Connect with us

Portada

26 años sin el gran Rafael Orozco

Avatar

Published

on

Álvaro Mejía Sánchez

El día de su muerte terrenal, nació el inmortal Rafael Orozco. Ese que cambió la historia de la música vallenata, que le dio un sonido nuevo y agregó instrumentos que parecían demasiado modernos para combinarlos con los tradicionales: la caja, la guacharaca y el acordeón. Ahora el vallenato sonaba diferente. El bajo, el sintetizador y hasta la guitarra eléctrica formarían parte del arsenal de instrumentos que le darían una proyección diferente a la música de acordeón.

La mañana del 12 de junio del año 1992 no fue igual a las demás, se sentía en el ambiente un aire de melancolía y de tristeza, quienes de a poco se levantaban para empezar su jornada diaria se encontraban con la trágica noticia que de a poco recorría el territorio nacional (en ese entonces, las noticias no recorrían el mundo a la velocidad de internet). Rafael Orozco Maestre, cantante del Binomio de Oro de América había muerto. El dolor empezó a recorrer el corazón de sus fanáticos como si se tratara de un familiar muy querido.

Rafael Orozco fue la voz de una generación que aprendió del amor y el desamor a través de los versos de sus canciones: “porque si aquel relicario de besos que yo te ofreciera echaste al olvido crucificado y temblando de rabia con llanto en los ojos desbarató el nido”. O tal vez con , “el amor es más grande que yo y que todas las cosas del mundo más que el cielo, el sol y la tierra…” Canciones que no pierden vigencia con el paso de los años, ni para los fanáticos del Binomio de Oro, ni para aquellos que son sumergidos en la nostalgia de un amor adolescente que ha perdurado con el paso de los años.

Hoy 11 de junio, fecha en la que se conmemora un aniversario más de su fallecimiento, quienes por años siguieron su carrera, lo recuerdan como si nunca se hubiera ido. Su timbre y color de voz inigualables, retumba en las calles y en los rincones en los que se reúne para escuchar las canciones una de las agrupaciones más importantes que ha dado la música colombiana en todos sus géneros.

El vacío que dejó el cantante nunca se ha podido llenar. Su leyenda supera al ser humano, como sucede con esos grandes cantantes que marcaron la vida de las personas, pero que partieron rápidamente de este mundo, dejando en el corazón de sus fanáticos, la sensación de que quedaron muchas cosas pendientes. Muchas canciones, muchas parrandas, muchos romances por nacer al sonido de su voz.

Sin duda Rafael Orozco se encuentra en el olimpo de los grandes músicos vallenatos. Ese que tiene a Alejandro Durán, a Rafael Escalona, Diomedes Díaz, y tantos artistas que han puesto a este género como uno de los que mejor representa a Colombia en el exterior, y que gracias a personajes como Rafael Orozco, logró derribar las fronteras, por su capacidad de innovar y por atreverse a creer en el potencial que el vallenato siempre tuvo. ¡Paz en su tumba!

 

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply