Connect with us

Edición Especial

El ‘viaje’ a la Sierra

Avatar

Published

on

Algunas agencias de ‘turismo baquiano’ ejercen el narcoturismo. Se ofrece a extranjeros el ‘paquete completo’, que incluye en la ruta a Ciudad Perdida, la cantidad de marihuana y pasta de coca que quieran consumir y la visita a un laboratorio de procesamiento de alcaloides. ‘Marihuana con sabores’ es el más reciente atractivo.

INVESTIGACIÓN OPINIÓN CARIBE

El desmantelamiento y destrucción, a comienzos del año pasado, de una de las denominadas cocinas para el procesamiento de pasta base de coca localizada por soldados del batallón de Alta Montaña en la parte alta de El Mamey en la vereda Machete Pelao, jurisdicción del corregimiento de Guachaca, en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, alertó a las autoridades sobre la práctica del narcoturismo a extranjeros en el macizo intertropical.

Las investigaciones adelantadas en esa oportunidad por las autoridades, llevaron a los detectives del CTI a la conclusión de que algunas agencias de ‘turismo baquiano’ ofrecen a los extranjeros que llegan a la ciudad atraídos por la Sierra Nevada el ‘paquete completo’: un viaje a Ciudad Perdida, que incluye guía o baquiano, caminata, la cantidad de marihuana y pasta de coca que quieran consumir y la visita a un laboratorio para el procesamiento de alcaloides, donde el turista recibe los conocimientos básicos de cómo se procesan la coca y la marihuana.

Ese ‘viaje’ a la Sierra tiene un costo que oscila entre los 250 y los 300 dólares, dependiendo de la procedencia del turista extranjero, su grado de adicción y la cantidad de días que aspire a quedarse. Un viaje a Ciudad Perdida dura cinco días.

Por lo general, son ‘agencias piratas’ las que ofrecen estos servicios, muy difíciles de controlar por parte de las autoridades, pero la información que tienen los organismos de seguridad es que son muy fáciles de acceder para los turistas extranjeros, la mayoría de los cuales llega a la ciudad atraídos precisamente, por la mala fama que tiene en el exterior la Sierra Nevada de Santa Marta como territorio de cultivos ilícitos.

Casi todos son consumidores en potencia que se alojan en las residencias de ‘mala muerte’ ubicadas en la denominada ‘zona de tolerancia’, en las calles 10C y 14 entre carreras 1 y 3. Esas ‘agencias piratas’ utilizan a ‘promotores’ que se hacen pasar como guías turísticos que usualmente permanecen en el sector de El Camellón o llegan hasta dichas residencias a ofrecer sus ‘paquetes turísticos’.

OPINIÓN CARIBE logró tener acceso a un informe de inteligencia que indica que algunas de estas ‘agencias’ funcionan en las mismas residencias donde se hospedan los turistas, y que incluso, varias de estos hoteles son propiedad de extranjeros que han montado negocios en distintos sectores del Centro Histórico.

No obstante, las autoridades sostienen que el ‘narcoturismo’ en Santa Marta no ha tenido auge, porque afortunadamente se ha logrado ejercer un estricto control en el área de la Sierra Nevada, que hoy muestra resultados satisfactorios como quiera que los cultivos ilícitos y la existencia de laboratorios para el procesamiento de alcaloides hayan disminuido considerablemente.

Las estadísticas indican, que en lo que va corrido del presente año, soldados del Batallón Alta Montaña han erradicado 32 cultivos de coca para un total de 52 hectáreas y 14 cultivos de marihuana para un total de 42.5 hectáreas. También, se han destruido 15 cocinas para la producción de pasta base de coca.

El coronel del Ejército Ignacio Gerena, comandante de la guarnición militar, asegura, que en los últimos dos años se ha ejercido un ataque frontal a la producción del narcotráfico. Los soldados están realmente comprometidos con la Patria llegando a zonas de difícil acceso, en lo que han tenido que gastar hasta dos y tres días para cumplir la misión.

Según el coronel Gerena, la lucha ha sido tan efectiva que ya en la Sierra Nevada nos se produce clorohidrato de coca, sino base de pasta de coca en niveles muy bajos y casi que ínfimos. Sin embargo, sostiene, que allí todavía hay gente que cree que el cultivo ilícito puede generar cierta economía e insiste en la producción de alcaloides.

“Hemos localizado áreas resembradas, pero estamos trabajando en eso y la Dirección de Cultivos Ilícitos está promoviendo unos programas de economía alternativa para estas personas, pero creemos que se debe trabajar más en la prevención de cultivos”.

MARIHUANA CON SABORES

El ‘viaje’ a la Sierra que ofrecen a los extranjeros las agencias de ‘turismo baquiano’ que practican el narcoturismo en Santa Marta, tienen dentro de su ‘paquete de diversión’ una innovadora especie de marihuana que ya comenzó a incursionar en el macizo intertropical.

Se trata de una marihuana con sabores, que las autoridades aun no han podido descifrar a ciencia cierta cómo procesan para que la yerba obtenga distintos sabores.

El primer descubrimiento de este tipo de marihuana lo hicieron soldados del Batallón de Alta Montaña en jurisdicción del corregimiento de Minca, prácticamente en la periferia de la ciudad, a tan solo 20 minutos en carro del casco urbano. Allí, los militares encontraron un cultivo hidropónico de este tipo de marihuana, al que al parecer le aplicaban cierta sustancia química con la que le daban ciertos sabores.

La marihuana incautada por los soldados tenía sabores a frutas tropicales como el mango, la mora y la piña y aunque en desarrollo del operativo no hubo capturas, las investigaciones arrojaron que pertenecía a uno de los tantos extranjeros radicados en ese sector de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Se conoció también que el cultivo era ofrecido por una de las agencias piratas de turismo baquiano como otro de los atractivos dentro del ‘paquete’ que se les presenta a turistas extranjeros en el ‘viaje’ a la Sierra.

PURA ‘CARRETA’ EL  ‘GANCHO’ DE LAS AGENCIAS

Ciudad Pérdida en la Sierra Nevada es un atractivo que ningún extranjero que llegue a Santa Marta se resiste a conocer. Y no es para menos, su belleza natural y paisaje exuberante supera cualquier otra expectativa turística del globo terráqueo.

No obstante, la ‘carreta’ utilizada por las agencias de turismo que ofrecen el servicio hasta ese lugar, se constituye en el principal ‘gancho’ para llamar la atención de los turistas, algunos de los cuales terminan viviendo la peor experiencia de su vida, sin desconocer, claro está, el éxtasis que se vive al llegar allí.

Hoy, funcionan en Santa Marta alrededor de 15 agencias de turismo baquiano legalmente constituidas que ofrecen ese viaje como alternativa ecoturística, sin contar las denominadas ‘piratas’ que no se sabe a ciencia cierta cuánto suman.

El promedio de cada tour es de 8 a 15 personas y semanalmente suben entre 5 y 8 toures, por lo que en cada temporada asciende a Ciudad Pérdida un promedio de 500 turistas, en su mayoría, de nacionalidad europea. De eso no existen unas estadísticas exactas, pues es muy poco el control que sobre el particular ejerce la Unidad de Parques del Ministerio del Medio Ambiente.

Además, con la liquidación del DAS se perdió el poco control que se ejercía en cuanto a la presencia extranjera en la ciudad. La dirección de inmigración de la Policía Nacional funciona en Barranquilla y a esta ciudad solo llega una patrulla de dicha dependencia dos veces a la semana, supuestamente a realizar el respectivo control, pero sin ningún tipo de mando local.

Entre las agencias legales que ofrecen el servicio se cuentan, Mantarraya, Ecoguías, Unique, Ucros, Expotours, Tayrona trips, Paisa tours, para solo mencionar algunas; pero la información extraoficial que se maneja sobre el particular es que otras agencias funcionan de manera clandestina.

EL TOUR

El tour que por lo general ofrecen las agencias baquianas a Ciudad Perdida dura 6 días e incluye alimentación y alojamiento.

La partida casi siempre es en las horas de la mañana en carro desde Santa Marta hasta la vereda Machete Pelao, en jurisdicción de Guachaca. Ese es un trayecto que dura dos horas y media.

Desde allí, inicia el ascenso a las montañas de la Sierra Nevada. La primera parada se hace en la vereda El Mamey, después de un recorrido de unas tres horas y media. Al caer la tarde de ese primer día se arriba al primer campamento en donde se instalan hamacas y se pasa la noche con cena incluida.

El segundo día comienza con un desayuno y la subida en firme hacia la Sierra a pie o a lomo de mula, en un trayecto de unas cinco horas. Ese es un recorrido que incluye visita a los asentamientos indígenas Koguis y Mutanyi.

La llegada a mediodía es al segundo campamento a orillas del río Buritaca. Allí se pernocta y se cena.

En el tercer día, continúa la caminata en un trayecto de seis horas, se atraviesa el asentamiento indígena Koskuguenay, ubicado a una altura de más de 1.183 metros hasta llegar a Ciudad Perdida a las 3 de la tarde.

El cuarto día está dedicado al disfrute pleno de la ciudad indígena y en el quinto, comienza el descenso al campamento 2, al cual se llega a mediodía. Posteriormente continúa el descenso en un trayecto de 7 horas de camino hasta llegar al campamente número 1, donde se pernocta.

El sexto día el retorno es hasta Machete Pelao, se vuelve a tomar el vehículo que lo trasladará de nuevo a Santa Marta.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *