Connect with us

Educación

Sexto piso del Hospital, creado para que no se repita la historia del falso intensivista

Published

on

 

Este jueves 23 de junio, el Doctor Pablo Vera Salazar, rector de la Universidad del Magdalena; presidió el acto de inauguración del Centro de Innovación y Transferencia en Salud, un moderno espacio de 900 metros cuadrados ubicado en el sexto piso del Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche, que optimiza los servicios, la atención y los escenarios académicos y de investigación que benefician a 1.550 estudiantes, 40 docentes de la Facultad de Ciencias de la Salud y habitantes de la región Caribe.

En medio de la inauguración de este espacio construido en medio de la pandemia del Covid-19, Vera Salazar, resalta que no solo se ejecutó la obra, sino que se amplió el cupo de estudiantes residentes, número que espera se mantenga o aumente una vez el Hospital vuelva a manos del ente territorial.

 

Recorrido por las instalaciones

Con esta obra se buscará formar a los futuros médicos del departamento para que puedan servirle a la ciudad y al departamento afirmó el rector, quien también destaca que este lugar se desarrolló con la idea de capacitar a verdaderos médicos y que no ocurran casos como el del falso intensivista, “para que nuestras ESE, nuestros hospitales de los municipios, zonas rurales (…) tengan profesionales especializados no solo en medicina sino en enfermería en psicología (…) este piso del hospital tiene que volverse el epicentro para el fortalecimiento de la salud publica en el Magdalena Grande”

El compromiso de la Universidad del Magdalena y de la rectoría es con la comunidad, los estudiantes, así lo ratifica Vera, quien además comenta que no tiene ningún tipo de aspiración política, sin embargo, hace un llamado a otros sectores para respetar la autonomía universitaria.

“Por favor, dejemos la universidad tranquila, dejémosla crecer en paz, avanzar, no somos una amenaza para nadie para ningún sector, somos un punto de unión (…) no tengo el poder ni económico ni político ni social para defenderme más allá que el bueno nombre mío y de los funcionarios”. El ingeniero a cargo del Alma Mater, recuerda que vivió persecución, “no me gusto y no quiero repetirla”.