Connect with us

Edición impresa

Benemérita Logia Masónica

Avatar

Published

on

Lo que hoy se ve como un lugar derruido y abandonado, hace algunos años fue el espacio de encuentro de los masones de Aracataca, Magdalena.

Daniela Pirela Wisman

La Logia Masónica de Aracataca Fuerza & Materia 60-3 fue construida entre los años 1911 y 1913 e inaugurada el 27 de julio de 1914, tal como reza la loseta que estuvo ubicada en la entrada de la logia. Por sus salas han pasado grandes personajes de la historia colombiana, pero ahora se encuentra a la espera de una segunda oportunidad sobre la tierra.

Este lugar libró una dura batalla contra un grupo de miembros de la religión cristiana ortodoxa, quienes decidieron un día destruir la logia. El hombre que cuidaba anteriormente la Logia Masónica de Aracataca se dejó llevar por los pensamientos cristianos de una sobrina, quien pastoreaba a un grupo de fieles de este municipio y que hacían parte de la religión. Y son ellos los causantes de que hoy la Logia se encuentre en ese estado, su intención era adueñarse del lugar.

El color azul cielo que caracterizaba a este lugar quedó totalmente reemplazado por un tono grisáceo como una muestra de la tristeza  que invade todos los rincones de la Logia. Quienes tenían intenciones de adueñarse de este lugar destruyeron todo lo que encontraron a su paso e incluso la loseta donde quedó plasmada la fecha de su inauguración y los nombres de sus fundadores.

Cuando se habla de Aracataca, Magdalena, en muchos lugares de Colombia y quizás del mundo, de inmediato se relaciona con Gabriel García Márquez. Este municipio está situado a 85 kilómetros de la capital del Magdalena. El clima es cálido y hace parte de la magia que caracteriza este municipio, su ubicación a 40 metros sobre el nivel del mar al Norte del departamento del Magdalena, la hace gozar de una brisa fresca proveniente de la Sierra Nevada de Santa Marta, vientos que refrescan los acalorados días en la tierra de ‘Gabo’. Pero este lugar tiene muchas historias por contar desde antes que naciera el Nobel colombiano.

Logia masónica de Aracataca antes de su destrucción

Uno de los protagonistas de una de esas historias es Benjamín Herrera Cortés. Este personaje principal nació en Cali el 24 de octubre del año 1850, y murió en Bogotá el 29 de febrero de 1924. Fue un militar y político colombiano, jefe del Partido Liberal y candidato a la Presidencia de la República de Colombia en 1922.

Junto con el General Rafael Uribe Uribe, Benjamín Herrera Cortés fundó la Universidad Libre de Colombia. Una universidad privada de carácter laico con domicilio principal en el Distrito Capital de Bogotá, y cinco seccionales: Barranquilla, Cali, Cúcuta, El Socorro, Santander,  y Pereira. Cuenta también con una sede en Cartagena de Indias, pero esta tuvo su origen en la Universidad Republicana.

El año 1914 fue una época en la que comenzaban a cambiar los panoramas políticos y socioeconómicos  en Colombia. Apareció la clase obrera, la prensa popular, los sindicatos, las asociaciones de obreros que buscaban reivindicar sus derechos. Luego de la Guerra de los Mil Días, el general Herrera Cortés se exilió en Aracataca. Durante ese tiempo, la zona comenzaba a ser atractiva para las industrias bananeras e iniciaban a formarse las bonanzas en esta zona del Caribe colombiano, teniendo en cuenta el avance en el que se sumergía el país. Incluso cuenta Fabián Marriaga Huguet, personero municipal y masón de Aracataca, que en este municipio funcionaban tres diarios, todo esto como consecuencia de dicho crecimiento.

Fabián Marriaga, personero municipal de Aracataca

En la subregión de Aracataca algunos militares y empresarios incursionaron en el negocio bananero, como el general liberal Benjamín Herrera en la finca Colombia, durante su tiempo de exilio. A él se le atribuye la construcción de la Benemérita Logia Masónica de Aracataca. Los militares de la Guerra de los Mil Días que se establecieron en Aracataca atraídos por la actividad económica del banano, lideraron la creación de la Logia Masónica, en vista del caos moral existente y la poca o ninguna presencia de la iglesia católica para mitigar la devastación de las buenas costumbres en la subregión.

El panorama social en Colombia durante el año 1914 era de transformación social, económica, política e industrial. El país entraba a la modernidad, pero de manera precipitada y no planeada. La población predominante en la zona rural comenzaba a migrar hacia las ciudades en busca de empleo en las industrias que comenzaban a surgir.

INFLUENCIA DE LA MASONERÍA CIENAGUERA

La logia masónica de Aracataca destruida por un grupo de cristianos
evangélicos, cuyo propósito era apropiarse del terreno en el que esta se
encuentra ubicada.

El general Benjamín, al ver el proceso de descomposición social que se desarrollaba paso a paso con el desarrollo del país, decidió pedir ayuda de la hermandad de la Logia Masónica del municipio de Ciénaga. Cuenta Fabián Marriaga, masón cataqueño, que el general Herrera era muy instruido y tenía conocimiento sobre los masones y sus capacidades.

Los masones cienagueros aceptaron la petición del general Benjamín e iban y venían caminando de un municipio a otro por la línea férrea. Benjamín Herrera ingresó a la masonería en 1915, a la edad de 65 años, y fue uno de los fundadores de la Logia Masónica de Aracataca, junto con los hermanos Jacobo e Isaac Beracasa, de origen árabe-marroquí, y quienes, según Fabián Marriaga, eran emigrantes venezolanos. El trato fue que los Beracasa se encargan del lote y el general Herrera de la construcción. Y aún conserva Aracataca la edificación de la Logia.

OPINIÓN CARIBE en su portal web se refirió a la historia de la Masonería en Ciénaga. Esta se remonta a más de ciento treinta años, y está ligada a la respetable Logia Simbólica Benemérita y Centenaria ‘Unión Fraternal’ del Valle de Ciénaga, que es la logia más antigua del departamento del Magdalena Grande, incluyendo entonces a La Guajira y al Cesar, Institución Masónica Colombiana que el día 27 de agosto de 2017 celebró con gran pompa el 130 aniversario de su fundación, y por ende, de su labor ecuménica durante su tránsito luminoso, en pro del progreso y adelanto de la gran fraternidad universal. Ligada su génesis a la Masonería de Cartagena de Indias; ambas  concatenadas al desarrollo de la masonería colombiana, antes y después de la Independencia.

MASONERÍA

Para los Masones, Dios o el Gadu es la inteligencia ordenadora de esa energía a través de la cual se desarrolla el fenómeno de la vida y con esta, el proceso de la causalidad y la evolución. Piensan en la existencia de un plan Arquitectónico del Universo, detrás del cual está esa inteligencia activa o Gadu y es de la conciencia Masónica, es decir, la del hombre buscador y noble, la de entender las leyes que rigen el desarrollo de ese plan.

Sobre masones y masonería se han dicho muchas cosas, como por ejemplo, que son ateos. Sus creencias se basan en la existencia del Gran Arquitecto, principio de todas las cosas. Observan la ética, la moral.  No son dogmáticos, y sí es cierto que quien ingresa a la logia masónica queda excomulgado de la iglesia católica. También se dice que en las logias no se aceptan mujeres, en un primer momento las logias comenzaron solo con varones, porque en el pasado, las mujeres no tenían derechos. Pero hoy, existen logias masculinas, femeninas y mixtas.

A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, Salud, Fuerza, Unión, Respetable Benemérita y Centenaria Logia Simbólica.

Las logias no buscan el prestigio de sus integrantes ni espectáculo. Por eso son discretas. Un masón debe ser una persona libre y de buenas costumbres. Que practique el respeto, la tolerancia, la libertad y la fraternidad. Para comprobar las buenas costumbres, un aspirante debe someterse a escrutinio.

No debe tener antecedentes judiciales. En la historia han sido masones: los líderes de la Revolución Francesa, G. Washington, T. Jefferson y otros redactores de la Constitución de E.U., Simón Bolívar, Francisco J. de Sucre, José María Córdova, entre los próceres de la independencia; Alfonso López Pumarejo y Alberto Lleras Camargo, entre los presidentes del país.

UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD SOBRE LA TIERRA

Logia Masónica de Aracataca, Fuerza & Materia 60-3, inaugurada el 27 de julio de 1914.

 

Fabián Marriaga, personero del municipio de Aracataca, cuenta que quienes se reunían en la Logia Masónica de Aracataca entraban en un sueño temporal. Durante este tiempo, la persona que vivía y cuidaba el lugar, al principio llevaba a cabo una buena labor, luego se dejó llevar por las ideas de su sobrina evangélica, pero, lograron recuperarlo por medio de una sentencia judicial.

La Logia estuvo cerrada unos seis años y el proceso de recuperación inició desde hace cuatro, cuando el anterior gobierno del municipio les adjudicó el terreno. Desde hace dos meses comenzaron la reconstrucción de la Benemérita Logia Masónica de Aracataca, con el fin de darle finalmente, una merecida segunda oportunidad sobre la tierra.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply