Connect with us

Nación

ICBF abrió 74 investigaciones a padres de niños víctimas de pólvora

Avatar

Published

on

Luego de que las autoridades revelaran que hasta la fecha 346 personas han sido víctima de la pólvora en lo que va de diciembre en todo el país, contando 159 casos de menores de edad, Karen Abudinen, la directora del ICBF, hizo un llamado a la conciencia para evitar que los niños manipulen ese tipo de elementos.

Abudinen explicó que el instituto ha hecho un trabajo conjunto con Policía Nacional para incautar pólvora ilegal, pero “los papas deben concientizarse de no usar pólvora, que es como la dinamita; la pólvora acaba con la vida de los niños”.

La funcionaria indicó que su despacho seguirá haciendo esfuerzos para evitar que la cifra de lesionados aumente, sobre todo “el 31 de diciembre; las estadísticas nos permiten ver que en esa fecha habría casi 350 personas, entre adultos y niños, lesionados con pólvora. Por eso hay que continuar la campaña”.

La directora resaltó que el año pasado “teníamos 200 niños quemados en esta misma fecha, hoy son 159, un 20% menos, pero desde que tengamos un solo niño lesionado ya es un dolor absoluto”.

Una de las principales estrategias del ICBF para atacar el uso de pólvora en entornos familiares este 2017 es sancionar a los padres de los niños que resulten quemados durante la temporada, en ese sentido, la directora del instituto hizo un balance de la campaña al explicar que se han “tomado el trabajo de revisar caso por caso, por eso ya hemos abierto 74 procesos administrativos en el ICBF y hemos puesto ya 57 amonestaciones”.

La apertura de estos 74 procesos, explica Abudinen, garantiza que se estén cumpliendo los derechos de los menores afectados e, incluso, se puede llegar a que la custodia de los niños heridos pase a manos del ICBF.

“De hecho ya tenemos siete de los niños lesionados con pólvora con madre sustituta porque nos dimos cuenta que las condiciones no eran aptas para que estuvieran con sus padres”, amplió la funcionaria, quien también resaltó que “la patria potestad sigue siendo de los padres, pero el instituto cuida y protege a estos niños porque nuestro interés es garantizar que los niños estén sanos y salvos”.

Explicó además que cada caso es estudiado por defensores de familia, que evalúan si las familias de los menores lesionados “cumplen con todas las condiciones para que un niño siga en ese entorno, posteriormente se hacen terapias familiares y eso puede tardar un mes o más”, siempre dependiendo del estudio de cada caso individual.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *