Connect with us

Departamento

Un viaje con todo incluido

Avatar

Published

on

La construcción de la vía Santa Marta – Minca fortaleció la actividad turística y agrícola en esa zona, hoy quienes visitan este corregimiento encuentran variedad de actividades para disfrutar.

Minca cuenta con una población aproximada de 500 personas que basan su economía en el turismo nacional y extranjero, su gran riqueza en flora y fauna, extensiones de cultivos de café la hace un atractivo para las personas que diariamente vienen a conocer y a quedarse del todo, por esto hay un gran número de extranjeros que vive en la zona, quienes, además, de haber conformado familias con nativos de la región.

Fidel Vargas, director de la Oficina de Turismo de la Gobernación del Magdalena, señala, que desde 2004 se inició un cambio en Minca, se recuperó el templo, se han establecido muchos hoteles y restaurantes. Asimismo, se encuentran prestadores de servicios turísticos y agencias de viajes. “La Gobernación hizo la inversión de la carretera, Minca – La Tagua y revisa la posibilidad de construir un estacionamiento con el fin de hacer más amigable la permanencia en el pueblo, en especial, los domingos. Las personas deben disfrutar caminar y aprender a dejar a un lado al carro”.

DE TODO Y PARA TODOS

Minca es un corregimiento bañado por aguas frías y cristalinas.

El jefe de la Oficina de Turismo de Santa Marta manifiesta, que Minca es un corregimiento maravilloso para la observación de aves y de turismo de naturaleza, “está especializado en estas dos formas de hacer turismo. Hoy, tenemos hoteles especializados para recibir avistadores de aves desde Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y de Alemania, lugares de donde provienen estos observadores de aves. Ellos están todos los meses del año, no únicamente en una temporada específica”.

Hay personas de Estados Unidos que han comprado varias hectáreas en este territorio, especialmente en El Campano, quienes han convertido esa área en reserva para la conservación del territorio como destino de naturaleza y de observación de aves, de acuerdo con lo señalado por Fidel Vargas.

“Un grupo de norteamericanos ha comprado en promedio 1.200 hectáreas y las han organizado como área de conservación y disfrute para las personas que quieren ver aves y a un búho en específico que se encuentra allí. De igual forma, los samarios y oriundos de corregimientos vecinos, municipios del Magdalena, personas de Barranquilla y todo el país, así como los turistas internacionales, ven a Minca como un destino de naturaleza”, precisó.

Los espacios naturales de Minca son totalmente acogedores y relajantes. Fidel Vargas añade, que hay cascadas de agua magníficas, todos vienen a disfrutarlas, “el Oído de la Sierra Nevada o Arimaka, Pozo Azul, el Baño de las Doncellas y Marinka. Gozan con estos espacios y van a los restaurantes, se quedan en los hoteles; así se mueve la economía de las personas que viven aquí”.

Hoy, en Minca hay una fortaleza cafetera y también de cacao, esto es complementario a la oferta turística de naturaleza y se convierte en agroturismo. “Tenemos un museo de café, las agencias de viajes de Santa Marta que operan en Minca, así como las que se encuentran aquí tienen el museo del café entre el recorrido y también se ofrece un tour de cacao”.

Por otro lado, en Minca hay un cultivo de flores exóticas que llaman la atención de los turistas, se pueden comprar y visitar plantaciones de estas. “Algunas nacen de forma silvestre y otras se encuentran en plantaciones, todo esto complementa al turismo. La gastronomía es muy buena, se puede recomendar sin duda alguna, hay muy buenos chefs y por eso se ha convertido en el destino de descanso de todos. Los domingos se llena por la temperatura agradable que la caracteriza y por todos los atractivos que tiene este corregimiento”, agregó Fidel Vargas.

Minca es pequeño en su área urbana y hay dificultades con la movilidad tanto en carro como peatonal, por esta razón, es necesario tomar medidas e implementar propuestas para construir un gran parqueadero. De acuerdo con Fidel Vargas, “con este proyecto, los turistas cuando vengan a visitarnos, podrán disfrutar y moverse cómodamente. Los carros se quedan allí y se disfruta Minca de forma peatonal, porque está muy cargado y las vías no pueden ampliarse más; se debe organizar y planificar sobre lo que está establecido ya. A esto se debe sumar la Alcaldía para hacer del territorio de Minca una maravilla de paso, más competitivo”.

La construcción de la vía, le trajo progreso al corregimiento de Minca, fortaleciendo su actividad turística y agrícola.

DESTINO SEXUAL

Algunos nativos de Minca observan con preocupación el turismo que se presenta en Minca. Una problemática que expone la investigación del Observatorio de Seguridad es que “algunos mochileros que suben a dormir y cambiarse en plena plaza, muestran comportamientos incómodos para otros turistas y para los habitantes, además de la mala imagen que ello representa”.

*Diego Pinto, otro enamorado de Minca, afirma, que “no podemos permitir que un sitio ecoturístico que puede producir grandes ganancias económicas por el turismo, se nos convierta en una bomba de tiempo o caldo de cultivo para la drogadicción como sucedió con Taganga, donde cientos de extranjeros se asentaron y desplazaron a las personas dueñas del lugar”.

Asimismo, *Mario Fonseca denuncia que el turismo sexual y el uso de sustancias alucinógenas es el pan de cada día. “tú vas a Minca y pides carne, el postre es marihuana. Si eres fumador activo, allí encuentras un tabaco de marihuana para que lo armes. Si vas a Taganga es lo mismo. El turismo sexual en Minca es diverso. Allá las jovencitas se van a cazar extranjeros y a venderse”.

Estas denuncias son ratificadas por el Observatorio de Seguridad de Santa Marta cuando expone en su investigación sobre Minca, que “en todos los hostales de extranjeros no hay empleabilidad para las personas del pueblo. Ellos mismos suplen sus necesidades de personal ofreciéndoselos a otros extranjeros en cambio de droga, alimentación y hospedaje. En estos hostales, las personas relacionan la venta de toda clase de sustancias psicoactivas y alucinógenas. Se consigue lo que sea y es ofrecido dentro de los paquetes turísticos”.

Otro aparte de la investigación del Observatorio de Seguridad establece, que “los toures turísticos ofrecen compañía femenina -acompañantes- lo que activa la prostitución. Las menores de Minca y de Santa Marta van a estos hostales a ofrecer su cuerpo como medio de sustento. Todo esto hace atractivo el paquete que les ofrecen a los turistas”.

Además, que “dentro de sus mismas propiedades cultivan la marihuana. No lo hacen en grandes extensiones, pero sí en pequeños lotes, suficiente para sus clientes. El consumo de marihuana es elevado y la preocupación de la comunidad es que esto sea la constante. Es preciso anotar, que frente a este tema no hay un solo control o registro por parte de las autoridades competentes”.

El Observatorio de Seguridad de Santa Marta, también señala en la investigación sobre Minca, que “esta misma situación hace que los mismos mototaxistas compren marihuana y la vendan en Santa Marta, porque no hay controles policiales. Minca aporta gran parte de la marihuana que entra a Santa Marta”.

Hoy Minca tiene problemas de movilidad por la cantidad de vehículos que ingresan al corregimiento los fines de semana.

OBRAS PARA EL TURISMO

La construcción de la vía Santa Marta – Minca fortaleció la actividad turística y agrícola en esa zona, pero con ella nació una nueva preocupación, la carga ocupacional de este corregimiento que no da abasto en temporadas de vacaciones y de puentes festivos con el ingreso de vehículos y al no existir áreas de parqueo, colapsa la movilidad.

Desde el 11 de Noviembre hasta La Tagua se han realizado obras viales que facilitan hoy el tránsito de los samarios y de los guajiros, además de los otros departamentos aledaños. Fabio Manjarrés Pinzón, gerente de Proyectos de la Gobernación del Magdalena, manifiesta, que “actualmente, hay un intercambiador que le permite a la ciudad y al tráfico que viene de La Guajira, comunicarlo con mayor armonía y movilidad. Este intercambiador es importante para el desarrollo que ha tenido el barrio desde el 11 de Noviembre”.

De igual forma señala, que estos 14 kilómetros han sido un experimento y un modelo nacional, porque han permitido la conexión de Santa Marta con Minca y abrió el abanico de las oportunidades para dejar a un lado los flagelos de la violencia, “hoy, lo exhibimos y cuando el Gobierno Nacional presenta vías de gran impacto sectorizadas por lo referente a la paz, siempre nombran al corregimiento de Minca”, señaló el Gerente de Proyectos.

“Los 14 kilómetros hacen parte de un proyecto en alianza con el Gobierno Nacional, que fue entregado en 2016. “Pero no solo se ha hecho esto en Minca, este fue uno de los primeros pasos, porque en 2017 se hizo la conexión de placa huella entre Minca y El Campano, y el 23 de enero de 2019 arrancamos con el restante para alcanzar los 38 kilómetros desde el corredor 11 de Noviembre de Santa Marta, pasando por Minca hasta llegar a La Tagua. Esta inversión ha servido para explorar un escenario de mejoramiento turístico, gastronómico y desarrollo agropecuario que se conecta de manera importante con la seguridad para mantener la calidad de vida de la región.

Es importante mencionar que, por la nueva carretera, el acceso al corregimiento de Minca es más fácil, por eso los fines de semana la cantidad de carros y motos que suben son demasiados. Esta situación lleva a que haya problemas de movilidad, de invasión de espacio público, de deterioro de andenes, de incomunicación, porque a los carros los parquean en las puertas de la casa. Las personas se quejan de la inseguridad, debido a que ni siquiera los niños pueden caminar por las calles, por el riesgo de ser golpeados o atropellados por una moto o un carro”, expone el Observatorio de Seguridad de Santa Marta.

Además, el Observatorio de Seguridad asegura, que “no hay un solo control por parte de la Policía de Tránsito sobre los carros y las motos e incluso, en una moto suben hasta cuatro personas, lo que viola por completo todas las normas de tránsito y de seguridad. El Tránsito no hace presencia en ninguna parte de la carretera, tampoco en el caso urbano, lo que crea inconvenientes mayores a la hora de controlar el tráfico”.

Gerardo Núñez es propietario de un hotel en Minca. Él asegura que el 80 % de su residencia es ocupado por huéspedes extranjeros. “Vienen de Francia, en su mayoría, de Suiza e Inglaterra. Estoy gratamente sorprendido por el desarrollo que no solo ha tenido Minca, sino toda la ciudad como tal. Yo estaba en Ginebra y me hablaron maravillas del lugar y llegué aquí y me pareció que estas montañas tienen mucho de Monserrate y de Guadalupe en Bogotá, me pareció hermoso, por ello me quedé a vivir en este sitio mágico, enclavado en la Sierra Nevada. Minca tiene un gran desarrollo turístico y cada año llega más gente, a la cual recibimos con todas las atenciones. La gente va y vuelve atraída por la exuberancia del lugar. Todos aman a Minca. Cada cual hace un gran trabajo en los diferentes hoteles, porque a todos nos interesa que las instalaciones sean muy atractivas, cómodas”.

Frente a la presencia de extranjeros, el Observatorio expone, que “hay varios temas puntuales: la adquisición de los terrenos; las construcciones sin control; la vocación del terreno, -casi todos son hostales-; los servicios que ofrecen (prostitución y droga); la empleabilidad y los recursos que deben tributar al Distrito. Minca, dentro de poco será de los extranjeros, porque estos han desplazado a los nativos”.

La mayor parte de la población que llega a Minca es extranjera.


NOTA DE REDACCIÓN

*Algunos nombres fueron cambiados por seguridad de los entrevistados.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply