Connect with us

Metrópolis

Salarios y cesantías de exempleados de la E.S.E tomaron otros rumbos

Avatar

Published

on

Paola Ramírez Caballero

Un grupo de más de trecientos exempleados de la E.S.E. Alejandro Próspero Reverend contratados a través de la CooperativaServisalud, protestan en la sede administrativa de la entidad de salud para exigir el pago de los salarios correspondientes a los meses de octubre, noviembre y diciembre; y seis años de cesantías.

De acuerdo a lo manifestado por el Sindicato de Trabajadores de la E.S.E, el gerente suspendido, Omar Prasca, le giró hasta el mes de noviembre a la Cooperativa Servisalud por el personal contratado por esta bolsa de empleo, por eso no se explican porque les adeudan tres meses de sueldo a este personal.

Asimismo, las personas contratadas por la E.S.E a través de esta bolsa de empleo denuncia una masacre laboral, especialmente los conductores y auxiliares de enfermería que no fueron seleccionas en el proceso de contratación directo con la entidad de salud.

Al parecer la Cooperativa Servisalud, cerró sus puertas y no da razón ni del pago de los salarios ni de las cesantías que por ley les corresponden a los empleados contratados por la E.S.E. Alejandro Próspero Reverend, durante seis años a través de esta bolsa de empleo.

Cesantías tomaron otros rumbos 

El gerente, suspendido, Ómar Suárez Prasca, fue acusado el cinco de mayo de 2018 de presunto peculado y prevaricato por acción ante la Fiscalía General de la Nacional y Procuraduría General de la Nación.

El Sindicato de Trabajadores de la E.S.E, reveló, que el gerente Suárez Prasca, dio destinación diferente a los recursos consignados en los fondos de pensiones y cesantías de los trabajadores de la institución de salud para pagos a otras entidades de orden privado y gastos de funcionamiento, incurriendo así en los delitos de peculado por aplicación oficial y prevaricato por acción tipificados consignados en la Ley 906 de 2004.

Para el 2017, el gerente de la E.S.E. Ómar Suárez Prasca firmó un contrato por 297 millones de pesos con la Organización Empresarial Pública Ltda., cuyo representante legal es María Valbuena Gómez, para gestionar administrativamente ante los fondos de pensiones Porvenir Cesantías, Protección Pensión, Protección Cesantías, Nueva EPS y Coomeva, la devolución de los dineros cancelados por cesantías retroactivas de los empleados de la entidad prestadora de salud desde 1992, los cuales ascendieron a 3.900 millones de pesos.

De acuerdo con los soportes de la denuncia el saldo vigente entre el 2012 -2016 en la entidad Porvenir Cesantías estaba alrededor de los $5.107.116.616; mientras que en Protección Cesantías oscilaba en $147.965.178 para un total de $5.255.081.794. en este sentido Porvenir le devolvió del saldo adicionado a presupuesto cerca de $3.500.000.000; y Protección $120.000.000, para un total de $3.620.000.000; del Fondo de Cesantía retroactiva hubo un aporte de $1.636.081.794.

Por otra parte, de la entidad Protección – Pensión el saldo vigencia 2012 – 2016 ascendía a $102.305.440; Nueva EPS, $13.868.840; y Coomeva, $63.802.074, para un total de $5.371.256.074.

En la cuantificación se logra analizar que este recurso no logró cubrir la totalidad por concepto de cesantías retroactivas, además, fue usado una parte del recurso en fondo para el pago de las cesantías vigencia 2017.

El valor de la cesantía retroactiva para 35 empleados equivale a $2.472.183.066; el valor en fondo a 31 de diciembre de 2017 estaba en $1.635.081.794; el valor pagado de cesantías vigencia 2017 es $800.000.000; y el valor en fondo a 31 de marzo de 2018 estaba en $835.081.794.

Dicho movimiento económico generó según la denuncia instaurada ante los entes disciplinarios y judicial, un déficit superior a los 1.600 millones de pesos para cubrir el pago de las cesantías retroactivas con corte al 31 de diciembre de 2017 cuyos beneficiarios son 35 trabajadores. “Este grupo de trabajadores viene desde 1992; el profesional que menos recibía tenía un monto de 80 millones de pesos de retroactividad”, precisa Graciela Maestre.

La Resolución No. 0495 del 01 de diciembre de 2017, emitida por la Gerencia de la E.S.E. por medio de la cual se realizan adiciones y modificaciones al presupuesto de ingreso y gastos, vigencia fiscal 2017, según la líder sindical, podría estar catalogada como un prevaricato, porque la motivación utilizada para hacer los traslados presupuestales de dineros de destinación específica para atender los gastos atinentes a servicios personales indirectos, es decir, gastos de funcionamiento, que en últimas deben cubrirse con recursos propios recaudados de las actividades empresariales.

Los 3.900 millones de pesos obtenidos por la Gerencia de la. E.S.E. de las cesantías retroactivas, según Maestre, fueron aplicados al pago de las cooperativas Servisalud, Agape, y Facturas y Procesos de la Costa. “El gerente sacó el recurso de las cuentas globales del Fondo de Cesantías Retroactiva, pagó las primas, y el resto se lo dio a las cooperativas”, denuncia la Presidenta del Sindicato de Trabajadores de la E.S.E.

Según la denuncia interpuesta ante los entes disciplinario y judiciales, la adición presupuestal de ingresos por concepto de otros recursos capital fue de $3.999.976.354 millones de pesos de los cuales $3.620.000.000 correspondían a cesantías. Para gastos de funcionamiento fueron destinados $3.999.976.354; es decir, la totalidad de los ingresos que fueron distribuidos así: para los servicios personales indirectos fueron pagados $1.796.666.335; en gasto general fueron asignados $2.123.310.019; y en cuentas por pagar, $80.000.000. También fueron pagados por el apoyo médico asistencial $2.445.233.975; primas de Navidad, $492.053.223; servicios facturadores $294.819.744; y servicio de aseo $341.513.840.

Los recursos consignados por concepto de retroactivo tienen una destinación específica para garantizarle a los empleados los recursos por sí la empresa entra en proceso de liquidación. “Este es el riesgo que corre la E.S.E. que en este momento presta un mal servicio a la comunidad por la falta de insumo, las glosas que generan las EPS por el deficiente servicios sumado esto a la crisis nacional y en cualquier momento la Supersalud podría intervenirla, si eso sucede de dónde van a pagar la retroactividad de esas cesantías, esos recursos estaban garantizados”, enfatiza Maestre Rivera.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *