Connect with us

Columnistas

Más y mejor educación como mandato

Avatar

Published

on

Por: Rubén Darío Ceballos Mendoza* 

La educación ilumina la inteligencia y se verifica gracias a ella el desarrollo de los pueblos. Es un derecho fundamental del hombre y el más importante de los derechos sociales. La enseñanza brinda equidad social, es herramienta eficaz para revertir la marginación social y para acortar la brecha que obstaculiza la conquista de los demás derechos. Es motor primordial para el éxito y desarrollo de nuestras unidades territoriales.

Por ello, todas las fuerzas políticas del país deberían reconocer que no debe haber asunto de mayor trascendencia en las agendas gubernamentales que la educación. Pues no es ni se trata sólo de un tema de Estado, partidos ni administraciones, sino de todos. Es entender que, tratándose de educación, mucho es el camino que queda por transitar y muchos los pasos que deben darse con prisa y sin pausa de manera decidida, firme y clara siempre hacia adelante, en la verdad que toda política es perfectible, más cuando de por medio está el futuro de las presentes generaciones y las por venir. La educación es una inversión estratégica indispensable. Sin enseñanza no sólo no habrá desarrollo, sino que tampoco existirá democracia plena. Nuestros grandes problemas sólo son dables de resolverse con más y mejor educación.

Estamos en un mundo donde debemos y tenemos que esforzarnos en la procura de una sociedad mejor, en sana convivencia, mutuo respeto y la práctica de valores, aspectos que obligan una formación fundamentada en el desarrollo humano. Entender que el aprendizaje es el medio por el cual llegamos a mejorarnos a través de la educación, motivarnos a ser más como un compromiso para ayudar también a los demás a ser más. A compartir lo que ya sabemos, a hacernos socialmente válidos, a relacionarnos con nuestros semejantes, ya que la educación no solamente debe ser vista como una formación en conocimientos, sino para la vida en relación con los otros.

Interesa en todo esto aprender a conocer, a hacer, a vivir juntos, a ser, y así poder desarrollarnos como personas y como seres humanos; en el entendido y la comprensión real que los objetivos de la educación siempre serán diversos dependiendo de la arista que se le dé, pero sustancialmente su idea fundamental es formar personas para la vida en sociedad. No podemos perder nunca de vista que la educación inspira, enseña para la vida, es útil, nos ayuda a ser mejores, a estar preparados, a desarrollar nuestras virtudes, corregir nuestros errores, lo cual definitivamente es vital para ayudarnos y ayudar a los demás, como debe y tiene que ser.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply