Connect with us

Blog

Cariñosamente a las Madres

Avatar

Published

on

Si los hijos lográramos comprender el esfuerzo que hace una madre por nosotros, desde el inicio mismo de una relación íntima llena de entrega sentimental a un hombre, disponiendo el sistema humano, la bondad espiritual y los nobles sentimientos, entenderíamos el invaluable valor de la mujer que se convierte luego de nueve meses en Madre.
En mi caso, soy un hombre privilegiado, Dios me ha permitido tener muchas madres en mi camino, primero la que me dio a la vida y que con mucho esfuerzo y necesidad me entrego a mi abuela paterna con el propósito de darme un mejor futuro y oportunidades de vida, como no considerar eso como un gesto altamente valioso de ella luego de mantenerme con mucho sacrificio los tres primeros años de mi vida.
Las madres en general actúan de manera instintiva, sin ninguna preparación especial, no existe universidad donde se enseñe la extraordinaria experiencia de la procreación, solo con la ferviente voluntad amorosa que las inspira entregan lo mejor de sí, hasta el punto de comprometer su vida dejando de pensar para ellas y cultivando un largo camino de constante dedicación de alma, vida y corazón.
Hoy, recuerdo con sentimiento de agradecimiento a todas las madres que durante mi corta vida, de manera desinteresada han llegado a apoyarme, darme su amistad, calor humano, orientación, protección y amor sincero de servir, facilitándome el camino, no puedo dejar de nombrar entre ellas a mi suegra (qepd), a la madre de mis hijas, las madres de algunos compañeros y las madres de Venezuela, todas se han ganado un espacio respetuoso en mi corazón.
Pido al todopoderoso envíe lluvia de alegrías, bendiciones y satisfacciones para todas las madres de Colombia y el Mundo, para que se sigan sintiendo orgullosas de lo que son, recordando hoy y siempre que son los seres más importantes de la sociedad, gracias a ellas y a su decisión existimos, nos desarrollamos y logramos cumplir la loable intención que el creador nos ha confiado, aun siendo ellas madres solteras o adoptivas.
Deseo terminar haciendo un llamado respetuoso a los hijos, que sus actos positivos contribuyan al mejor regalo que podríamos darle a una madre, la alegría radiante y el orgullo de expresar, ese es mi hijo.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *