Connect with us

Departamento

¿Caicedo distribuyó en municipios agua no apta para el consumo humano?

Opinión Caribe

Published

on

Mientras las empresas Ingeniería Transporte y Servicios S.A.S y Viajeros SA ejecutaron cada una sus contratos, en redes sociales muchas personas se quejaron por el estado del agua que la Gobernación del Magdalena estuvo llevando a algunos municipios del departamento para ‘suplir’ esa necesidad básica.

Este periódico advirtió que varios de los carrotanques estacionados en el antiguo ‘Rumbódromo de la 22’ tenían adhesivos que indicaban carga peligrosa. Esta denuncia supone una violación al artículo 9 párrafo 3 del Decreto 1575 de 2007, el cual establece que “los carrotanques para abastecimiento de agua para consumo humano no están autorizados para transporte de otro líquido y serán inspeccionados por la autoridad sanitaria competente, cuando lo considere pertinente.” Además, que dichos vehículos deberían tener a disposición de la autoridad sanitaria y el usuario una planilla donde quedan registrados los procedimientos de lavado y desinfección.

También con el transporte de agua realizado por los carrotanques se violó uno de los requisitos técnicos consignados en el mismo contrato: “No haber transportado otra carga líquida distinta al agua y productos alimenticios, como hidrocarburos y sus derivados, y productos químicos, entre otros.” Cabe destacar que para la entrega de ‘certificados’ a transportadores de agua el procedimiento que los otorga está basado más en la buena fe del solicitante que en razones verdaderamente técnicas: tanto en la Secretaría Distrital como en la Departamental, la acreditación se da luego de una ‘Inspección visual’.

Consultando en la página web de la Secretaría de Salud de Santa Marta no aparece listado alguno de las empresas y automóviles que en la ciudad cumplen con todos los requisitos legales para el transporte y venta de agua potable en carrotanques, como sí está publicado, en un banner autónomo y actualizado, por ejemplo, en las páginas de las secretarías de salud de Bogotá, Cali y Medellín. Situación extraña si se tiene en cuenta que Santa Marta lleva más de 10 años utilizando carrotanques y abasteciendo a los ciudadanos con esta modalidad.

Quisimos saber entonces si quienes prestan el servicio de carrotanque en la ciudad cuentan con algún tipo de permiso o registro, pero en todas las llamadas realizadas la respuesta fue negativa. Uno de los comerciantes de agua, identificado en la conversación como Wilson Paredes, fue enfático en que “no tenemos registro sanitario alguno, en Santa Marta no hay ningún lugar que no tenga depósito de agua para reserva, donde compramos el agua no nos dan factura ni documento, es agua que se obtiene de las perforaciones del suelo”. Es decir que, en su mayoría el agua vendida en la ciudad no tiene tratamiento.

Aristides Herrera Posada, veedor ciudadano, advierte que es importante verificar no solo que el vehículo y los operarios cumplan con unos estándares mínimos, sino también el líquido que se transporta, porque hay una regla muy clara a este respecto. “Quien contrate el servicio para el transporte de agua potable para consumo humano debe solicitar como mínimo: excelente presentación externa del vehículo; documento que acredite concepto sanitario favorable de la entidad competente; documento que certifique control de las características físico químicas y microbiológicas del agua transportada; soporte de limpieza y desinfección interno del tanque y medios alternos con actualizaciones quincenales y semestrales; verificar señalización de “Transporte de Agua Potable” o Apta para consumo humano o “Transporte de Agua no Apta para Consumo Humano”, que generalmente se usa para obras”, explicó Herrera Posada.

Otro asunto problemático del transporte de agua a los municipios, supone los sitios de captación y llenado del agua, toda vez que se ejecutó en Santa Marta, ciudad que está mucho más allá del límite de su capacidad para cumplir con su demanda como para ‘enviar’ por cuenta de un negocio de particulares agua a otras poblaciones. En los contratos se estableció que Aguas del Magdalena S.A. E.S.P. se encargaría de verificar que se cumpla con los estándares definidos.

Frente a este problema, el aparente envío de agua no tratada a los municipios, agravada por los bajos estándares exigidos por la Gobernación del Magdalena a los contratista para el transporte del líquido, el doctor Henry León Ariza, médico cirujano y doctor en Biociencias, explica la importancia del tratamiento del agua: “Cuando se tratan aguas lo que se busca básicamente es reducir la incidencia de materiales tóxicos para la salud, materiales pesados como arsénico, como el plomo que son retirados mediante procesos químicos y que de permanecer en el agua incrementan la incidencia del desarrollo de condiciones patológicas como enfermedades a nivel hepático, incluso el desarrollo de cáncer. Pero, más importante aún, lo que busca el tratamiento de aguas es reducir a su mínima expresión, prácticamente eliminar todos los microorganismos que en el agua pueden habitar, el agua es un ambiente natural para el desarrollo de parásitos, de bacterias y también, incluso de algunos virus que de no ser controlados atentan contra la salud humana.”

Finalmente, advierte el también Profesor de fisiología humana en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Sabana, que “el consumo de aguas no tratadas aumenta el riesgo de enfermedades que en teoría son fácilmente tratables como el cólera, aumenta la presencia de parásitos que lentamente atetan contra la salud, especialmente de los niños y de los adultos mayores; el no tratamiento de las aguas lleva básicamente a la proliferación de microorganismos que generan sustancias tóxicas: bacterias que producen gastroenteritis, el no tratamiento lleva a que estas aguas contengan grandes cantidades de residuos que se asocian al desarrollo de enfermedades a todo nivel.”