Connect with us

Columnistas

El conocimiento será tu dinero para el futuro

Opinión Caribe

Published

on

Por: Manuel Guillermo Torres Lopera

El mundo laboral está afrontando una crisis de desempleo por causa de la pandemia del Covid-19, muchas empresas se han visto obligadas a cerrar sus puertas y a despedir masivamente a sus empleados ocasionando un trauma social, las economías de los países se están estancando y la población de consumidores cada vez más reducida  y tienen el privilegio de gozar del poder adquisitivo para comprar bienes y servicios.

Los gobiernos están haciendo el esfuerzo de ampliar la cobertura de los programas sociales y de inyectarle recursos económicos a sus presupuestos para asistir con un ingreso básico a esa población de desempleados golpeados por la crisis sanitaria.

El salario mínimo vital es la contraprestación que recibe todo trabajador por aportar su fuerza laboral para que la empresa haga parte del motor productivo que dinamiza la economía de un país, pero esa remuneración se encuentra amenazada por la agenda de la automatización en que los empresarios optarán para salvaguardar sus intereses, les tocará disminuir las nóminas y entrar al proceso de transición de que las máquinas hagan funciones que el humano realizaba en las fábricas, antes de la pandemia este cambio de reemplazar la mano de obra humana por máquinas inteligentes se estaba dando a un paso muy lento, muchos creían que esas grandes transformaciones podían culminarse en América Latina en un tiempo de 30 a 50 años, pero la realidad nos muestra otro panorama distinto una inmediata  aceleración al cambio.

También hay que precisar que el sector público no va a ser la excepción a este proceso, el Estado se verá obligado de hacer transformaciones para entrar en la era de la automatización y creo que el objetivo mayor será la reducción en el recurso humano que en el ámbito laboral es la que mayor emplea, no nos extrañemos que una entidad en el futuro este conformada por el representante legal, un asesor y el resto de funciones lo maneje una máquina, veríamos menos burocracia y más dinero para disponer en futuras crisis.

Debido a que la humanidad está enfrentando un enemigo invisible que está enfermando al hombre y poniendo en riesgo su vida y posiblemente vendrás otros virus muchos más letales que este, los empresarios estarán en la imperiosa necesidad de vincularse a ese proceso de automatización, las razones que lo llevarán a tomar esa decisión es que los robots tendrán una ventaja sobre el humano que no se van a enfermar, no protestarán por bajo salario y lograrán realizar labores eficientes.

No hay que desconocer que los humanos van a dirigir el funcionamiento de estas máquinas inteligentes y aquí es a donde me quiero centrar en este análisis. Y quiero destacar el pensamiento analítico de OSBORNE se refiere” a que la probabilidad de automatización de un trabajo está muy estrechamente relacionada con el nivel de habilidades o estudios. La gente con altos niveles de habilidades o estudios estará bien equipada para moverse hacia los nuevos trabajos que surjan en los próximos años, mientras que los están menos capacitados serán los que corren más riesgo de ser reemplazados por completo”.

Se viene un desempleo tecnológico que hay que confrontar y nos abre la posibilidad del camino de la reinvención para sobrevivir a los grandes desafíos  de la tecnología.

“Algunos empleos dejarán de existir, pero la gran mayoría de los trabajos no desaparecerán, sino que se transformará. Muchas de las cosas que hacemos hoy serán hechas por las máquinas inteligentes”. ANDRÉS OPPENHEIRMER.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *