Connect with us

Metrópolis

Estadio Sierra Nevada, “un capricho estúpido, costoso y sobre todo corrupto” Carlos Andrés Salas

Opinión Caribe

Published

on

Durante el mandato de Carlos Caicedo en la alcaldía de Santa Marta (2012-2015) recibió de las manos del entonces gobernador Luis Miguel Cotes, el Estadio Eduardo Santos y demás escenarios deportivos, con el fin de que el Distrito, invirtiera en estos y poder realizar los Juegos Bolivarianos del 2017, en el gobierno de su sucesor Rafael Martínez.

En el 2013, cuando recibió los escenarios deportivos, Caicedo, “hablaba de una inversión de 40mil a 45mil millones de pesos para su remodelación. También decía que la Alcaldía ya había apropiado más de 10mil millones para el proyecto y los demás recursos los daría la Nación. Esas eran las cuentas” así lo afirma el abogado Carlos Salas, en medio de un hilo en la red social Twitter.

Con el pasar de los días, todo cambió, Caicedo quiso demoler el hasta ese momento único estadio de Santa Marta, el Eduardo Santos, puesto que según estudios, este no soportaría una remodelación. En su lugar quiso construir una arena de eventos, lo cual no pudo hacer.

Tras unos meses de discusión y expectativa por saber si se remodelaría o tumbaría el Eduardo Santos, un grupo de ciudadanos logró conseguir que dicho lugar se convirtiera en Patrimonio Cultural y Deportivo de la Nación, de esta manera impidieron su demolición.

Posterior a esta intervención, a las afueras de la ciudad en sector Bureche, se dió inicio a la construcción del Estadio Sierra Nevada, con una inversión de 69 mil millones, casi el doble de lo proyectado para la remodelación del Eduardo Santos, afirmó Salas.

El presupuesto inicial que era de 52 mil millones, con recursos del Distrito, este contrato tuvo dos adiciones de más de 17 mil millones de los cuales 9 mil fueron recursos de la Nación.

Lo más sorprendente del caso es que ni siquiera la problemática del agua ha obtenido inversiones tan cuantiosas, pues para el estadio hubo un presupuesto de casi 70 mil millones y para el agua, tema por el que aún los samarios se viven quejando no ha presentado alguna alternativa eficiente o solución definitiva.

El plazo de 12 meses pactado al principio de la obra no se cumplió, por lo cual la inauguración del estadio y los juegos bolivarianos, se realizó en un estadio sin terminar.

Salas, compara la inversión del estadio de Santa Marta, ciudad que tiene un solo equipo y en segunda división, con estadios de otras ciudades que en menos tiempo, con menos inversión y con más capacidad para personal invirtieron menos.

En octubre próximo, el Sierra Nevada celebrará 5 años y aún continúa inconcluso, a pesar de que la alcaldía argumenta que solo falta un 3% de trabajos y de que Martínez en varias ocasiones se comprometió a entregarlo.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *