Connect with us

Columnistas

Los niños fuera de la política

Opinión Caribe

Published

on

Por Cecilia López Montaño

Solo una sociedad muy enferma podría ser indiferente ante lo que está sucediendo con los niños en Colombia. Por ello, no han pasado desapercibidas las imágenes que muestran, como la politiquería, ese ejercicio corrupto que predomina en esta profesión, es el fondo de la forma miserable como se ejecutan los programas gubernamentales de alimentación estudiantil. Llevamos meses escuchando denuncias y la situación lejos de mejorar ha llegado a extremos que debían ya tener gente en la cárcel. Se trata de los operadores que reciben miles de millones para llevarles comida a estos estudiantes de escasos recursos y cuya ‘labor’ se ha hecho evidente con las escandalosas imágenes que todo el mundo ha visto. Pero la acción de la justicia no se puede quedar ahí, sino que debe investigar la cadena: el que firmó el contrato, el Gobernador o Alcalde respectivo; el senador o representante al que le dieron el privilegio de escoger al contratista. Y él o los funcionarios nacionales que se hacen los locos como si no tuvieran nada que ver con la asignación de estos recursos. Tampoco se excluyen los controles locales y regionales que muchas veces son parte de este tinglado perverso.

La pregunta frente a esas imágenes de estos niños y niñas que reciben en su mano, — porque no hay ni un miserable plato— un triste patacón con tres hilazas de carne o un huevo y una tajada de mango, es: ¿Qué más hace falta para una operación de emergencia desde el gobierno central? Y antes de que critiquen el centralismo, miren y escuchen las explicaciones absurdas del funcionario local en el caso de Aguachica, defendiendo lo indefendible. Por ello, por esa terrible corrupción que nos está devorando y que es muy evidente en algunas regiones, es que algunos tenemos la esperanza, que, a nivel nacional, los responsables de esos programas salgan y actúen y no cohonesten con estos bandidos.

Estamos realmente indignados, del Presidente para abajo, según lo registraron las noticias. Pero con mucha pena eso no es suficiente y con solo palabras y lamentos no se va a frenar este negocio inconcebible que está minando la vida y la salud de los niños más pobres de esta sociedad. Y la disculpa no puede ser que por lo menos estos niños comieron huevo cuando otros mueren de hambre. Nosotros los colombianos con nuestros impuestos damos plata para que aquellos que acuden a las escuelas tengan un nivel de nutrición que les permita desarrollarse. Sin embargo, nada más atractivo que robarse la plata pública destinada a los menores de edad porque ellos no protestan y no votan.

¡No más! Es la consigna para presionar a todos los responsables en los distintos niveles de gobierno, de estos programas de alimentación escolar, para que respondan ante el país y señalen a los ladrones.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *