Connect with us

Columnistas

Municipios y oportunidades

Opinión Caribe

Published

on

 

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza*

Hacer el Magdalena que queremos, demanda de sus municipios la búsqueda y procura incesante de mejores oportunidades para todos en todo. Presionar seguridad, salud, pleno empleo, trabajo, economía, educación, solidaridad, empatía, desinterés. Tomar en cuenta sus necesidades de progreso y acudir a soluciones de orden estructural, en la verdad que el problema es salir del atraso y avanzar, acabar con todo obstáculo, toda violencia, toda corrupción, inequidad y desigualdad. Invertir grandes cantidades de capital en la gente con el fin de cerrar la brecha de ingreso entre unos y otros. Integrarnos. Cohesionarnos, No estar más años luz de que ello ocurra. 

Importa en consecuencia ir ya mismo tras soluciones del corto al largo plazo, pues tenemos como departamento importantes urgencias en todos los sentidos, tales como modificar procedimientos que entorpecen grandes y productivas iniciativas locales, municipales, departamentales, regionales nacionales y porque no, universales. De igual manera desarticular las cadenas de corrupción que atados nos tienen en un largo atraso que pareciera rondarnos tercamente, lo que implica acuerdos e impone ser y hacer nosotros mismos lo que no harán otros por nosotros. Es con nuestra efectiva capacidad y de paso involucrarnos todos e involucrar a las instancias oficiales y privadas que menester fueren en el noble propósito de un real como verdadero beneficio colectivo, con lo que seremos mejores a todas luces y en todos los contextos. 

No podemos ni debemos soslayar más las penurias de los nuestros, pongámonos en sus zapatos, seamos empáticos, pensemos en todos y en todo, recordemos que muchos de ellos somos también nosotros de alguna manera. La consigna es mejorar la condición económica de las comunidades en los municipios. Es por ello que me aventuro a proponer el turismo como un renglón de vital importancia en dicho objetivo, por lo que es determinante preservar nuestros orígenes como parte de la magia que nos contiene, ver en nuestras raíces el condimento ideal para viajeros que buscan experiencias distintas. Aprovechar el poder del turismo para ofrecer oportunidades y salvaguardar comunidades, tradiciones locales y patrimonio, en el propósito de maximizar la contribución del sector turístico a la reducción de las desigualdades regionales y a la lucha contra la despoblación de las zonas rurales. 

También, fomentar el papel del turismo en la apreciación y preservación de los pueblos rurales y sus paisajes, sistemas de conocimientos, diversidad biológica y cultural, así como valores y actividades locales, sin olvidar la gastronomía. Importan pueblos que incorporen servicios turísticos como guías, hospedajes y artesanías. Pueblos que sean ejemplos sobresalientes de destinos de turismo rural con activos culturales y naturales, que preserven y promuevan valores, productos y estilos de vida rurales y comunitarios y que defiendan un compromiso con la innovación y la sostenibilidad en los aspectos económico, social y medioambiental. 

Es autoevaluarse los municipios, estudiar y analizar todo su potencial con miras a mejorar las áreas en las que se observen carencias, proporcionar espacios para el intercambio de experiencias, buenas prácticas, conocimientos y oportunidades. Valerse de especialistas y probables socios de los sectores público y privado que mantengan un compromiso con la promoción del turismo en aras del desarrollo rural. El sector turístico da la oportunidad de ganarse la vida con dignidad, más cuando es bien sabido que los empleos del turismo empoderan también a las personas y les brindan una oportunidad de encontrar su lugar en sus propias sociedades, a menudo por vez primera.