Connect with us

Columnistas

La intención de paz, solo es del Presidente

Opinión Caribe

Published

on

Quienes como proyecto de vida han decidido asumir el periodismo con responsabilidad saben que a diario es latente la amenaza de quienes al margen de la ley o del actuar doloso, intentan silenciarlos.
Sin embargo, es mayor el golpe cuando la intimidación proviene de las propias autoridades, la cual hoy se materializó contra la periodista Rosa Camargo, quien resultó agredida por parte de un miembro de la guardia presidencial en el marco de la visita del presidente Juan Manuel Santos, a la capital del Magdalena.
Camargo Vásquez, quien hace parte del semanario OPINIÓN CARIBE, junto a un sin número de periodistas de la Ciudad, fueron objeto del comportamiento brutal y agresivo por parte uno de los integrantes del grupo presidencial, en momentos en el que los comunicadores intentaban ingresar al sitio destinado para la conferencia de prensa que concedería el Jefe de Estado.
El hecho, reprochado desde ya por las distintas asociaciones y fundaciones que velan por los derechos de los periodistas, fue la nota altisonante del evento que se cumplió en las instalaciones del Batallón ‘José María Córdova’ en Santa Marta.
Para los comunicadores locales, hechos como estos, se registran casi de forma repetitiva y calcada, cuando el gobernante atiende compromisos propios de su agenda en este territorio, »se entiende que ellos deben cumplir con su trabajo, que es proporcionarle seguridad al presidente de la República, pero eso no les da derecho a ultrajar a quienes buscamos también cumplir la función social de informar; mucho menos si se trata de una mujer, como ocurrió en esta oportunidad», aseguró Camargo Vásquez.
Agregó dentro de su disgusto que es vergonzoso que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, primer vocero de la paz en este país, se haga acompañar de personas que no saben distinguir entre lo que es la decencia y la conducta reprochable de la violencia en contra de la mujer, y a cambio de ello, se lancen encima con todo tipo de agravios en contra de los representantes de la prensa regional, o de la provincia como ellos mismos la llaman, sobre todo si se trata de una dama, indicó.
El gremio se hizo sentir y respaldó a la comunicadora al manifestar que este suceso es una discriminación ineludible a la prensa local, toda vez que a la nacional le brindan todas las garantías, la acomodan en lugares privilegiados, mientras que los regionales deben conformarse con un andén donde pueden reposar y dar espera como sucedió en el día de hoy.
La denuncia es puesta a la opinión pública por parte de los comunicadores sociales en aras de dignificar el ejercicio de la actividad periodística en el país y evitar que sigan siendo víctimas de funcionarios que no están al tenor de los cargos que desempeñan.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *