Connect with us

Nación

El lado oculto del Fondo Colombia en Paz

Avatar

Published

on

El Fondo Colombia Sostenible, uno de los cuatro fondos que integran la gran bolsa de recursos para la puesta en marcha de los acuerdos de La Habana y que fue bautizado Fondo Colombia en Paz (FCP).

Este fondo recibe dineros de las Naciones Unidas, la Unión Europea, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y las donaciones que países amigos del proceso de paz han hecho para darle vida a los acuerdos. También se espera que a esa gran bolsa de dinero ingrese muy pronto el 75% de todo lo que se recaude en el futuro por concepto del impuesto al carbono.

En resumen: miles de millones de pesos.

Este fondo está gerenciado por Gloria Ospina, quien desde el año 2009 ha acompañado a Rafael Pardo en sus campañas políticas, así como en el desarrollo de las diversas tareas que le han encomendado en el sector público.

Hoy Ospina se encuentra en el centro de la polémica no solo por el inmenso poder que habría acumulado en su cargo, sino sobre todo por la millonaria cantidad de dinero que bajo su tutela debe ser asignado a los distintos programas y proyectos que son esenciales para cumplir con los acuerdos de paz.

Se habla de polémica, porque es precisamente la baja ejecución y poca eficiencia en la operación del Fondo Colombia en Paz la que ha generado graves retrasos en el pago a contratistas y en las iniciativas que deben ser lideradas por la Agencia Nacional de Reincorporación, la Agencia Nacional de Tierras, la Agencia para la Renovación del Territorio, así como en la Jurisdicción Especial para la Paz.

Proyectos productivos que no avanzan, incumplimiento a los compromisos con las poblaciones indígenas en Cauca y Nariño, así como fallas en los compromisos con las víctimas, están a la orden del día, y por eso los donantes expresan su «preocupación por la gestión integral del fondo».

Pero más allá de la lentitud en la ejecución de los recursos que forman parte de la gran bolsa del Fondo Colombia en Paz, hay hechos que encienden alarmas y que recaen directamente sobre Gloria Ospina, gerente del fondo.

Pero la funcionaria aseguró que el 88% de los recursos para posconflicto (más de $700 mil millones) ya están comprometidos, sin embargo, todo indica que no hay proyectos para mostrar. Además, manifestó que no va a renunciar a su cargo pese a las múltiples denuncias de funcionarios que trabajan con ella por los retrasos en los pagos para que se ejecuten los programas bandera de la implementación del acuerdo de paz con las Farc.
El Ministerio Público va a poner lupa a la gran bolsa de recursos para la puesta en marcha de los acuerdos de La Habana y que fue bautizado Fondo Colombia en Paz (FCP).

Luego de que se desatara una polémica por la salida de Marcela Huertas del Fondo Colombia en Paz (FCP), más conocida como la bolsa que recibe dineros de las Naciones Unidas, la Unión Europea, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y las donaciones que países amigos del proceso de paz han hecho para darle vida a los acuerdos.

Ante esta situación, la Procuraduría General de la Nación confirmó que ya inició una indagación preliminar para revisar cómo se han llevado a cabo los manejos financieros en esta entidad.

Tomado de W Radio

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *