Connect with us

Columnistas

MÁS SEGURIDAD… MAYOR DEMOCRACIA

Avatar

Published

on

Saúl Alfonso Herrera

Avanzar democrática y socialmente debe y tiene que ser, además de un deber, una obligación y una realidad de todo pueblo que como tal se considere y respete, lo que tendrá que fundamentarse, entre otros aspectos, en reformas políticas y de justicia profundas, pero sobre todo en la seguridad pública, lo que multiplicará el capital político, para lo que importan en gran medida negociaciones políticas a todo nivel, ganarse las voluntades de todos, pero sin la presencia de los siempre perversos y perniciosos como mezquinos intereses proviniesen de donde proviniesen.

Seguridad y justicia deben rendirle al pueblo y a la democracia buenas cuentas, amén de afianzarse en todo cuanto concierna a la forma y manera integral de hacerse lo inherente a lo público y demás demandas poblacionales, las cuales requieren de voluntad, decisión política y el concurso mancomunado y decidido de todos los ciudadanos, quienes desde la participación activa, el sentido de pertenencia y el control social, han de robustecer y potenciar todo lo que en realidad y verdad concierna y de soluciones a los intereses superiores de la sociedad.

Como ciudadanos debemos ser conscientes que tenemos que ser actores protagónicos contra toda suerte de violencias, actos de corrupción y ayudar a debelar la inseguridad que detiene, entre otros avances, los procesos productivos, desarrollo social y humano, así como el crecimiento económico. Es desarmarnos voluntariamente en lo insano e improductivo, coadyuvar en el logro de mayores márgenes de seguridad y de percepción ciudadana, y velar porqué, además, en las estructuras operativas, haya una verdadera y sólida de cultura del respeto a los derechos humanos. Igualmente, importa que del corto al mediano plazo nuestros habitantes podamos dar testimonio de que no somos una ciudad ni un departamento violento ni permeado por el crimen organizado, donde podamos realizar nuestras actividades cotidianas con razonables márgenes de seguridad. Y si bien y para desgracia de todos, el delito no va a desaparecer, interesa minimizarlo a sus más ínfimas posibilidades.

Importante también en este derrotero, avanzar en gobernabilidad como gran opción y alternativa para la administración pública, en vía a no tener más gobiernos fallidos. Tenemos que procurar ir por buenos y mejores caminos, cristalizar proyecto político de convertir a nuestros territorios en unidades administrativas de vanguardia, en el que se noten claros avances en materia de seguridad y justicia, pasos primeros y definitivos para lograr una mayor y más soportada democracia en beneficio colectivo y plural. saulherrera.h@gmail.com Abogado. Especialista en Gestión Pública

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *