Connect with us

Columnistas

La inclusión, un enfoque positivo

Opinión Caribe

Published

on

Por Rubén Darío Ceballos

Inclusión Es el camino para acabar con la exclusión que resulta de las actitudes negativas de las personas, y de la falta de reconocimiento de la diversidad. Es según la Unesco, un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales, entendiendo que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad, a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, en el trabajo y en general, en todos los procesos sociales, culturales y en las comunidades. Es necesario, si queremos un mundo más equitativo y más respetuoso frente a las diferencias, beneficiar a todas las personas independientes de sus características, sin etiquetar ni excluir; proporcionar un acceso equitativo, haciendo ajustes permanentes para permitir la participación de todos y valorando el aporte de cada persona a la sociedad.

Importante, por tanto, la inclusión para la evaluación de la política de desarrollo social, hecho que nos determinaría la posibilidad de un sistema universal de protección social garante de niveles aceptables de bienestar. En materia de política social nos hemos olvidado de preguntar qué significa que la mayoría de las personas se encuentre en condiciones de exclusión y que solo una minoría supere el umbral de la pobreza y enfrente pocas carencias sociales.

Juega aquí papel preponderante el alto sentido de responsabilidad política; porque ello evitaría que los significados se corroan, corrompan e impidan dar magnitud del estropicio que significa que en el departamento y en nuestros municipios tengamos niveles de pobreza pauperizados y que registremos superiores porcentajes de pobreza multidimensional, que es aquella que se da cuando una persona no tiene garantizado el ejercicio de al menos uno de sus derechos para el desarrollo social, y si sus ingresos son insuficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades.

Afirma Jorge Carpizo, que el Estado democrático o es un Estado social o no es democrático; y ello porque el conjunto de los derechos sociales no puede ser más entendido como ‘declaraciones aspiracionales’ o enunciados que marca o determina rumbos y anhelos sociales.

En los últimos tiempos se señala por investigadores sociales, el intento de asimilar el concepto de inclusión a las acciones dirigidas a reducir la marginación y a ampliar la afiliación a algunos de los servicios elementales que prestan las instituciones públicas, pero en ello se han obviado varios temas como las inequidades y desigualdades estructurales en el interior de las propias instituciones públicas, así como también la diferencia elemental entre ‘afiliación’ y ‘acceso efectivo’.

Estar afiliado no evita el diferimiento ni garantiza cobertura ante el catálogo de falencias que se padezcan, de allí la importancia del acceso efectivo, el cual sí es prenda de garantía. Registra, lo cual, que la inclusión deba significar acceso efectivo, con calidad y oportunidad a todos los instrumentos y acciones necesarios para acceder a la plena garantía de los derechos humanos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *