Connect with us

Columnistas

Neo-liberalismo: duramente cuestionado

Opinión Caribe

Published

on

Por: Cecilia López Montaño

El Hay Festival que acaba de terminar en Cartagena dio un resultado inesperado para muchos. Lo primero fue la gran audiencia que tuvieron los economistas invitados Thomas Piketty y Ha Joon Chan-porque Joseph Stiglitz tuvo un problema médico y no pudo viajar-. Según confesaron los cartageneros de vieja data, nunca habían visto en su ciudad, filas de personas de la magnitud de las que se dieron para entrar a estas conferencias. «Qué pasó que de pronto hay tantísimo interés en el tema de la economía», comentaban algunos de los asistentes, en medio de su sorpresa. Sin duda, el prestigio internacional y el éxito de sus trabajos que han convertido a estos economistas, especialmente a Piketty en estrellas mundiales, pueden explicar en gran medida el éxito de sus presentaciones.

Lo segundo y tratando de ser objetivos –difícil tarea porque lo que dijeron Thomas Piketty y Ha Joon Chang fue música para algunos de nosotros – es que se dejaron en entredicho las políticas que se derivan del Consenso de Washington. Tercero, este modelo que privilegia el mercado sobre el Estado, no solo sigue siendo el credo de los economistas colombianos que continúan en el poder sino que además, aquellos en desacuerdo se han visto permanentemente marginados. En síntesis, lo que sucedió fue una especie de terremoto contra el neo-liberalismo porque de manera contundente los expositores mencionados, pusieron sobre el tapete el tema de la profunda desigualdad de nuestras sociedades sino que además advirtieron sobre los peligros de continuar con sus reglas como si fueran la verdad revelada.

En todos los tonos lo dijeron: Colombia, con esta inmensa desigualdad de la riqueza, no solo del ingreso, no podrá ser un país desarrollado. No basta con reducir pobreza y para ello la educación pública gratuita y la salud universal son la mejor vía para reducir brechas entre ricos y pobres. Pero eso solo se logra si los ricos, si esa elite de este y otros países deja de ser tan hipócrita y contribuye al Fisco como le corresponde. Los impuestos a los ricos no afectan la productividad, afirmó y reiteró Piketty en sus entrevistas, derrumbando la bandera de los economistas ortodoxos de este país y de esos empresarios intocables y poderosos. El mercado es político, por consiguiente no se le puede dejar toda la asignación de los recursos como pregonan nuestros economistas, afirmó Ha Joon Chang. Y continuó: «no hay un solo modelo económico hay muchos y se deben tomar elementos de todos de acuerdo a las necesidades de cada país.» Quitar el impuesto a la riqueza y aumenta el IVA agravaría aún más la profunda desigualdad de países como Colombia dijo Piketty. ¿Cómo la ven? Más demoledor imposible.

La arrogancia de esta escuela neoliberal que hemos sufrido en Colombia por más de 20 años, quedó perfectamente clara con la actitud del moderador de uno de los paneles en los que participaron estos dos economistas, Moisés Naim. Fue claramente descortés con los invitados que obviamente estaban planteando temas muy distintos de lo que este grupo de economistas creen que es dogma. Sinceramente su prepotencia nos molestó a todos los que asistimos y demuestra la dificultad del diálogo con los representantes de esta escuela. Por el contrario, Rodrigo Pardo se lució, bien preparado dominando el tema, jugó su papel, como lo que es él, un periodista muy serio e inteligente. Creo que la diferencia entre los dos, Naim y Pardo, resuelve la inquietud de algunos sobre por qué uno de nuestros economistas ortodoxos, no entrevistó a Piketty.

Ha quedado en evidencia que en el mundo están teniendo mucha acogida, corrientes de pensamiento económico mucho más progresistas que las que dominan el pensamiento colombiano que tiene el poder. Sin la menor duda, esta escuela neoclásica colombiana, recibió un duro golpe en el Hay Festival para bien de los millones de colombianos que siguen viendo cómo se concentra el poder y los privilegios en este y en muchos países en América Latina, la región más desigual del mundo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *