Connect with us

Entrevistas

“Hay una enfermedad peor que me hace competencia en este momento y es la corrupción”: Señora Covid19

Opinión Caribe

Published

on

Entrevista virtual.

En una entrevista exclusiva, haciendo uso de los artificios que ofrece la literatura, la Covid19 explica cuáles son sus alcances, sus propósitos y sus temores.

Por: José G Esquea Orozco

Periodista

 

De movimientos lentos, pero eficaces. Diminuta, pero letal. Sonriente e inescrupulosa siempre y sin renunciar a sus propios temores, se ha convertido en una de las peores amenazas del siglo XXI. Se trata de la Señora Covid19, la nueva cepa de coronavirus que está causando estragos, logrando mantener confinada a gran parte de la población, matando a más de 201 mil personas (a corte de 26/04/20 4:00 p. m.) y mantiene infectados a más de 2 millones  844 mil ciudadanos en todo el mundo.

En el caso de Colombia, la Covid19, nuestra invitada de hoy, ha mostrado su eficacia a pesar de las decisiones adoptadas por el Gobierno Nacional para contener su acción y evitar el colapso del precario sistema de salud. Es así como la cifra, preocupante por demás, soporta un registro de 244 muertos, 5.379 infectados y el guarismo esperanzador de 1.133 recuperados hasta la fecha.

La Señora Covid19 concedió una entrevista virtual a este periodista, entregando detalles acerca de cómo es que se ha convertido en el tema del momento, logrando números tan dramáticos en toda la población mundial.

 

Señora Covid19, ¿quién es realmente usted?

Lo primero es que le quiero agradecer por llamarme la y no el, porque yo soy mujer, mi género es femenino. Yo soy la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Debo decir que los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

 

¿Usted de dónde viene?

Hasta hace poco yo era una enfermedad desconocida, así como el virus, antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

 

¿Usted cómo hizo para infectar a las primeras personas en Wuhan, China?

(Risas) La verdad, ese es mi gran secreto. En este tema no quisiera poner sobre la mesa alguna respuesta que pueda generar tergiversación; pero en realidad, esta situación generada por mí, tenía que pasar.

 

Pero si usted lo que genera es muerte…

Por eso. Pero revisando todo desde el punto de vista positivo, mire cuanto ha ganado la naturaleza con mi presencia señor periodista. Las especies del reino animal están disfrutando de la parte que les corresponde en el planeta. El medio ambiente no está recibiendo las cantidades de monóxido de carbono generado por las industrias y los automóviles. Entonces, no todo es malo.

Hay quienes afirman que la industria farmacológica es la más beneficiada con su llegada a nuestro mundo, porque se han ‘disparado’ las ventas de geles antibacteriales y medicamentos analgésicos que supuestamente la combaten…

Pues se están enriqueciendo mucho más y es con base en mentiras, porque los antibióticos no son eficaces contra los virus, solo contra unas primas mías que son las infecciones bacterianas. Recuerde mi querido periodista que yo soy causada por un virus, de modo que los antibióticos no me hacen daño.

A propósito de su imagen y reputación, usted desde que llegó a este mundo ha sido tendencia en redes sociales y copa la agenda de medios de comunicación y autoridades en el ámbito político y administrativo. ¿Usted tiene director de comunicaciones o community manager?

Claro que sí. De forma decidida conformé mi propio equipo de comunicaciones, porque siempre existe el deseo, así como ocurre con ustedes los humanos, de ser primero; y yo he venido a convertirme en la primera enfermedad. Y quiero decirle que los resultados presentados por mi equipo de comunicaciones, hablan por sí solos.

No hay duda Señora Covid19, no solo tiene agenda diaria en todos los medios del mundo, sino que además, está en la agenda de todos los gobiernos. ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención?

Bueno, yo aparecí en escena en diciembre del año anterior; se puede decir que lo hice en el continente asiático y en China dieron muestras de su disciplina en materia de acoger las medidas del gobierno; pero, por ejemplo, en Europa, especialmente en Italia y España, me menospreciaron y ahí están los resultados. Lo mismo ocurrió en Estados Unidos, donde el presidente (Donald) Trump ha tenido que aceptar que conmigo no se juega; sin embargo, me favorecieron mucho las medidas tardías y la disyuntiva entre salud y economía, y pude aumentar mis cifras letales.

¿Le parece que Trump se equivocó?

Trump es acaudalado económicamente, presidente del país más importante del mundo, ¿qué más puede pedir? El capitalista siempre pensará que primero está la economía y eso fue lo que ocurrió; pero ese es problema de los gobernantes, no mío.

Pero es que usted ha puesto a correr a los gobernantes…

Todos los que creyeron que yo era una simple gripita: Trump, López Obrador, Bolsonaro, etcétera, hasta el punto que un día aseveraron eso y días después, sin siquiera pedírselo, salieron a rectificar. Es que yo vine a este mundo a lo que vine.

 

Señora Covid19, ¿usted ha visto alguna enfermedad generada por un virus, peor que usted en este momento?

Por supuesto. Es mucho peor que mi presencia, y prácticamente me hace competencia en este momento: la insensatez e infamia de muchos políticos que tienen enquistada la enfermedad de la corrupción, sobre todo en países de Latinoamérica, y se están aprovechando de mi cuarto de hora, para robarse la plata pública, esos recursos con los que deberían estar atendiendo todo este desastre que estoy generando; pero en vez de ello, lo que están haciendo es provocar otro desastre mayor. También son una pandemia.

¿A qué se refiere puntualmente?

Fíjese que en un país como Colombia, todos los ministerios del Gobierno Nacional se han unido para enfrentarme; sin embargo, también se han multiplicado las tareas de la Contraloría General de la República, la Fiscalía y la Procuraduría General de la Nación, para tratar de evitar que los políticos corruptos sigan haciendo de las suyas.

¿Y usted cree que ese trabajo conjunto de los órganos de control arroje algún resultado?

Ya los estamos viendo: el procurador (Fernando) Carrillo confirmó la suspensión por tres meses, y de manera preventiva, del gobernador del Chocó, Ariel Palacios, al tiempo que solicitó la suspensión de un millonario contrato en ese departamento suscrito de manera reciente, en medio de la pandemia. También los directores de los tres organismos indicaron que se citó a audiencia de juzgamiento disciplinario a la alcaldesa de El Socorro (Santander), Claudia Luz Alba Porras Rodríguez, por presuntas irregularidades en la celebración de dos contratos. Además el ministro de Agricultura, Rodolfo Enrique Zea, está siendo indagado por la Fiscalía General de la Nación por presuntas irregularidades de contratación durante la emergencia sanitaria provocada por mí; como también a los gobernadores de Arauca, Vichada, San Andrés y Magdalena.

A propósito de Magdalena y Santa Marta, que es desde donde realizo esta entrevista Señora Covid19, ¿acaso usted está enfocada en este territorio?

Lo que ocurre es que, así como se están haciendo las cosas en Santa Marta y Magdalena, es como a mí me conviene que se hagan. Es por eso que el fiscal general Francisco Barbosa, dijo que “el gobernador Carlos Caicedo Omar, está siendo indagado preliminarmente por presuntas irregularidades en el manejo de contratos destinados a enfrentar la emergencia por el coronavirus en el departamento del Magdalena”.

Lea también: Carlos Caicedo tiene 15 investigaciones en la unidad de fiscales ante la Corte Suprema de Justicia

Señora Covid19, pero esto quiere decir que su llegada lo que ha hecho, además de matar a las personas, es servir de puente para que los corruptos sean más corruptos…

Yo creo que el corrupto nunca dejará de serlo. Ahora bien, déjeme decirle señor periodista que yo soy una enfermedad con unos objetivos bien marcados y lamento profundamente que los gobernantes se aprovechen de la circunstancia para quedarse con los recursos que son de la gente. Yo he visto que en ciudades como Santa Marta y departamentos como Magdalena, están deseando tener un buen sistema de salud para atender a todas las personas que de forma rápida yo voy infectando; pero ¿cómo van a hacer si desde siempre esos recursos los han desviado para los bolsillos de quienes ostentan el poder? Entonces yo no soy la causa de esos males.

¿Usted cree que se están aprovechando de la gente, sobre todo la gente pobre?

Por supuesto. Porque no se dan cuenta que hay un camino para servir, para orientar el buen uso de los recursos públicos en situaciones como esta que yo he generado; sino que deciden tomar el atajo de la corrupción, de la indiferencia, porque están acostumbrados es al autobombo. Entonces, ocurre que aglomeran a la gente para generar la sensación de que están haciendo las cosas bien; pero en realidad lo que hacen es ponerme a los ciudadanos en bandeja de plata, aprovechándose de sus necesidades, para que yo me pueda propagar.

Lea también: Presidente de la JAC de Altos del Yucal afirma que hace 20 días pasó la lista para las ayudas y aun no se sabe cuando llegan los mercados.

¿Quiere decir que a los corruptos lo que les conviene es que haya más enfermos?

Obviamente sacan partido de ello. Si hay más enfermos, habrá más recursos para atender a esa población que además lo necesita, más plata para entrega de ayudas, mercados y bonos solidarios; y es ahí donde sacan sus garras para quedarse con lo que no les pertenece. Yo me siento cómoda en Santa Marta y Magdalena, las cifras sin lugar a dudas de personas conmigo en su organismo van a aumentar sustancialmente. Y debo decirlo también, el número de muertes será impensable. Le confieso que es un tema del que no me gusta hablar; pero seguro en un país, un departamento y una ciudad como estos, la corrupción es una enfermedad peor que yo, que viene matando muchísima gente desde hace décadas.

¿Esa comodidad de la que habla cuando se refiere a Santa Marta, obedece a alguna situación en particular?

Además de las que ya he enunciado, la falta de agua. Claro, porque si a mí me combaten es con agua y jabón, en esta ciudad uno de esos dos componentes es muy escaso, por la causa que sea: por falta de voluntad política, por corrupción, etc., lo cierto es que sin agua, parece contradictorio, me muevo ni pez en el agua.

Lea también: Sin luz, sin agua y sin comida, así permanecen los habitantes

Siempre se ha escuchado que le va mejor en el clima frío. ¿Cómo se siente en Bogotá?

Bueno en esa ciudad, que obviamente la concentración de víctimas potenciales es mayor por su gran número de habitantes, me ha ido bien; pese a todas las decisiones que han tomado los gobiernos: el presidente Iván Duque y la alcaldesa Claudia López. Siempre me sentiré mejor para seguir atacando, si continúan con el enfrentamiento político que han venido protagonizando ellos dos. Esas discusiones políticas en las que se han centrado, terminan dejándome en un segundo plano y es allí donde soy mucho más letal.

Sobre todo con la población mayor…

Normalmente las personas en edades superiores a los sesenta y setenta años, presentan algún tipo de enfermedades como la diabetes, tensión arterial, entre otras, entonces cuando yo llego a esos organismos, les resulta muy difícil escapar de mi letalidad. Eso no quiere decir que no pueda ser letal en personas jóvenes, de hecho, ya son muchas las víctimas que tengo a cuestas. Pero en el caso de los más viejos, me declaro inocente con lo que ya se empieza a plantear y de lo que me estarían culpando, porque se habla de los aplausos de algunos gobiernos en relación con esa realidad, porque no pagarían miles y miles de millones de pesos en pensiones, eso es aberrante. No tengo nada que ver con tal infamia.

Señora Covid19, yo quiero agradecerle por concederme virtualmente este espacio. Ahora por favor, entrégueles un mensaje a quienes aún piensan que lo suyo no es nada serio.

Gracias a usted porque me permitió ser directa como me gusta. Quiero decirles a los ciudadanos que sigan así. Que no se laven las manos, que no usen tapabocas, que salgan a las calles y se reúnan en masa, porque así es que me gusta a mí, para infectarlos a todos y matarlos. Ese es mi propósito.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *