Connect with us

Columnistas

Análisis electoral junio 19 de 2022

Opinión Caribe

Published

on

por Nicolás Umaña Jimeno

Colombia eligió a Gustavo Petro Urrego como nuevo Presidente de la República para el periodo 2022  2026, con una votación de 11.281.013 (50.44%) votos contra 10.580.412 (47.31%) del ingeniero Rodolfo Hernández. El voto en blanco llegó a 501.987, representando el 2.24%. En total, votaron 22.658.694 personas, el 58% de la totalidad de ciudadanos habilitados para esta elección. Rodolfo Hernández reconoció el resultado de las elecciones en una alocución por redes sociales de menos de un minuto, invitando al ganador a respetar sus promesas de la lucha conta la corrupción. De forma muy rápida, también, los resultados fueron aceptados por los principales opositores políticos del Pacto Histórico: Federico Gutiérrez, Álvaro Uribe Vélez y el Presidente de la República Iván Duque Márquez. El balance final se conoció apenas una hora después de cerradas las mesas de votación, lo que le devolvió al proceso electoral y a la Registraduría la confianza que se había puesto en entredicho en esta campaña.

Gustavo Petro celebró su triunfo con un discurso de algo más de cuarenta minutos, en el que compartió  muchos mensajes de unión y de paz. Su discurso fue emotivo y tuvo dos hitos importantes: una solicitud al Fiscal General para liberar a algunos jóvenes presos y otro a la Procuradora General para restituir en sus puestos a los Alcaldes destituidos. Aunque las elecciones le dieron una victoria incontestable al doctor Petro, también, es cierto que 47% de los votantes no apoyaron su propuesta. Como bien lo dijo él mismo, su gran reto será unir esas dos vertientes en una sola Colombia. Lograr bajar la polarización, consolidar la paz y disminuir los odios, será lo que le permitiría al Presidente electo lograr la gobernabilidad requerida para sacar adelante sus planes de Gobierno.

En los últimos meses, Gustavo Petro se ha mostrado conciliador frente a casi todos los temas, sus posturas radicales de hace unos años han sido matizadas por invitaciones a buscar consensos nacionales. Ninguno de los polémicos escuderos de su campaña lo acompañó en la tarima de su discurso de triunfo.

Si el Presidente Petro gobierna con el discurso de las últimas semanas, estaremos ante una nueva realidad que, a pesar de lo diferente, no pone en riesgo el capital, las empresas, ni las instituciones. La duda que sólo nos quitará el tiempo, será ver si cumple lo dicho en esta última etapa o si se inclina por lo
que ha repetido por tantos años.