Connect with us

Análisis

“297 páginas de premios al terrorismo”: Henríquez

Opinión Caribe

Published

on

Por Laura Vélez Vargas

Para el senador del Centro Democrático, Honorio Henríquez Pinedo, los acuerdos finales entre el Gobierno Nacional y las Farc, en su totalidad, evidencian que “no son más que 297 páginas de premios al terrorismo, con diferentes concesiones y aberrantes puntos que enaltecen a las Farc, exonerándolos de cárcel y entregándoles subsidios y recursos que a un colombiano de bien jamás se le han otorgado; aplicando así lo de aquella escuela que asegura que “premiar al criminal es mejor que castigarlo».

PUNTOS CUESTIONADOS DEL ACUERDO

Entre los argumentos más significativos en los que basa su punto de vista, resalta las 10 curules garantizadas en el Senado y en la Cámara de Representantes, además, de las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para la elección de un total de 16 Representantes a la Cámara, de manera temporal y por 2 períodos electorales, que contarán con reglas especiales para la inscripción y elección de candidatos y candidatas, pero que según el Senador, serán constituidas en las zonas de influencia de las Farc, donde se “favorece la elegibilidad de los terroristas y sus amigos”.

“Es inaceptable que los autores de delitos atroces y de lesa humanidad, que han causado tanto sufrimiento, y derramado tanta sangre en Colombia, además de los miles casos de violaciones a niños y el reclutamiento a menores, sean premiados con 26 curules en el Congreso y con elegibilidad”.

Cabe mencionar que la página 64 del acuerdo final, punto 3.2.1 dice “en el Senado se garantizará un mínimo de 5 curules, incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias. En la Cámara de Representantes se garantizará un mínimo de 5 curules, incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias”. Y, en la página 48, punto 2.3.6 hablar de las 16 curules en la Cámara de Representantes, correspondientes a las Circunscripciones Especiales de Paz por dos periodos electorales.

También condenó el nuevo partido político que se les permitirá a las Farc, luego de delinquir por más de 50 años (artículo 3.4.7.3, página 79), que con el nombre “programa de protección integral para las y los integrantes del nuevo movimiento o partido político que surja del tránsito de las FARC-EP a la actividad legal, actividades y sedes, así como a las y los antiguos integrantes de las FARC-EP que se reincorporen a la vida civil y a las familias de todos los anteriores, de acuerdo con el nivel de riesgo”, contará con autonomía administrativa y financiera, y mantendrá permanente coordinación con las instituciones del Estado colombiano.

Por otro lado, para el Senador, hay un evidente indulto y perdón al narcotráfico, secuestro y extorsión, por tratarse de delitos conexos a los delitos políticos y por ello serán amnistíables (Artículo 39, página 136). “Adicionalmente, se les otorgarán 23 zonas veredales y 8 campamentos en 22 municipios, ubicados en 12 Departamentos del país (página 54, punto 3.1.4), de la misma manera, que se les hará entrega de las tierras que han trabajado durante años ciudadanos de bien (Artículo 1.1, página 11)”, sancionó Henríquez Pinedo.

Agregó que, dentro de los aspectos que más le indignan, es que los colombianos van a tener que pagarles a todos los desmovilizados un salario mensual y un cuerpo de seguridad para protegerlos (Artículo 3.4.7.3.1, página 79), cuando el Gobierno no exige a las Farc que entreguen su gran fortuna para reparación material de sus víctimas y para el desminado.

REORIENTAR EL DIÁLOGO

Honorio Henríquez promueve el no, puesto que, a su criterio, es un voto de aprobación y desaprobación de los acuerdos pactados entre Juan Manuel Santos y los “terroristas de las Farc”.

“Si gana el no, los colombianos tendremos la oportunidad de que se mantengan las conversaciones y se reoriente el diálogo y así, poder darles garantías a la Nación y a las Farc frente a lo acordado.

Adicionalmente, se planteará la posibilidad de que las Farc se concentren en sitios adecuados, con vigilancia, que garantice la promesa de que cesarán sus delitos; que mientras unos dialogan en La Habana, los que están en Colombia tengan seguridad y todas las garantías del Estado.

Se podrá explorar la posibilidad de dar alivio judicial a integrantes de las Fuerzas Armadas, sin igualarlos con el terrorismo, otorgándoles beneficios, pero sin impunidad.

Y lo más importante, permitiremos que Colombia vuelva a la senda del crecimiento económico perdido, la confianza en sus leyes, la generación de empleo y el desarrollo social.

Porque amo a Colombia, por el futuro de mis hijos y mis nietos, invito a que voten No en el plebiscito”, argumentó el Senador magdalenense, Honorio Henríquez Pinedo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *