Connect with us

Sin categoría

Abandono del CDI de Bonda, una obra de arte abstracto no figurativo

Opinión Caribe

Published

on

Hace un año y 9 meses, OPINIÓN CARIBE entrevisto a dos líderes sociales del corregimiento de Bonda, Saúl Martínez y Magali Bautista quienes en esa vez le exigieron a la Alcaldía de Santa Marta seriedad y cumplimento en la entrega oportuna del proyecto del Centro de Desarrollo Infantil, CDI el cual inicio desde el 2015 y hoy en día sigue siendo un elefante blanco más en la capital del Magdalena.

Durante la alcaldía de Rafael Martínez, y luego del 1er año de mandato de Virna Johnson, el CDI de Bonda sigue igual, solo figura un esqueleto que al pasar del tiempo parece más obra de arte abstracto no figurativo, al cual deberían darle el premio Future Generation Art.

Una obra inconclusa que se firmó en 2014 e inicio construcción en el 2015 con un costó más de 2 mil millones de pesos y que, en la actualidad, se encuentra abandonada y deteriorada, pese a que el anterior alcalde Rafael Martínez se comprometió a entregarla en diciembre del 2019, lo cual incumplió.

Desde el 13 de diciembre del 2018 no se mueve un bloque en el sitio y todavía no hay fecha exacta de entrega. Mientras tanto, el óxido se apodera de las estructuras metálicas, los paneles se caen a pedazos y el sitio es una cueva para la drogadicción y la maleza.

Saúl Martínez, menciono que, “La comunidad ha sido saqueada, se jugó con las emociones de todos porque pensamos que con esta obra íbamos a lograr unificar todos los hogares infantiles y darle una mayor formalidad a la educación. Está desmotivada la comunidad”.

El predio en el que se adelantaron los trabajos son terrenos sin legalizar, en el cual funcionaba un parque en donde los niños se divertían. El trato hecho por los bonderos era que aceptaban la construcción del CDI siempre y cuando le cumplieran con esta estructura, en vista que los beneficios ofrecidos eran mayores. “Este proyecto por el momento deja un impacto negativo porque al ser un lote prácticamente abandonado y lleno de maleza, genera inseguridad” aseguró Bautista.

Durante diciembre del 2019, la Contraloría General de la República evidenció debilidad en las funciones de supervisión por parte de la Alcaldía de Santa Marta en las obras de ejecución del Centro de Desarrollo Infantil y la Ludoteca del corregimiento de Bonda, por la falta de rigurosidad y eficiencia de las labores de control y vigilancia de los recursos distritales.

El contrato que se firmó hace seis años y algunos meses su presupuesto fue entregado por casi el 90 por ciento para ser terminado en seis meses y luego que los contratistas abandonaran la obra durante el mes de diciembre del 2018, fue motivo para que la Contraloría General de la República, CGR, hiciera una visita el 20 de septiembre del 2019 para verificar que la estructura presentaba deterioro, daño y limitación en su uso.

La Contraloría evidenció la configuración de un daño al patrimonio público en cuantía, solo con Bonda, por $1.948.488.858, por la “pérdida del monto total de los recursos públicos invertidos en obras inconclusas”. Sin embargo, el Distrito argumenta que, por no haberse recibido, ni liquidado el contrato, resultó prematuro aseverar la existencia de daño patrimonial al erario público.

El órgano de control insiste de este daño, puesto que reflejó los problemas de falta de planeación y ejecución, los cuales derivan que a la fecha no existe certeza de la culminación real de las mismas.

Hasta el momento, el ente de control no se ha vuelto a pronunciar sobre este gran elefante blanco que ha afectado los recursos públicos de la ciudad y a la comunidad.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *