Connect with us

Columnistas

Protección constitucional al enfoque diferencial

Opinión Caribe

Published

on

Por: José Manjarres F.

Colombia es un estado social de derecho encaminado fundamentalmente al respeto de la dignidad humana, cuando señala que todas la personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la protección y trato de las autoridades y gozaran de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión pública o filosófica.

Descansa en el artículo 13 de nuestro Estatuto Supremo, que el Estado tiene la obligación inaplazable de la protección especialmente de aquellas personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancia de debilidad. Manifiesta que sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan; se refiere este derecho a todos aquellos humanos que hacen parte del enfoque diferencial, tales como niños, niñas, jóvenes, mujeres, adultos mayores, discapacitados, personas con diversa orientación sexual, indigencia, privadas de la libertad, grupos étnicos, en situación de desplazamiento por la violencia, trabajadores y sindicatos

El Estado debe promover las condiciones para la igualdad real y efectiva, adoptando medidas en favor de estos grupos discriminados o marginados, donde se le garantice la protección de los derechos humanos, tales como la vida, la integridad personal, la libertad personal, las garantías judiciales, al principio de legalidad entre otros, recordando que nuestro país hace parte de la estructura orgánica en materia de derechos humanos de la convención americana sobre derechos humanos.

La cual ratificará Colombia mediante la Ley 74 de 1968, donde el enfoque sustancial de este tribunal es que los estados luchen en contra de la impunidad y velen por los derechos de las víctimas de violaciones masivas y sistemáticas de los derechos humanos, a la verdad, a la justicia y a la reparación; de ahí que somos del criterio muy respetuosamente, de la relevancia en la construcción y afianzamiento de una democracia verdaderamente sustantiva donde los amantes de la paz y la justicia social; debemos propender por una sociedad, donde impere la concertación, dialogo, tolerancia, respeto, decencia, conciliación, transparencia y receptividad a la necesidades y requerimiento de estos grupos de personas.

Invitamos a todos los colombianos a consolidar la convivencia pacífica como una de las rutas, para lograr el anhelo de la mayoría de los colombianos como es la paz.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *