Connect with us

Nación

Malo es el primer magistrado suspendido por la Corte

Avatar

Published

on

Gustavo Malo es el primer magistrado en la historia suspendido por la Corte Suprema de Justicia que decidió apartarlo de sus funciones por estar investigado penalmente por el ‘cartel de la toga’.
Malo después de seis meses de ausencia se presentó hoy ante los integrantes de la sala extraordinaria que decidió en su caso el nuevo reglamento de la Corte Suprema que le permite relevar de sus funciones a magistrados que tengan investigaciones penales.

La mayoría de magistrados votó a favor de que Malo sea apartado del cargo por los cuestionamientos e investigaciones que lo relacionan como parte de la red de corrupción que operó al interior de la Corte Suprema y que favorecía a investigados a cambio de importantes sumas de dinero.

Gustavo Malo había logrado evadir esta facultad de la Corte excusándose con permisos médicos por un dolor de rodilla, una complicación en una cirugía de una hernia, y depresión, además de una licencia no remunerada.

El magistrado se convirtió en el primer togado en ser apartado de sus funciones en toda la historia del alto tribunal, pues esa facultad antes de la modificación del reglamento no existía.

La decisión de apartar a Malo se da de manera indefinida hasta que el Senado -si así lo considera- apruebe la acusación contra el magistrado de la Sala Penal, situación en la que quedaría suspendido del cargo por cuenta del proceso judicial en su contra y dejaría de recibir honorarios.
El expediente contra Malo en la Comisión de Acusaciones, que tiene 73 páginas, lo señala de haber recibido al menos 2.600 millones de pesos para favorecer a investigados como Musa Besaile y Álvaro Ashton en sus procesos por parapolítica.

La acusación primero debe ser avalada por la mayoría de la Comisión, luego por la Cámara en Pleno y finalmente por el Senado. Sólo cuando esto suceda, Malo quedaría suspendido de su cargo y en manos de la misma Sala Penal de la Corte.

El documento proyectado por los representantes Edward David Rodríguez Rodríguez y Fabio Alonso Arroyave Botero considera que hay indicios y testimonios sólidos para acusar a Gustavo Malo Fernández por los delitos de concierto para delinquir, cohecho propio, prevaricato por acción, prevaricato por omisión y utilización de asunto sometido a secreto o a reserva. La pena por esos delitos puede superar los 20 años de prisión.

Información El Tiempo

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *