Connect with us

Columnistas

El Asalto a la Unimag

Opinión Caribe

Published

on

Por: Edgar Jafet Hernández

El próximo 26 de octubre de 2020, se sabrá si la contradictoria intención de asaltar a la Universidad del Magdalena desde el Palacio Tayrona rinde frutos, digo contradictoria porque, quien según se dice promueve al candidato que quiere asumir el “RETO” por la Unimag, fue Rector de dicha institución y en su momento se opuso valerosamente a la intromisión de actores políticos en asuntos del alma mater, defendió la autonomía universitaria y asumió los costos personales y jurídicos que enfrentarse a las maquinarias políticas de la época conllevaba.

Entonces, resulta contradictorio que quien otrora exigía respeto por la autonomía universitaria y demandaba que actores externos, no se involucraran en los procesos democráticos de la universidad, hoy en su condición de actor político y paradójicamente, en la misma posición de quien en el pasado lo persiguió, lo denuncio y lo termino privando injustamente de la libertad, dedique ingentes esfuerzos en hacer elegir a su apadrinado. Pareciera que la experiencia no nos enseño nada y la historia entonces tiende a repetirse en un ciclo infinito al y estilo de Dark.

Por supuesto que, lo que esta en juego en las próximas elecciones de la Unimag, no solo es la coherencia de uno de los principales actores políticos en la región, tampoco se trata de la continuidad o no de un modelo de gobierno universitario, que, en mi opinión, ha sabido en la mayoría de los casos, armonizar los insumos heredados de los gobiernos que lo antecedieron y ha puesto a la universidad en una senda, que como egresado de la misma, estimo ha sido interesante y en efecto, innovadora.

La realidad es que hay mucho más en juego, sobre todo en un nivel esencial de democracia, que debería estar inspirada en principios de pesos y contra pesos, ya que la propuesta que se construye a partir del “RETO”, en caso de hacerse realidad significará en la práctica, que, por primera vez, en la historia del Departamento del Magdalena, una sola fuerza política controlará, las tres mas importantes y poderosas instituciones publicas del Departamento. Será en la practica un monopolio sin precedentes, un golpe certero a los principios democráticos y un incentivo más en la consolidación de un modelo de gobierno autocrático donde la máxima es “conmigo todo, sin mi nada”.

En el 2016, cuando el entonces rector anunció su intención de modificar los estatutos, para reelegirse para un tercer periodo e indefinidamente inclusive, públicamente rechazamos su propuesta y jurídicamente contribuimos a derrotarla en el Consejo Superior, las reelecciones indefinidas y la perpetuación de un mismo actor por periodos tan largos en el poder, no es sano y no contribuye en nada positivo a los ideales de democracia.

Igual de peligroso es para la democracia perpetuarse en el poder, como lo es la concentración de poder en uno o pocos actores, de hacerse realidad el proyecto “RETO” en la Universidad del Magdalena, en mi opinión se creará el escenario propicio para que, en el Departamento por los próximos años, cualquier propuesta política divergente a la del grupo en el poder sea anulada. Como de hecho ya sucede en algunos escenarios. Ese tipo de situaciones no son deseables y por supuesto que resulta contradictorio que un movimiento ciudadano, alternativo y popular constituya un riesgo para el pluralismo, pero esa es la realidad que los hechos nos muestran.

Por estas y muchas más razones, mi invitación a docentes, estudiantes y egresados es a que analicen con detalle el escenario macro de lo que esta en juego, que recuerden que uno de los mas importantes principios de la educación universitaria, es su autonomía, que piensen como demócratas y defiendan la Universidad del Magdalena de un inminente asalto.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *