Connect with us

Metrópolis

La radiografía de una crisis: niños y niñas en la mendicidad

Opinión Caribe

Published

on

En la clausura del segundo período ordinario de las sesiones del Concejo de Santa Marta, el tema central fue la situación de mendicidad de niños y adolescentes colombianos  y migrantes. La cabildante Karen Hernández calificó esta crisis como una instrumentalización que podría desembocar en una explotación.

«No hay calle, semáforo o esquina en que no haya un niño pidiendo plata. Este debate devela un gran cuestionamiento ¿Por qué en Santa Marta no hay hogares de paso? Nunca hemos recibido una propuesta para invertir en un proyecto como este. Es importarte partir de que los niños para ser atendidos no tienen nacionalidad, el niño es niño y hay que atenderlo. Me preocupa que algunos menores los estén utilizando para la mendicidad, que detrás de ellos haya gente que recibe dinero», dijo el concejal Carlos Mario Mejía.

Al recinto del Concejo asistieron la secretaria de Promoción social y equidad, Ena Lobo; Joaquín González, director regional Magdalena del ICBF; Sandro Murcia, Migración Colombia y el Intendente Nilson Muentes, delegado de la Policía de Infancia y adolescencia.

En Santa Marta no hay hogares de paso

El director del ICBF, Joaquín González afirmó que «el Distrito no cuenta con hogares de paso» lugares en los que se protejen a los niños y sus familias en situación de vulnerabilidad. Asimismo recordó que el instituto trabaja por la prevención y atención y promoción de los niños por medio de las diferentes estrategias y modalidades.

A la fecha hay un inversión anual en todas las herramientas en cerca de 34 mil millones de pesos. Uno de los temas banderas del ICBF es el trabajo con las las etnias indígenas de la Sierra Nevada, para que  tengan sus propias atenciones. El funcionario concluyó su intervención diciendo que que en Santa Marta, a pesar de la crisis, existen 35 hogares sustitutos, pues, lo que «La esencia del Instituto es la prevención de los niños desde su gestación».

Situación de migrantes en Santa Marta

Los niños provenientes del país venezolano incrementan la tasa de mendicidad, posibilitando que sean explotados laboralmente. El encargado de Migración Colombia en el Magdalena, Sandro Murcia indicó que «La mendicidad ajena es una forma de trata de personas, ya que los niños son instrumentalizados».

En la ciudad, según Migración hay 3.582 niños y niñas  con Permiso Especial de Permanencia (PEP), 1.201 niños y niñas  con permisos diferentes, de los cuales 703 son niños  y 549 niñas. Asimismo habitan en la samaria 23 infantes visados,  mientras que 4.215 son irregulares los cuales no pueden acceder a las ofertas que sí lo pueden hacer los regulares. Sumando los guarismos, es un total de 9.021 niños, equivaliendo al 13% de la población venezolana asentada en la capital.

«Aunque hay un considerable presupuesto, hace falta más inversión para la política pública infantil»: Ena Lobo

La secrestaria de Promoción social y equidad, Ena Lobo Ropain, indicó que el presupuesto para atender a los niños de Santa Marta fue aprobado con vigencia de 2019 en $463 millones de pesos, siendo considerable la suma en comparación con lo que se venía aprobando. Pero este rubro sigue siendo escaso para situaciones como la denunciada ante el Concejo distrital.

Actualmente la gestión de Lobo está en acompañar el proyecto radicado ante el Banco de proyectos de la Alcaldía, que persigue la construcción de un hogar de paso en modalidad familiar. La funcionaria pública también dijo que todas sus acciones están encaminadas según lo descrito en el Acuerdo de política pública de infancia y adolescencia 020 (2015 – 2025).

Gran pacto por la niñez

La Concejal Karen Hernández, citante del debate estableció 6 puntos que se consagran en el gran pacto por la niñez en Santa Marta. Lo cual busca que haya un trabajo articulado entre las instituciones públicas para frenar la crisis de mendicidad afrontada.

«Propongo y comprometo a este Concejo, que revise este pacto ya que tenemos una deuda histórica con los menores: crear conciencia de la protección de los niños. Gestión de infraestructura necesaria para resguardar a la niñez. Garantizar el restablecimiento de derechos. Cumplimiento transversal de las políticas públicas. Fomentar programas de familias en paz. Propender en la preocupación constante de los organismos del Estado. Y Crear herramientas necesarias para evitar la instrumentalizacion de los niños, evitar la trata de personas» indicó Hernández como colofón del discurso.

Los asistentes al debate dejaron abiertas las posibilidades de trabajar interinstitucionalmente por erradicar estos flajelos que atacan a menores propios y extranjeros.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *