Connect with us

Bolivar

Reconocimiento a las tejedoras de Mampuján

Avatar

Published

on

Lo vivido el viernes 10 de marzo de 2000 por los habitantes del corregimiento de Mampuján, perteneciente al municipio de María la Baja, Bolívar, permanecerá en su memoria por siempre.

Ese día fueron testigo de los horrores de la violencia cuando un grupo de paramilitares al mando de Rodrigo Mercado Pelufo, alías ‘Cadena’, ex jefe del Bloque Montes de María, interrumpió en su caserío para asesinar a 13 campesinos y llevarse la ilusión de un pueblo pacífico.

Después de eso, la desolación, la tristeza y el abandono se apoderaron de muchos de los lugareños, 300 de ellos huyeron del que fuera su nido, llevando con ellos solo un par de pertenencias y el dolor atragantado en sus gargantas.

Sus vidas que antes estaban unidas por los lazos de amistad y solidaridad terminaron desperdigadas por los municipios del centro y sur del Bolívar, a donde llegaron sin saber que sería de sus existencias. El sufrimiento continuaba.

Debieron pasar 6 años para que el dolor de estos campesinos empezara a salir no ya desde el llanto, sino a través de las manos de las mujeres de la comunidad, quienes aprendieron de la predicadora de la Iglesia Menonita, Teresa Geiser, a plasmar en telas los horrores que vivieron aquel viernes oscuro.

“Nosotras nacimos después del desplazamiento masivo de nuestra comunidad, donde desplazaron 245 familias en un solo día, más adelante en Las Brisas masacraron 13 campesinos y esto nos dio la fuerza para trabajar como mujeres, afectadas de una manera diferencial en el conflicto, de una manera desproporcional. Quisimos trabajar como mujeres y hacer un trabajo distinto donde podamos trabajar desde el alma”, manifestó, Juana Alicia Ruiz Hernández, una de las tejedoras.

Desde entonces el trabajo de estas aguerridas mujeres ha sido reconocido por muchos sectores de la sociedad colombiana. Hoy día sus tejidos que grafican las riquezas de su tierra y su gente se encuentran expuestos en el Museo Nacional.
“Yo creo que de las cosas gratas que yo he descubierto en Colombia han sido las tejedoras de Mampuján, porque son el futuro del país, en la región más afectada por la violencia, por la violencia sexual”, dijo Carrillo.

Las tejedoras son un ejemplo de cómo el arte permite ser una vía para canalizar el dolor y de paso mostrar los horrores de la guerra para que no se repitan y pobladores como los de Mampuján puedan vivir en la tranquilidad que los acompañaba antes del 10 de marzo del 2000.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply