Connect with us

Edición impresa

Erosión se ‘traga’ la costa

Avatar

Published

on

Los habitantes no pueden dormir por el miedo de que en cualquier momento el mar pueda tumbar sus viviendas o meterse a sus casas.

Daniela Pirela Wisman

Los habitantes de la zona costera de Ciénaga reclaman la presencia de las autoridades. Piden una pronta solución para recuperar la tranquilidad que han perdido y el trabajo que les hace falta para subsistir, puesto que, en esta zona viven pescadores cuya actividad económica se ha visto frustrada por la fuerza con la que el mar golpea esta costa y el peligro que corren al intentar pescar.

Fredy Blanquillo, pescador

La erosión costera es un fenómeno que se viene presentando en muchas zonas del Caribe colombiano. Fredy Blanquillo no vive en el sector, pero comercializa el pescado en diferentes zonas de Ciénaga, y se ha visto afectado por la baja producción, además, ha escuchado lo que los habitantes de Mar del Plata y barrio Abajo comentan con respecto a esta situación. “Este fenómeno viene sucediendo hace unos cuatro o cinco años. El mar poco a poco se ha ido metiendo y las casas son las que sufren por los embates de este y las personas tienen miedo, porque todos los días la marea sube, y las autoridades vienen un ratico cuando las personas del sector se manifiestan, pero todo sigue igual, como siempre”.

OPINIÓN CARIBE hizo un nuevo recorrido por la zona costera de ambos barrios y pudo constatar que quienes habitan en la zona, se encuentran en emergencia; tienen miedo de perder sus viviendas, las cuales han construido con mucho esfuerzo y dedicación. Además, su labor como pescadores se encuentra en pausa, debido a la marea alta.

José Rodríguez López, pescador

José Rodríguez López es un pescador de la zona, quien pide presencia de las autoridades municipales, “el mar prácticamente se está llevando las casas, la gente está pidiendo auxilio. Los puertos que están aquí cerca no intervienen en lo que está sucediendo. Nos prometieron unos espolones y pusieron unos sacos grandes llenos de arena que no han servido para nada. Los pescadores estamos sufriendo, salimos a pescar con un galón de gasolina costoso y no se trae la cantidad de peces que se necesitan para subsistir. Por fortuna, no ha habido una marejada, sino ya no existieran estas casas. Hasta se han caído las palmas de coco que eran comunes en esta zona”.

El pescador Rodríguez López hace referencia a la presencia de los dos puertos carboníferos ubicados cerca de la zona costera afectada de Ciénaga. Estos puertos son Drummond y Puerto Nuevo, frente a los cuales manifiesta el pescador, que a pesar de las regalías que recibe Ciénaga, a ellos no les solucionan nada, sobre todo, porque son los más perjudicados.

Hay habitantes del barrio Mar del Plata que proponen soluciones que consideran las apropiadas, de acuerdo con sus experiencias. Uno de ellos es Jorge Torné, quien precisa, que “la erosión es un tema del que se ha venido hablando desde hace mucho tiempo, hay fotos y registros. En este momento, estamos en crisis, el Gobierno puede ayudar a calmar un poco el impacto, diría que la solución es poner los espolones. Este es un problema cíclico y necesitamos las piedras, no hay temor por un tsunami, pero sí necesitamos de alternativas para estar más tranquilos”.

LA EROSIÓN COSTERA

Durante el VIII Congreso Iberoamericano de Erosión Costera, Cices 2016 que se realizó en la ciudad de Cartagena, la Dirección General Marítima, Dimar, compartió con los asistentes y representantes de entidades públicas y privadas, las acciones implementadas en torno a la problemática de las zonas costeras del país.

Para Dimar, la afectación de las zonas costeras va más allá del comportamiento del oleaje, ya que se deben tener en cuenta factores de tipo sanitario y la ocupación indebida de terrenos, que derivan en construcciones que afectan la morfología de los cuerpos de agua, así como también la dinámica de las regiones, por lo que la problemática en el Caribe está más asociada a la ocupación de terrenos; en el Pacífico, a un factor social, como por ejemplo, la construcción de palafitos.

La erosión costera consiste en la desintegración gradual y la eliminación de las playas, incluyendo así, los hábitats de arena que son naturales y que se van formando a lo largo de  las orillas. Las áreas del litoral en las que el océano se encuentra con formaciones rocosas naturales, por lo general no sufren de la erosión costera, pero las zonas blandas de las playas son mucho más susceptibles, especialmente con el tiempo. Por tal razón, una de las soluciones que proponen los habitantes de la zona son unos espolones armados con piedras pesadas.

La erosión costera en Ciénaga tiene en emergencia ambiental a Mar del Plata y barrio Abajo, sus habitantes de esta zona del municipio están preocupados.

La erosión costera se considera como una problemática indeseable, no solo porque amenaza a hábitats naturales que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo, sino porque puede cambiar la naturaleza de las olas y las mareas circundantes, haciendo que la zona sea peligrosa para los barcos, pescadores y personas que habiten cerca de donde se esté presentando.

Miguel Guerra es pescador de la zona y cuenta, que el mar ha causado destrozos en este lugar, debido a la fuerza con la que golpea en la orilla, “el mar está en la mitad de la calle y hay una parte por la que no podemos pasar, compramos cintas de esas que tienen el mensaje de peligro, para evitar que los niños pasen por allí. Es una verdadera exposición.

Tenemos temor, el mar amenaza cada día con llegar más adentro. Hace un mes que no podemos pescar, no cogemos nada y estamos propensos a que las olas nos golpeen duro, por la fuerza con la que vienen. La Administración no dice nada, está esperando que se caiga una casa para venir, y si la casa se nos cae, ¿para dónde nos vamos a ir?”

ESTE ES UN S.O.S.

Javier Rodríguez, líder comunal de los barrios Mar del Plata y barrio Abajo, manifiesta que la situación cada vez es más preocupante, “este problema tiene alrededor de más de dos años, el mar erosiona todo el tiempo. Las personas que vivimos a su alrededor, dormimos con un ojo abierto y el otro cerrado, pendientes porque este monstruo que tenemos al frente, en cualquier momento pueda meterse en nuestras casas. La idea es que la Administración municipal se comprometa a sacar adelante un proyecto que nos ayude y que declaren la calamidad pública”.

Javier Rodríguez, líder de Mar del Plata y barrio Abajo

Agregó, que esta es una problemática grave, los pescadores están preocupados, y no saben dónde poner las lanchas que utilizan para pescar. “Anteriormente, el mar erosionaba, pero al pasar los días todo volvía a la normalidad. Las playas están desapareciendo, dicen quienes conocen del tema que es consecuencia del cambio climático. Pero a raíz de la instalación de unos espolones que colocaron en Barranquilla y también por la aparición de los puertos carboníferos la situación ha empeorado. Esto necesita una pronta solución, porque no son las paredes únicamente las que se pueden caer, son las vidas de las personas que viven aquí las que corren peligro”.

Este líder comunal le contó a OPINIÓN CARIBE, que han hecho pedagogía y han informado a la comunidad para que conozca qué es lo que está sucediendo en las playas y estén atentos a los cambios. “Una vez tiramos las palmas de coco caídas frente a la Alcaldía, para que él entienda, que la situación es grave. Además, en las campañas de pedagogía hemos tratado de mostrarle a las personas lo perjudicial que es sacar la arena del mar, esto recrudece la emergencia”.

“La Administración no ha hecho presencia, estamos esperando al Alcalde.  Han venido los Bomberos y la Cruz Roja, pero él no. Este es un S.O.S. y necesitamos que nos ayuden ya, queremos que sea una realidad. Al Ministro de Medio Ambiente lo hemos invitado a Ciénaga, pero no ha venido, hemos llegado al punto de organizar un viaje para Bogotá, para hacer un mitin con el fin de que se corrijan todas las anomalías que están sucediendo en estos barrios del municipio de Ciénaga”, precisó Javier Rodríguez, líder de la comunidad.

CALAMIDAD PÚBLICA

El día 28 de marzo, en las horas de la mañana, la secretaria de Gobierno Municipal, Lourdes Peña del Valle, se reunió con los líderes de la comunidad con el fin de socializar el plan que se desarrollará para mitigar la emergencia. Ratificó que las obras blandas serán la solución al problema, además de la siembra de la especie Uva de Mar o de Playa en toda la franja costera de Ciénaga, como una de las alternativas que han presentado varios ambientalistas para contrarrestar el fenómeno de la erosión.

El 28 de marzo se declaró la calamidad pública en Ciénaga. Los proyectos para mitigar el impacto de la erosión costera en Mar del Plata y barrio Abajo.

“Este trabajo consiste en unas obras blandas, debe ser un trabajo que no quede como pañitos de agua tibia, sino que dure un tiempo prudencial para que pueda articularse con el nuevo proceso de obra dura que esperamos se dé en el municipio”.

Armando Núñez, presidente de la Junta de Acción Comunal, señala, que “el Gobierno no le ha prestado atención a esta problemática, mientras el mar está quieto todo el mundo le da la espalda, pero cuando este se embravece, todos corren. La comunidad está preocupada y esperamos las acciones del Gobierno Municipal, la comunidad quiere los espolones, pero está prohibido”.

Robinson Urieles y Breyner Silvera son jóvenes líderes de la zona de Mar del Plata y barrio Abajo,  quienes manifiestan inconformidad con respecto a la siembra de la especie Uva de Mar o de Playa. Consideran que es un proceso lento y desconfían de que esta funcione. Además,  que en julio de 2017, hubo una gran ola que sorprendió a los habitantes de la zona y atentó contra el colegio ‘Guillermo F. Morán’, los niños tuvieron que ser evacuados de emergencia, porque el agua entraba  a través de los calados de la institución.

Además, estos dos jóvenes líderes muestran su preocupación, porque los ductos de gas de la empresa Promigas pasan por el mar, y cada cierto tiempo la empresa los cubre con arena, esto con el fin de que no se vean. Fue esta empresa la que propuso la instalación de unos sacos de plásticos grandes rellenos de arena para mitigar la erosión, pero no funcionaron.

Alexander álvarez, edil de Ciénaga

Alexánder Álvarez, edil de Ciénaga, estuvo presente en la reunión encabezada por la Secretaria de Gobierno de Ciénaga, quien explica, que “la situación es grave, el Ministro de Medio Ambiente no se ha dignado a venir a Ciénaga para conocer la realidad que aquí se vive. Tengo entendido, luego de dos mesas de trabajo que realizamos, que las obras duras están suspendidas, es decir, las obras de los espolones. Esto se debe a una investigación desarrollada por la Gobernación del Magdalena y La Guajira”.

Por otro lado, el alcalde Municipal, Edgardo Pérez Díaz, afirma, que “el Gobierno Nacional por medio del Ministerio de Ambiente, y de otros organismos que tienen que ver con el entorno, han convertido esto en un proyecto de carácter regional. Es decir, que quienes tenemos esta problemática local no podemos resolverlos por nosotros mismos. Si yo quisiera buscar una solución definitiva, no podría. Porque eso significa que las intervenciones que se hagan en Ciénaga se verán reflejadas en otros sitios del Departamento. El Gobierno de La Guajira ha realizado estudios que han costado alrededor de 17 mil millones de pesos, para atender todo el problema erosivo desde Punta Gallina hasta la desembocadura del río Magdalena en Bocas de Ceniza. Pero al sol de hoy, no tenemos los estudios para valorarlos, y tampoco los recursos que el Gobierno Nacional tendría que comprometer para mitigar la erosión en toda la zona costera del país. Ciénaga queda en un callejón sin salida”.

Las personas que viven en la zona afectada por la erosión costera no pueden dormir por el miedo de saber que en cualquier momento el mar pueda tumbar sus viviendas.

El Alcalde manifiesta, además, que lo único que puede hacer es atender la emergencia. Soluciones definitivas no puede dar, y por el momento va a decretar la calamidad pública y va a comprometer recursos, para que con la guía de expertos se pueda mitigar el fenómeno que se ha venido presentando en estos días. El pasado 28 de marzo se aprobó la calamidad pública de manera unánime, entre los ediles, Corpamag, Secretaría de Gobierno y los miembros del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Desastre. El objetivo es que se asignen recursos para la consolidación de proyectos que deben ser desarrollados para mitigar el impacto ambiental ocasionado por la erosión costera.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply