Connect with us

Nación

Colombia es responsable del secuestro y tortura de Jineth Bedoya: CIDH

Opinión Caribe

Published

on

La Corte Interamericana de Derechos Humanos se pronunció este lunes festivo sobre el caso de la periodista colombiana Jineth Bedoya Lima, quien fue víctima de tortura y secuestro el 25 de mayo del 2000, cuando, en la entrada de la cárcel ‘La Modelo’ de Bogotá, fue interceptada por paramilitares que la sometieron a tratos violentos y agresiones tanto verbales, como físicas y sexuales.

Bedoya Lima, miembro del equipo periodístico de El Espectador en ese entonces, se disponía a ingresar al centro de reclusión con el objetivo de entrevistar a un jefe paramilitar sobre diversas amenazas que habían estado recibiendo varios periodistas de ese mismo medio de comunicación.

Según relató en su momento, el encuentro estaba encaminado a adentrarse en una investigación sobre “hechos de violencia, el tráfico de armas, y la compra y venta de secuestrados entre paramilitares, la guerrilla y el narcotráfico con la ‘complicidad’ de agentes del Estado”. Acorde con sus declaraciones, el Estado conocía los riesgos reales a los cuales ella se enfrentaba en dicha situación y, sin embargo, no “adoptó medidas entendidas como razonables para protegerla”, pues ella había solicitado protección ante el aumento de amenazas en su contra y le fue negada la solicitud.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanas – CIDH, tuvo conocimiento del caso y en el 2019 fue presentado ante la Corte IDH, debido a que, Bedoya Lima señaló que el Gobierno no estaba ejecutando los procedimientos requeridos en su situación, no investigaba a los autores intelectuales y, además, la revictimizó en medio del proceso judicial, pues la habrían hecho contar hasta 12 veces su versión de los hechos.

No fue hasta ayer, 18 de octubre, que la Corte finalmente emitió un veredicto y resolvió declarar responsable al Estado Colombiano “por la violación de los derechos a la integridad personal, honra y dignidad, libertad de expresión y garantías judiciales en perjuicio de la periodista por la ausencia de investigaciones sobre las amenazas que recibió con carácter previo y de manera posterior a los hechos del 25 de mayo de 2000”.

Además, el fallo cobijó también a Luz Nelly Lima, madre de Jineth Bedoya Lima, a quien le habrían transgredido los derechos a la “integridad personal, honra y dignidad, garantías judiciales y protección judicial”.

 

Medidas de reparación

Para la reparación, la Corte estableció siete medidas que se cumplirán de siguiente manera:

-Promover  y  continuar  las  investigaciones  que  sean  necesarias  para determinar,  juzgar  y,  en  su caso,  sancionar  a  los  restantes  responsables  de  los  actos  de  violencia  y  tortura  que  sufrió  la señora  Bedoya  el  25  de  mayo  de  2000,  así  como  los  actos  de  amenazas  que  ha  sufrido

-Garantizar  la  difusión  del  programa  transme dia  “No  es  hora  de  callar”,  el  cual  se  transmitirá  por el  sistema  de  medios  públicos.

-Crear  e  implementar  un  plan  de  capacitación  y  sensibilización a  funcionarios  públicos,  fuerzas  de  seguridad  y  operadores  de  justicia  para  garantizar  que  cuenten con los  conocimientos  necesarios  para  identificar  actos  y  manifestaciones  de  violencia  contras  las mujeres  basadas  en  el  género  que  afectan  a  las  mujeres  periodistas,  protegerlas  en  situación  de peligro  e  investigar  y  enjuiciar  a  los  perpetradores

-Crear un  centro  estatal  de  memoria  y dignificación  de  todas  las  mujeres  víctimas  de  violencia sexual  en  el  marco  del  conflicto  armado        y del periodismo investigativo, con un reconocimiento específico a la labor de las mujeres periodistas.

-Diseñar e implementar un sistema de recopilación de datos y cifras vinculadas a los casos de violencia contra periodistas, así como de violencia basada en género contra mujeres periodistas.

-Crear un Fondo destinado a la financiación de programas dirigidos a la prevención, protección y asistencia de mujeres periodistas víctimas de violencia, así como para la adopción de medidas eficaces de protección para garantizar la seguridad de las mujeres periodistas que se encuentran sometidas a un riesgo especial por el ejercicio de su profesión.

-Pagar las cantidades fijadas en la sentencia por concepto de rehabilitación, daño material, inmaterial y costas, calculadas en $25 mil dólares para Jineth Bedoya Lima y $15 mil dólares para su madre, Luz Nelly Lima.

seriec_431_esp