Connect with us

Nación

Una más para el exmagistrado Pretelt, exsocio lo demanda por pleito de un yate

Opinión Caribe

Published

on

Mientras el magistrado suspendido de la Corte Constitucional, Jorge Pretelt se defiende de las acusaciones por el caso de Fidupetrol y solicita que no le quiten su esquema de seguridad debe atender también ahora la demanda que en su contra interpuso el empresario cartagenero, Gerardo Núñez, su exsocio.

Según publicó la W Radio en su portal web Núñez fue condenado en 2012 a 32 meses de prisión, por supuestamente haber estafado al magistrado suspendido de la Corte Constitucional, Jorge Pretelt, en el negocio de un yate que habían comprado.

La condena fue ratificada en 2014 por un Tribunal pero tumbada por la Corte Suprema el mismo año, razón por la cual fue absuelto.

Por esta razón, en compañía de su abogado Álvaro Agudelo, Nuñez interpuso una demanda ante el Juzgado 19 Civil del Circuito con la que pretende que Jorge Pretelt pague por los daños y perjuicios causados, con ocasión de una «denuncia temeraria» que hizo en su contra y que terminó en su condena.

«Precisamente se interpone como consecuencia de una denuncia que Pretelt había colocado por estafa contra Nuñez; denuncia que en principio fue avalada, tanto en primera y segunda instancia, y que por fortuna fue casada por la Corte Suprema de Justicia ante tan tamaño exabrupto cometido por los anteriores jueces (…) la demanda de responsabilidad civil extracontractual por esa denuncia temeraria, que convirtió un asunto civil en un asunto penal, pretende que se reparen los daños y perjuicios civiles y morales a mi cliente, que se traduce en una suma de dinero considerable», dijo Agudelo.

El yate que le compraron en 2002 al suegro de Nuñez y padre de la exseñorita Colombia, Sandra Borda, no pudo ser registrado debidamente por la falta de un certificado sobre tráfico de estupefacientes que el magistrado se comprometió a conseguir y no aportó. Por los gastos de mantenimiento de la embarcación y el problema que generaba el hecho de que la embarcación siguiera a nombre del vendedor, Jaime Borda, Núñez decidió suscribir un contrato directo con él para que lo pusieran a su nombre, en el año 2004. Un año después, el magistrado Pretelt presentó la denuncia por estafa cuando quiso vender su parte y no pudo.

«La Fiscalía se apartó de las pretensiones del exmagistrado para informar que no había delito. Un asunto civil siempre debe tratarse por la vía civil y no volverlo penal (…) La denuncia la instaura por estafa agravada el exmagistrado en octubre de 2006 y la sentencia que se casa se produjo en octubre de 2014, es decir que duró un espacio de siete años y unos tantos meses en ese entredicho. Y todo se debió a un incumplimiento del.exmagistrado que no llevó un certificado sobre estupefacientes» agregó Agudelo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *