Connect with us

Columnistas

Nuevas consideraciones sobre la marina y su impacto en las playas samarias

Avatar

Published

on

Abel Rivera García

¿Quién autorizó las actividades de astillero en la marina?

¿Qué riesgos comportan los trabajos de remoción y aplicación de pinturas y fibra de vidrio a los cascos?

¿Que se hicieron las amplias y blancas playas de la bahía de Santa Marta?

Bien lo expresó el médico Alfonso Noguera, en un comentario por las redes: «…. hoy es un desastre ecológico. Lo que empezó como algo bonito y atractivo, terminó en taller y astillero de yates y barcos, porque los polvorines de fibra de vidrio que arrojan las pulidoras, la brisa las esparce en el aire y  van al mar, afectando al ecosistema y a los bañistas. Ya ni el milenario islote de El Morro y su castillo colonial se pueden apreciar desde la playa».

Por mi parte, agrego lo siguiente: la construcción de la marina sobre espolones como barreras hidráulicas, cambió la dinámica de las corrientes en la bahía de Santa Marta y los flujos de arena que aportaba el río Manzanares, que sustentaban la otrora amplia playa samaria, hoy menguada y casi inexistente.

Su construcción ha debido hacerse sobre pilotes hincados que permitieran el natural flujo de las corrientes y la garantía de las deposiciones de arena en la línea de costa de la bahía samaria.

Las licencias otorgadas por las autoridades competentes, antes mencionadas, contemplaban un desarrollo constructivo de la marina, a partir de un punto marino frente al inicio de la calle 22, pero hacia el sur de la bahía (en dirección al club Santa Marta); sin embargo, sin autorización alguna, los dueños de esta, cambiaron su desarrollo hacia el norte de la bahía, creando una verdadera pantalla a la visión panorámica de la bahía, que permitía ver desde El Camellón, todos los sitios desde la desembocadura del Manzanares, El Morro emblemático hasta los muelles del puerto.

MARINA O ASTILLERO INTERNACIONAL

Sobre el astillero, agregó: estas actividades de astilleros, nunca fueron autorizadas por las licencias otorgadas. ¡Jamás se contempló dentro del plan de manejo ambiental ni en el plan operativo de la marina! Hoy es usual ver sobre los muelles de la marina, cinco y más yates en reparación y mantenimiento; lo cual, además de incrementar en altura la pantalla visual que de por sí representa la marina sin los yates en reparación sobre los muelles, son una fuente de peligrosa contaminación fisicoquímica, cuando en las actividades de limpieza y pintura de los cascos de las embarcaciones, se generan partículas y polvillos de la pintura estañosa (acrilatos y butilos de estaño) que se utiliza como biocidas y antiadherentes de moluscos y algas que se fijan al casco de las embarcaciones, en la parte llamada ‘obra viva’ (en contacto con el agua); además de los polvillos de fibra de vidrio, junto con restos y partículas de la pintura que se usa como biocida para evitar corrosión y adherencia de moluscos y algas que se fijan al casco de las embarcaciones, en la parte llamada ‘obra viva’ (en contacto con el agua).

RIESGOS A LA SALUD DE LOS SAMARIOS

Vale reseñar, que ni los samarios ni las autoridades ambientales de salud y medioambiente, conocen qué tipo de pinturas se están removiendo y/o aplicando en el mantenimiento de las naves en la marina samaria. Ello, es importante conocer con detalles, toda vez que, por disposición de la Organización Mundial de la Navegación, entre los países miembros de la Unión Europea, está terminantemente prohibido el uso del tipo de estas pinturas antiadherentes, llamadas órgano-estañosas, sobre todo las que contienen tributilos de estaño, por no ser amigables con el ambiental y comportar un alto riesgo de producir enfermedades degenerativas y teratogénicas como el cáncer, en los moluscos que están en contacto con esas pinturas.

Sin que pueda considerarse una alarma, pero si un llamado de atención para las autoridades con competencia (Minambiente, Dimar, Corpamag y la Alcaldía Distrital) podemos señalar, dada la cercanía de la marina al centro de la ciudad de Santa Marta y la dinámica de los vientos locales, que existe el riesgo cierto de contaminación ambiental, por los restos y partículas fugitivas, altamente peligrosos,  que desprenden de los cascos de las embarcaciones, cuando se reparan en el astillero de la marina de Santa Marta, y pudiesen terminan en los pulmones y bronquios de los samarios.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply