Connect with us

Metrópolis

La otra cara del Centro Histórico

Opinión Caribe

Published

on

Situación vial dificulta atención in mediata de emergencias

La zona central de las ciudades en todo el mundo incentivan el arte, la cultura, el comercio y el turismo, además, muchos de ellos guardan edificios de gran valor patrimonial y son considerados emblemáticos, como es el caso del Centro Histórico de Santa Marta, sin embargo, aunque en los perfiles de sus vías se contempló darle mayor espacio al transeúnte, no los convirtieron ciento por ciento peatonales, pero tampoco se pensó en el futuro del flujo vehicular que traería esta zona de la ciudad, al obstaculizar el acceso a los vehículos de emergencia, en caso de requerirse.

Santa Marta es la ciudad más antigua de Colombia, con casi 500 años. En 1959, su Centro Histórico fue declarado Monumento Nacional, sin embargo, entró en un período de decadencia y deterioro, que trajo como consecuencia que samarios y residentes se mudaran hacia otros barrios, pues, entre otras cosas, la inseguridad imposibilitaba la residencia del lugar.

Algunos habitantes recuerdan la soledad que se vivía en el centro de esta ciudad, hoy catalogada como Distrito Turístico, Cultural e Histórico (artículo 328 de la Constitución Política de Colombia), donde luego de 6:30 de la tarde, locales comerciales cerraban sus puertas y en ciertas zonas, la circulación de los peatones era responsabilidad de ellos mismos, puesto que el peligro era inminente.

Su renovación costó 20 mil millones de pesos y estuvo a cargo de la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura y de la Alcaldía Distrital, entidades que invirtieron para la recuperación de 88 mil metros cuadrados de espacio público en ese sector central de Santa Marta. Esta obra, luego de nueve años de trabajos pudo materializarse y ser entregada en el año 2009 a los samarios, residentes y visitantes para su disfrute.

Hoy, sin importar la hora de la noche, las personas pueden gozar de sus calles, bares, restaurantes, hoteles, parques, entre otros, convirtiéndolo en un foco importante de atracción turística.

PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN DEL CENTRO HIISTÓRICO

Pero, varios aspectos del centro de la Ciudad no pudieron ser cambiados con la restauración, ni podrán, pues siendo un Monumento Nacional y teniendo características arquitectónicas patrimoniales, se debe conservar y proteger el estilo colonial del Centro Histórico de la segunda ciudad más antigua de Sudamérica.

Es así como el artículo 6 de la Resolución 1800 de 2005 establece un Plan Especial de Protección al Centro Histórico de Santa Marta, con el fin de “preservar, conservar, recuperar, desarrollar y potenciar las características urbanas y arquitectónicas, estableciendo medidas sobre el patrimonio histórico, destinadas a la catalogación, recuperación y rehabilitación del Bien de Interés Cultural, para detener en lo posible su deterioro”.

Por tanto, la adecuación y ampliación de sus vías no está permitido, porque se tendrían que tocar y modificar casas de más de 200 y 300 años de antigüedad y la normativa no lo admite.

Según Francisco García, secretario de Planeación Distrital, cuando fue construida Santa Marta, no se pensaba en una ciudad que requería de circulación de vehículos, “el estilo de urbanismo que se manejaba era distinto, el ancho de las vías necesario no era igual al del actual y lo que busca el Plan de Protección es proteger que no se tumben las casas, sino que se conserven tal y como están, de manera que las vías deberán quedar como fueron construidas desde el inicio”.

Agregó, que los centros históricos en el país están regulados por normas que propenden por su conservación, básicamente por las características arquitectónicas, culturales e históricas.

CÓMO ES EN CARTAGENA

Álvaro Andrés Barrera, arquitecto magíster en restauración de la Universidad Politécnica de Madrid y gerente de Barrera y Barrera Arquitectura y Restauración S.A., quien, además, ha llevado a cabo diversos proyectos en el Centro Histórico de la ciudad de Cartagena y dos en el sector central de Santa Marta, coincide en que no se pueden hacer modificaciones en las vías que requiera de cambios en la arquitectura patrimonial de los centros históricos, “en Cartagena cada predio tiene una norma diferente, dependiendo de su valor e importancia. Hay unos que son de característica tipológica; a otros se les puede restaurar solo la fachada”.

Dijo, que el tema de movilidad es delicado en sitios con vías angostas y por normatividad de tránsito no debería ser posible parquear en calles que impidan el paso de los vehículos de emergencia.

“En el Centro Histórico de Cartagena no está permitido parquear en las vías, porque estacionarse allí significaría impedir el paso de vehículos de emergencia en caso que se requiera. Los taxis, por ejemplo, solo pueden detenerse para dejar a los huéspedes, pero parquear solo es posible en pocas calles que tienen un ancho suficiente, que, en su mayoría, dan contra la muralla”, señaló el arquitecto Barrera.

Agregó, que, en el caso de Santa Marta, las entidades de emergencia deberían tener acceso a todas las calles, a pesar de ello, si están obstaculizadas, por ejemplo, con los bolardos.

ES DIFÍCIL EL ACCESO PARA BOMBEROS, PERO NO IMPOSIBLE

Y es que para el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta, los bolardos que pusieron en algunos sitios del Centro Histórico, por ejemplo, los del Parque ‘Simón Bolívar’, impiden que vehículos de gran tamaño, como el de los bomberos, pasen por las calles, sobre todo, si hay vehículos estacionados a sus lados.

Lo anterior dificulta la atención inmediata en alguna situación de emergencia como un incendio, sin embargo, el comandante José Manuel Chaín reiteró, que no hay manera de que se piense o se diga que en algún momento sería imposible que los bomberos accedan a un lugar, por las razones mencionadas.

Aseguró, además, que, de una u otra forma, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios va a socorrer cualquier emergencia que ocurra en Santa Marta y en el Centro Histórico de la Ciudad, sin importar la dificultad en el acceso y, que, en el caso de no lograr entrar con facilidad con los vehículos, se recurriría a otras maniobras como la de “tirar líneas de mangueras para llegar al punto del incendio”.

“Son técnicas que aplicamos de relevo. Es igual que cuando hay un incendio en un edificio de altura, pues no es lo mismo un segundo piso que el piso 20. Lógico, que los caudales pueden disminuir o que se retrase la atención, pero no es imposible llegar al incendio”.

Con respecto a los bolardos, el secretario de Planeación Distrital, Francisco García, explicó, que aquellos instalados en las vías peatonales son para restringir la circulación de vehículos particulares, no obstante, los que están ubicados en el Centro Histórico son de fácil remoción, “por un ejemplo, los que están alrededor del Parque ‘Simón Bolívar’ cada vez que hay un evento que se requiera poner una tarima, se remueven fácilmente para que el vehículo pase y cuando se desocupa la plaza, se instalan nuevamente”.

Afirmó que, los bolardos, en situación de emergencia y contingencia, se pueden remover en menos de 5 minutos, porque no están anclado, “normalmente para construir se hace una zanja y a esa zanja se le hace una viga y en la viga se le ponen unos refuerzos y en los refuerzos se anclan los bolardos. Estos no están ni anclados a vigas ni con refuerzo, sino que simplemente están empotrados y pueden ser removidos de manera rápida, de ser necesario”.

CASO DEL INCENDIO DE LA CALLE 10

Con el incendio que ocurrió el pasado 19 de septiembre, en el cual se consumieron siete locales comerciales y que, perjudicó a más de una veintena de establecimientos, entre las calles 11 y 12 con carreras 8 y 9 del mercado público de Santa Marta, OPINIÓN CARIBE en su edición 154 da a conocer que el Magdalena en cuestión de prevención y preparación para afrontar desastres, está grave.

También se cuestionó lo que ocurriría en el caso de un incendio en el Centro Histórico de la Ciudad, donde sus calles son estrechas, muchas veces hay caos vehicular y el acceso de los vehículos de emergencia, como los del cuerpo de bomberos, sería más complicado que en el caso del Mercado Público, a pesar de que la hora de la conflagración en aquella oportunidad y la recuperación de gran parte de las áreas de la calle 12 por parte de la Udep ayudó para que se pudiera acceder con mayor facilidad al centro de abastecimientos de la Ciudad, que también tiene calles estrechas.

Esta inquietud fue comprobada el pasado 22 de noviembre, donde un local comercial ubicado en la calle 10C con carrera segunda, denominada calle Cangrejal, se incendió, causando pérdidas materiales, que ascienden a los 60 millones de pesos.

Para acceder al lugar, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta utilizó tres máquinas con cerca de 14 socorristas, quienes lograron controlar la situación a tiempo, pero, que, por agilidad, una de las máquinas accedió por toda la carrera primera, en contravía, con previa autorización y con ayuda de la Policía Metropolitana, para controlar el fuego rápidamente y darle tiempo a las máquinas más grandes para que llegasen, puesto que, la carrera quinta del Centro Histórico de Santa Marta a esa hora del día tiene gran flujo vehicular.

“La vía de la carrera primera se pudo habilitar en un carril, eso quiere decir que los carros siguieron transitando normalmente, gracias a la intervención de la Policía. Y aunque, es evidente el problema de movilidad en el sector central, no tuvimos problema a la hora de atender el incendio, pues la vía no está en curva, sino en dirección recta”, indicó el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta, José Manuel Chaín.

Añadió, que, en cualquier caso, el cuerpo de bomberos intenta mitigar los riesgos enviando vehículos de desplazamiento rápido a lugares de difícil acceso, pero que, en la mayoría de las emergencias, se hace necesaria la maquinaria pesada y a veces se les dificultan las labores, no obstante, siempre logran atender estas situaciones a tiempo.

Al respecto, Francisco García, secretario de Planeación dijo que desde el Distrito se ha hecho un esfuerzo en los últimos días para ser más restrictivos en zonas de parqueo en el Centro Histórico de la Ciudad y que, se están haciendo controles para eso.

Por otra parte, el comandante de los Bomberos de Santa Marta, José Manuel Chaín, expresó, que es importante que todas las edificaciones apliquen con todo lo instaurado en el código de seguridad humana, como la señalización de emergencias, rutas de escape, sistemas de protección contra incendios, entre otras.

“Estamos esperando hacer un trabajo en equipo con la Secretaría de Gobierno Distrital, que es la autoridad competente, para empezar a revisar las condiciones de seguridad humana de los establecimientos de la Ciudad”, certificó.

QUÉ SE TIENE EN CUENTA PARA PREVENIR RIESGOS EN EL CENTRO HISTÓRICO

Aunque para el secretario de Planeación Distrital, Francisco García, en el Centro Histórico hay algunas restricciones de radios de giro y de circulación de vehículos grandes como los de Bomberos, es posible su circulación, porque los casos de emergencia y contingencia han sido siempre atendidos.

Por consiguiente, en el Plan Especial de Protección del Centro Histórico tiene en cuenta un balance entre conservar las construcciones patrimoniales y no dejar cambiar los usos de las edificaciones, para no aumentar los riesgos.

“Por ejemplo, en los últimos días el Distrito no otorgó una licencia a las Tiendas Ara, que tienen la intención de abrir en un local del Centro Histórico. Como estos son almacenes catalogados de grandes superficies, no podría estar allí, para no aumentar los riesgos del Centro, pues trae consigo riesgos de incendio o de explosión, que aumentaría la tensión o la carga en el Centro.

Los planes están pensados para eso, no solo para proteger el patrimonio, sino prevenir y evitar cualquier componente que de por sí traigan un peligro intrínseco del Centro Histórico, por tanto, no debería haber un comercio consolidado que traiga riesgos para la arquitectura”, aseveró el secretario de Planeación.

¿PEATONALIZAR EL CENTRO HISTÓRICO?

Sin duda, el patrimonio cultural heredado de los antepasados es insustituible, por tanto, su conservación y protección es obligatoria, para que las generaciones venideras puedan acceder a ella, sin embargo, el fuego es la mayor fuerza destructiva que afecta de inmediato estas construcciones y la accesibilidad y movilidad de los servicios de emergencia deben tener una relación directa con la urgencia o el tiempo máximo que se precisa para intervenir con eficacia.

Y no solo son incendios, cualquier evento catastrófico debe ser atendido en el menor tiempo posible para reducir riesgos mayores. Para esto, algunos países del mundo, por ejemplo, España, han adoptado como solución la peatonalización de los centros históricos, además de otras estrategias como el previo conocimiento y planificación de rutas de acceso de las entidades que atienden emergencias, determinando el camino más corto hasta los lugares que mayores posibilidades de incidentes tengan y sus rutas alternativas.

Como en la planificación del Centro Histórico de Santa Marta, que tiene más de 400 años, no se tuvo en cuenta el crecimiento acelerado que tendría una ciudad turística como lo es hoy en día, para algunos expertos, la mejor solución es la peatonalización de los sectores centrales de las ciudades y la restricción de vehículos en determinados lugares.

“No hay quien asuma ese riesgo político, pues todas las personas quieren llegar a la puerta de sus lugares en sus automóviles, pero lo ideal sería tener suficientes parqueaderos por fuera de los centros históricos y que la gente pueda caminar y disfrutar, además de permitir el rápido y fácil acceso de cualquier vehículo de emergencia, en caso de requerirlo”, indicó el arquitecto magíster en restauración, Álvaro Andrés Barrera, quien también señaló que en Cartagena esta medida ha sido imposible.

No obstante, en la ciudad de Cartagena rigió por un tiempo establecido el Decreto 0884 del 11 de julio de 2013, que restringió la movilidad vehicular en algunas zonas del Centro Histórico, volviéndolas para uso peatonal únicamente.

Igualmente, Bucaramanga presentó el pasado mes de noviembre un plan de acción para la renovación del centro de la Ciudad que pretende en los próximos años articular el sistema del espacio público y darles prelación a los peatones, además de reducir el ingreso de vehículos a la zona.

La alocución y socialización del proyecto se dio en el marco de la jornada titulada ‘La vida gira alrededor del Centro’, organizada por el Centro de Liderazgo y Gestión, la Cámara de Comercio y la Administración Municipal santandereana, en donde, además, se dio a conocer la renovación vivida en Barcelona y las experiencias de ciudades colombianas como Medellín y Bogotá.

Al evento asistió Jordi Hereu, el reconocido exalcalde de Barcelona, España, que transformó a la ciudad española durante su mandato y para quien los centros de las ciudades le “dan alma y personalidad a las mismas”.

Así mismo, explica que “los procesos de renovación urbana, aunque parecen difíciles y en un principio son muy criticados, terminan siendo agradecidos por la ciudadanía. Deben ser los peatones los reyes del espacio público, y no los carros, como solía ser en Barcelona”.

Por su parte, el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Santa Marta, José Manuel Chaín, afirmó que, desde su punto de vista como profesional de prevención y atención de incendios, ha observado ejemplos de otras ciudades como el caso de Cartagena, donde varios sectores son peatonales, pero no están cerrados en su totalidad.

“Se puede volver exclusivamente peatonal a los centros de las ciudades, pero es importante que se haga, por ejemplo, una valla, que en cualquier circunstancia un policía pueda removerla para dejar pasar a los vehículos de emergencia. He visto que estas medidas funcionan en algunas zonas de ciudades como Cartagena, pero sería grave si se optara por instalar bolardos permanentes o si lo convierte ciento por ciento peatonal y que no permita el acceso de vehículos en ningún momento”, reiteró el Comandante de Bomberos.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *