Connect with us

Metrópolis

En el limbo camellones de la Bahía y El Rodadero

Opinión Caribe

Published

on

En el limbo se encuentran las inversiones planteadas para los camellones turísticos de El Rodadero  y el Rodrigo de Bastidas en la Bahía. El Concejo Distrital le otorgó facultades a la Alcaldía Local de realizar un préstamo por cerca de $25 mil millones de pesos, de los cuales $15 mil financian uno de estos dos proyectos, del los cuales se conoce que los estudios de factibilidad fueron elaborados en 2015. Hoy su destino está sujeto a la situación presupuestal expuesta por la Secretaría de Hacienda, que según las cifras todo indica que los ingresos de la ciudad no están para adquirir compromisos contractuales futuras de tan altas magnitudes.

Dagoberto Ospina, gerente de la Empresa de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUS), asistió al recinto del cabildo samario a explicar en qué va la gestión de financiamiento de las obras en los corredores turísticos y además el proceso de construcción de nuevas vías y mejoramiento de la malla vial afectada. Por su parte, los concejales exigen celeridad en estas obras para que se concreten los proyectos.

«Estas obras están sujetas a las directrices que dicte la junta directiva de la EDUS, la cual está conformada por el Alcalde y las Secretarías de  Planeación, Jurídica e Infraestrcutura» acuñó Ospina, aclarando la competencia en la toma de decisiones sobre las obras.

Camellón Rodrigo de Bastidas (Bahía)

Según lo dicho por Dagoberto Ospina se tiene planeado  que  se de apertura formal del proceso en 3 o 4 semanas, pero esto no significa que la primera piedra tenga que ser en las mismas fechas.

El proyecto contempla la intervención y conexión del colector pluvial de la carrera 1  con el box coulvert del Puerto de Santa Marta, mitigando el problema de inundaciones en épocas de lluvia; asimismo los diseños involucran un mejoramiento del amoblamiento urbano de este sendero.

«La obra se encuentra en estado de licitación pública y tiene un valor cercano a los $14.900 millones de pesos. El contratista hace la obra y el Distrito le paga el crédito a él, esta es una nueva modalidad de financiamiento llamado crédito proveedor. El proyecto está planeado para que su ejecución dure 15 meses incluyendo la etapa de pre construcción. Esta deuda se pagará con los dineros de la contraprestación Portuaria, la cual de estos recursos le corresponde el 20% al erario local. A final de este año o principio del otro estarían iniciando las obras» dijo Ospina.

Camellón de El Rodadero

El proyecto en El Rodadero lo estructuró el Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade)  por solicitud del Fondo Nacional de Turismo (Fontur) en 2015, pero no se dio viabilidad  en vista de la urgencia en actualizar la redes hidrosanitarias del sector a intervenir. Estas obras están presupuestadas en al rededor de $15 mil millones de pesos que serían tomados del préstamos que el Concejo autorizó para que se realizara.

«Como los estudios son de 2015 se debe realizar un estudio de movilidad, así lo ha querido la actual administración. Ya que se contempla convertir la carrera 1 en peatonal con algunos permisos de cargue y descargue en horas concretas. Esta obra se calcula en cerca del $15 mil millones de pesos. Aquí el problema es la fuente de financiación. No podemos adjudicar un proceso que no pueda ser financiado» dijo el Gerente de la EDUS.

Malla vial de la ciudad

Esta obra tiene un alcance establecido con un monto agotable de $100 mil millones de pesos, se hace por obras públicas y se ejecuta hasta donde se pueda. Es decir, según lo dicho por el representante de la EDUS, las obras se pagan en la medida en que se van ejecutando.

El listado de las calles a intervenir fue depurado en las vías que no requieran intervención de acueducto y alcantarillado y de predial, son en total 100 en toda la urbe.

Al terminar la sesión sigue la sensación en el Concejo de Santa Marta que los rumbos de los proyectos sigue siendo inestable e intransigente por lo que no se acelera la intervención en estas 3 grandes obras en la ciudad. «Falta voluntad política por parte del alcalde (e) Andrés Rugeles, ya han pasado 4 meses desde su llegada y con respecto a esto no se ha agilzado su proceso» concluyó el concejal Carlos Mario Mejía.