Connect with us

Metrópolis

Contraloría desmiente a ESSMAR

Opinión Caribe

Published

on

La Contraloría Distrital de Santa Marta se pronunció sobre los recientes rebosamientos de alcantarillas en la Carrera Primera de la ciudad, asegurando que la versión entregada por la ESSMAR, la cual señalaba daños por el ingreso de material sólido, no corresponde a lo que realmente ocurre en la Estación de Bombeo de Aguas Residuales – EBAR Norte, atribuyendo la situación a falta de mantenimiento.

Lo anterior, luego de que auditores de la Oficina de Control Fiscal llevaran a cabo una visita de inspección, vigilancia y control en las instalaciones de la Estación, a la que asistió también el gerente técnico de la empresa. Acorde con el reporte hecho público por la entidad, en el sitio fueron identificadas irregularidades que no permiten garantizar su normal operatividad conforme a las necesidades de la ciudad, pues en el Cuarto de Máquinas hay un tanque subterráneo de almacenamiento con cinco bombas sumergibles, de las cuales sólo cuatro estuvieron funcionando y, en el momento de la visita, sólo dos estaban cumpliendo su función.

Lo anterior, obedece a un daño en su estructura lo que ha generado los rebosamientos de aguas residuales en el Distrito de Santa Marta, especialmente en la carrera 1 con calle 22, con la consecuente afectación ambiental a la Bahía de Santa Marta.

En días anteriores, la empresa aseguró que el colapso se debía a la entrada de una piedra de gran tamaño en las bombas, no obstante, en el sitio la Contraloría verificó que el diámetro de las rejillas que protegen la estructura hacen imposible la entrada de sólidos que afecten directamente las hélices, por lo tanto, desvirtuó tajantemente la versión entregada por la ESSMAR, añadiendo que el caos realmente correspondía a falta de mantenimiento en la estación.

Por tal motivo, el ente de control solicitó a la empresa información referente a los mantenimientos realizados recientemente en la estructura en cuestión, no obstante, la ESSMAR no entregó información al respecto.

Adicionalmente, en el recorrido la Contraloría verificó que la EBAR Norte no cumple con la funcionalidad operativa requerida para suplir por completo las necesidades que se presentan en condiciones normales de desagüe ni con altos niveles de lluvia, por lo que se le imposibilita evacuar el volumen de aguas residuales del Distrito.

“El arreglo o remplazo de la maquina recientemente averiada no es la solución a la problemática, se necesita aumentar la capacidad en potencia de bombeo para que no colapse el sistema y realizar adecuaciones en las instalaciones que optimice un buen funcionamiento de trabajo de las instalaciones, por lo que se seguirá solicitando por escrito más información en el marco de la presente investigación por vertimientos de aguas residuales a la Bahía de la ciudad”, aseguró la Contraloría.

Siendo así las cosas, la verdadera solución correspondería a acciones preventivas por parte de la ESSMAR que, hasta la fecha, no han sido implementadas, pues la emergencia ha sido atendida con camiones de succión ubicados en puntos críticos de la Carrera Primera, medida que parece no dar abasto para la magnitud del problema. Hasta el momento, la empresa no ha emitido pronunciamiento al respecto.