Connect with us

Columnistas

La guerra de principios y valores

Opinión Caribe

Published

on

Por: Mateo Torres Lopera

En nuestra sociedad se viene desarrollando una nueva tendencia que enfoca un cambio radical en importantes instituciones una de ella es la familia, el sistema tradicional en la que crecimos ha venido perdiendo relevancia.

Las redes sociales han sido un canal para poder influenciar, hoy vemos que hay demasiada información y poco análisis lo que hace más vulnerable a las personas que frecuentan estas redes.

El progresismo es un fenómeno que está penetrando astutamente en el ámbito económico, político y social para imponer sus principios y valores ha ganado espacios estratégicos, como en el liderazgo político muchos están recogiendo estas ideas y las agendan en sus programas de gobiernos, promoviendo la legalidad del aborto, la inclusión de las diversas familias que no representan el modelo tradicional, el lenguaje inclusivo, el feminismo, la prohibición de los padres de castigar a los hijos y otras ideas.

La manera de hacer política cambió en estos tiempos en la forma de elegir a los gobernantes la ciudadanía está prefiriendo escoger en las urnas a personas que vienen de las bases populares y defienden el discurso de la igualdad y de culpar a los políticos tradicionales de los males sociales, el progresismo ha tomado ventaja en apoyar a estos movimientos que emanan supuestamente del pueblo.

Dicen que la política es dinámica, es cambiante, anteriormente el ciudadano se identificaba políticamente con algún color, después vino la inclinación hacia la postura de la derecha, otros hacia la postura de la izquierda y unos pocos optaron por el centro. La nueva perspectiva de los partidos y movimientos para alcanzar el poder se va a enfocar sobre el pensamiento de la construcción o desconstrucción de la sociedad.

La tesis sobre la construcción de la sociedad, es preservar las instituciones que siguen cumpliendo un rol importante para el desarrollo humano, en la formación de personas con un pensamiento crítico, preparadas para afrontar y sobrepasar crisis, el aportar principios y valores que conlleva al camino de una sociedad ejemplar en donde los indicadores sociales su tendencia marquen hacia la baja.

La otra tesis es la desconstrucción de la sociedad es el lado opuesto de la anterior tesis y es donde el progresismo se acomoda, en imponer las nuevas reglas del juego, en ofrecer la aparente movilidad social, pero bajo unas condiciones. El individuo se sienta cómodo y vea un aparato estatal benefactor que le complace todas sus necesidades y que puedan convivir y aceptar otros diseños de instituciones que rompen con el sistema tradicional.

El mundo ha cambiado en todos sus aspectos, hay dos corrientes que luchan por imponerse el progresismo y el antiprogresismo, tú escoges en el cual te siente identificado e identificada.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *