Connect with us

Metrópolis

El estremecedor caso de Nataly

Avatar

Published

on

Daniela Pirela Wisman

En Colombia se ha vuelto cada vez más común escuchar casos que encierran violencia y maltrato hacia los niños.
Consternados amanecieron los samarios el pasado domingo 10 de junio tras conocer la noticia del asesinato de la menor de diez años Nataly Pérez Velázquez, en el sector de Zarabanda, corregimiento de Gaira.

En este caso, se descartó que la menor hubiese sido abusada sexualmente, pero sus derechos quedaron pisoteados y sus sueños truncados.

OPINIÓN CARIBE, entrevistó en exclusiva al abogado penalista y director regional de World Legal Corporation, Carlos Mauricio Ramírez Gaitán, quien ilustró sobre la forma en qué se debió llevar el proceso jurídico que hoy deja dos muertes, la de la menor Nataly y la de su presunto asesino Gilberto Luna:

ver entrevista completa:  https://www.facebook.com/OPINIONCARIBE/videos/1520558981384100/

El caso

Carlos Mauricio Ramírez Gaitán, Abogado

Todo parece indicar que la menor se encontraba sola en su casa, en compañía de su hermano de seis años, luego de que sus padres salieran a comprar algo de comer.
Ante la falta de los mayores, un sujeto aprovecho el momento para cometer el siniestro y herir de muerte a Nataly, propinándole varias puñaladas en el tórax y cuello.
Al volver los padres se percataron de la tragedia, ya que al ingresar a la vivienda hallaron a la menor en el suelo bañada en sangre.

La reacción inmediata fue trasladarla al puesto de salud con la esperanza de que estuviera con vida, pero la menor llegó sin signos vitales.

En un primer momento se concluyó que habría sido abusada sexualmente, pero por medio de un comunicado emitido por la Policía Metropolitana de Santa Marta, se informó que se descartaba el hecho de que la menor hubiese sido accedida carnalmente por su agresor.

Esto se confirmó de acuerdo con el informe de los médicos de turno del puesto de salud de Gaira, quienes atendieron a la pequeña Nataly y, dictaminaron que había muerto a causa de las múltiples heridas por arma cortopunzante que recibió en varias partes de su cuerpo.
La familia

“Entre, abrí la puerta y encontré a mi hija tirada. No sé quién fue, no tengo problemas con nadie, no le debo dinero a nadie”, así lo afirmó el padre de Nataly, Samir Pérez.
Quien también añadió que le dio todo lo que pudo a su hija hasta el último momento, “si quería algo que estaba de moda, y yo no podía dárselo, aunque pasara de moda yo hacía lo posible por dárselo. Lo último que me dijo fue que le pusiera la alarma en el celular porque iba para la iglesia”.

El presunto asesino

Gilberto Luna Plata (Q.E.P.D)

Luego de largas horas de investigación, las autoridades capturaron al hombre que presuntamente habría cometido el atroz crimen de la niña de 10 años en Gaira.
Uniformados del Esmad utilizaron gases lacrimógenos para controlar a la comunidad que quería hacer justicia con sus propias manos.

De acuerdo con las primeras versiones que entregaron autoridades, el hombre capturado era pescador y residía en el sector Zarabanda.

Al momento de realizarle un allanamiento en su vivienda le encontraron sangre en unas prendas de vestir con manchas rojas que a simple vista parecían sangre, está en manos de Medicina Legal corroborarlo. Las prendas fueron lavadas, es decir, se trataron de borrar las evidencias.

El presunto asesino fue sacado de la zona camuflado y trasladado hasta la URI donde fue dejado a disposición de la autoridad competente.

En el interrogadito el señalado rompió el silencio y entro en contradicciones, precisó que él sí estuvo en la escena ayudando a los padres, en ese momento se resbaló y puso la mano en la ventana por la que también, autoridades informaron, ingresó el agresor. Pero está afirmación fue desvirtuada por la familia de Nataly, quienes señalaron que quien estuvo en la escena, luego de que estos pidieran ayuda, fue el hijo, más no él.

La esposa de Gilberto Luna Plata señalado por el crimen, afirmó que su esposo era inocente, ya que cuando sucedieron los hechos se encontraban juntos en su vivienda. “Como una persona que mató a una niña, va a estar relajado así, como si nada”, señaló.

Sobre su esposo afirmó que no era agresivo y no consumía drogas, e insistió en la inocencia de este.

Por su parte, Vicente Guzmán, director de la Fiscalía seccional Magdalena, afirmó que gracias a las pruebas recolectadas y al apoyo de la Sijín, el juez dictaminó la culpabilidad del señalado.
“La muerte de la mujer en nuestro país es catalogada como un feminicidio, es un delito grave y tiene una sanción máxima de pena. La Fiscalía con el aporte de la Sijín reunimos material probatorio suficiente para este estadio procesal, para que el juez considerara que debían imputarse los cargos feminicido agravado, tráfico y porte de sustancias y estupefacientes”.

Un presunto suicidio

Este martes, los samarios se sorprendieron con la noticia de la extraña muerte del señalado.
Gilberto Luna Parra, quien según las primeras pesquisas utilizó su pantalón para acabar con su vida en una celda del CTI de la Fiscalía, donde fue enviado luego de que en la audiencia se le dictara detención en centro carcelario.

El cuerpo sin vida del hombre de 45 años, fue encontrado a las cinco del mañana al parecer colgado de su pantalón el cual ató a su cuello y colgó de un barrote en el sitio de reclusión donde debía ser vigilado por seguridad para ser enviado a un centro carcelario.

Esta extraña muerte deja un sinsabor a la población samaria y, se espera que las autoridades esclarezcan tanto el crimen de Nataly como el deceso de Giberto Luna.

La Constitución

Los derechos de los niños se encuentran consagrados en el Artículo 44 de la Constitución Política Colombiana y son fundamentales, así lo puntualizó Joaquín González Iturriago, director de la regional Magdalena del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

La constitución reza que: “La vida, la integridad física, la salud y la seguridad social, la alimentación equilibrada, su nombre y nacionalidad, tener una familia y no ser separados de ella, el cuidado y amor, la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de su opinión.

Serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos. Gozarán también de los demás derechos consagrados en la Constitución, en las leyes y en los tratados internacionales ratificados por Colombia.

La familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos. Cualquier persona puede exigir de la autoridad competente su cumplimiento y la sanción de los infractores. Los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás”.

En este tipo casos donde se atenta contra la integridad de los niños, los padres de familia, deben responder ante las autoridades ya que ellos tienen en sus manos el cuidado de los menores. Sin embargo, el abogado penalista Carlos Mauricio Ramírez precisó que en este caso los padres no tienen culpabilidad.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply