un año después, no se ha capturado a nadie y la banda sigue haciendo de las suyas en el sector.

OPINIÓN CARIBE habló con Priscila Zúñiga, jefe de Seguridad del Distrito, quien afirmó,que el Ejército se retiró de la zona, porque la Policía Metropolitana no se había desplegado por el sector, sin embargo, al inaugurarse la Estación de Buritaca, esta se convierte en la responsable de la seguridad ciudadana y de la implementación del Código de Policía, “todos los casos son de ellos” aseguró la Jefe de Seguridad del Distrito.

Priscila Zúñiga, secretaria de Seguridad y Convivencia del Distrito.

En el mando de la excomandante de la Mesan, coronela Sandra Vallejos, le aseveró a Zúñiga y por supuesto a la comunidad, que esa estación iba a contar con todas las fuerzas y todas las especialidades, teniendo en cuenta que la Policía Metropolitana es la encargada de los temas de judicialización y de investigación como también de prestar la vigilancia ciudadana en las zonas rurales.

“Nosotros como Alcaldía pusimos en marcha un plan sectorial de seguridad con los hoteleros hasta el mes de marzo, hubo una inversión de dotación de motos, acompañamiento y pago de recompensas por toda la información sobre las capturas de crimen organizado, pero este quedó bajó su jurisdicción”, acotó Zúñiga.

Mientras tanto, desde este paraíso que parece haber sido olvidado por las autoridades, el gremio hotelero pide auxilio a los entes encargados para ponerles un alto a los infortunados hechos que se han vuelto el pan de cada día.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *